Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Imola: En casa del herrero, cuchillo de palo

12 May. 19 | 22:00
Foto: Provec Racing
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
Esther Girando Contributor
«Cuando dedicas tu vida a algo y el sueño se hace realidad, sienta realmente bien« NH69
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

La quinta cita de la temporada ha terminado demasiado pronto, pero afortunadamente, han sabido mirar más allá del show, pensando en lo que realmente importa, los pilotos.

No, en este artículo no vais a encontrar mi opinión con respecto a la cancelación de la Race 2 en Imola. Creo que ha sido lo correcto, no por nada, sino porque están en juego la vida de las personas, siempre se ha corrido en mojado, pero hay trazados y trazados, e Imola es uno de esos en los que cualquier error puede salir caro, así que, no le daré más “bola” a algo que no tiene vuelta atrás.

Una vez más tenía pensado comenzar el artículo de una manera diferente, y es que esto de que haya una carrera el sábado y otras dos el domingo es lo que tiene, que un día piensas de una manera, y tras las carreras disputadas el domingo, pues opinas casi en muchas ocasiones, completamente lo contrario, pero oye, que eso es de agradecer, qué mejor que la vida te sorprenda.

Pero bueno, vayamos al meollo de la cuestión, Imola, un circuito que tiene un encanto que te deja sin aliento, de esos en los que te pones a mirar a cada rincón y no puedes ni pestañear. Imola, uno de esos circuitos en los que estar al borde del infarto forma parte de cada milímetro de su trazado, en cada curva hay un sin aliento, un pellizquito en el corazón, un suspiro acabado con la piel de gallina, y como no, un gracias por todo tras una vez vemos que la bandera a cuadros empieza a ondear.

En esta ocasión y como digo en el título, hay que ver que en “casa del herrero, cuchillo de palo”, y es que lo que estábamos viviendo no sólo era algo nunca visto, sino que ya muchos pedíamos casi llegando a suplicar, que algo cambiara, sí, es cierto que el ganador de esta quinta cita ha cambiado. Sin embargo, sigo teniendo la misma sensación, aburrimiento, no voy a decir que toda la carrera haya sido así, pero el ver que la victoria está prácticamente decidida sin una pequeña lucha, pues no gusta, o al menos a mí, aun así, tengo que agradecer al grupo perseguidor, que son una vez más los que nos aderezan las mañanas de motos.

Esta vez comenzaré el artículo hablando del Team Kawasaki, y como no, del flamante Campeón, Jonathan Rea, aunque creo que si os pongo una foto de su cara tras cada carrera, ella sola hablaría por todos, es cierto que ha tenido que ser frustrante estar luchando y no poder llegar a conseguir tus metas. Sin embargo lo vivido este fin de semana no asegura que la cosa vaya a seguir como en años anteriores, pues ahora mismo tiene un rival que le está poniendo las cosas más difíciles, y eso que hemos vivido tremendas batallas tanto con Davies como con Sykes. Pero lo dicho, ver de nuevo al “Rey” estar en lo alto del cajón es algo que nos ha alegrado a todos, la espinita que se ha quitado este fin de semana le ha dejado un brillo en los ojos que estoy segura que le dará un impulso extra en las citas que estén por venir, y como no, también gracias al gran equipo (familia) que tiene a su lado, pues a pesar de todo, y aún pensando que no volverían a ganar en esta temporada, han seguido luchando hasta conseguir lo que creían imposible.

Foto: World SBK

Por otro lado está Leon Haslam, uno de los pilotos que como he hablado al comienzo, nos ha dado los momentos de adrenalina a lo largo del fin de semana. Sin embargo sigo sin verlo “centrado”, incluso he llegado a leer en algunas declaraciones que no se encontraba realmente cómodo con su Kawasaki y que le llegaba a dar miedo a la hora de adelantar, algo que en el pasado ni pensaba, ya que si algo le caracterizaba era su terrible carácter en pista. Por lo tanto, no sé si la culpa se la tenemos que echar a la moto o por todo lo contrario, a un piloto al que le está costando más de la cuenta el volver a ser competitivo en un mundial en el que era de los mejores.

Como si de una montaña rusa estuviéramos hablando, nos situamos en la zona alta con Toprak Razgatlioglu. El turco ha logrado subir una vez más al tan preciado podio, dejando en la retina de cada todos aquellos que llevamos años siguiendo la carrera de este maravilloso y prometedor piloto.

Pasemos al equipo de casa, y no me critiquéis o juzguéis de mala manera lo que comentaré ahora, porque sí es cierto que cada carrera es un mundo y nunca se sabe qué o a quién le puede pasar, es más nada está escrito, desde que se apaga el semáforo hasta que cae la bandera a cuadros, pero igual que el año pasado se me hacía terriblemente extraño el caso de que todas las Kawasaki fallaran, menos la de Rea, en esta ocasión me ha pasado con Ducati, y lo digo porque por fin, y lo voy a exagerar. ¡POR FIN! Chaz Davies volvía a deslumbrar. Es cierto que también nos tiene acostumbrados a un mal comienzo de temporada y poco a poco se va entonando, o al revés, pero había llegado Imola, y estaba ahí y … ¡Dios mío¡ ¿Ni una mísera vuelta? ¡No jod*s! Afortunadamente ha tenido una carrera más y en esta ocasión sí hemos podido disfrutar de él. Es más, soy de las que piensa que si la SPRace hubiera tenido un par de vueltas más, el vencedor hubiera sido él, pero, los y si, no valen para nada.

Bautista salva los muebles

Pasamos a hablar de su compañero, Álvaro Bautista. No puedo más que seguir alabando su trabajo en esta nueva aventura, pues no sólo está en un trazado que no conoce (pese haber realizado un test en Imola hace unos días), la experiencia con la que cuentan sus rivales es un punto extra, y más si hablamos de un circuito tan complicado, con tantos baches, tantas curvas, sin una recta en la que pueda verse el potencial de la Ducati… Y a pesar de todo ello, el colega no se ha bajado del podio. Una vez más, ¡Ole!, y ole porque para ser sinceros no se le podía pedir más en esta ocasión. No sabemos si en las próximas citas las cosas seguirán como este fin de semana, o por lo contrario volverá a pegar el golpe en la mesa y se hará con las tres carreras del fin de semana, pero por hoy, ha estado más que bien.

Foto: World SBK

Una vez más los chicos de Yamaha junto a Haslam son los encargados de darnos emoción en unas carreras en las que tanto el puesto 1 como el 2 del cajón no ven una lucha. Sin embargo, Imola ha hecho que Michael Van der Mark brille más que Alex Lowes, es casi imposible decir cuál de los dos pilotos ha llegado a estar mejor, pero si hablamos de los resultados adquiridos en carrera, debo decir que el holandés ha tenido un plus, ya que en la SPRace logró deshacerse del grupo perseguidor y se hizo con un merecido cuarto puesto, mientras que en algunos momentos hemos podido apreciar como Lowes no era capaz de seguir el ritmo de dicho grupo.

Algo que sí va a cambiar hoy con respecto a otras citas es mi comentario sobre los otros dos pilotos de Yamaha, Sandro Cortese y Marco Melandri. Cierto es que Cortese no ha tenido un gran fin de semana, pues le han acompañado varias caídas a lo largo de estos días, y pese a ello en la SPRace ha logrado estar dentro de la zona de puntos, pero muy alejado de la zona a la que nos estaba acostumbrando a verlo. Pero mi duda es si es cuestión de tiempo, del circuito o es que se está acomodando a esas posiciones. Y ahora viene lo difícil para mí, si ya en Assen me costó decirlo, ahora ya lo diré sin vuelta atrás: estoy muy, MUY decepcionada con la actitud de Marco Melandri. También he podido leer de él que está haciendo todo lo que puede y que el equipo lo apoya, pero no se le ve. El movimiento que sufre encima de la Yamaha es algo que ya veíamos cuando estaba en Ducati. Entonces se culpaba a la potencia de la Panigale, o al poco peso y altura del italiano, pero, (y sé que las comparaciones siempre son odiosas), ahí está Álvaro, con una altura y peso similar a la de Marco, y no se le ve tan al límite, entonces… ¿Qué pasa con él? ¿Vuelve a sufrir ese bajón o falta de motivación que ya vimos hace unos años? No me gusta, porque lo mismo que me quejo de que hay pilotos que no merecen tener una moto por sus escasos resultados, lo justo es decirlo de Marco, si no está para darlo todo. No sé qué hace ahí perdiendo su tiempo y el tiempo de un equipo que da todo en cada cita. Espero equivocarme y ver una nueva mejora en las próximas carreras, pero hoy, tengo decepción total con él.

Gran remontada de Tom Sykes

Llegó el turno de BMW y empezaré con un “Ojú chiquilla”. Se sabía que el fin de semana para Tom Sykes iba a ser fuerte, vuelvo a echar mano del pasado y comento que es un piloto que en carrera se viene abajo y tira por la borda todo lo currado durante los días de entreno, pero… ¿De dónde sacó los huev*s en la SPRace? Casi me pongo a llorar del disgusto cuando vi que si en la Race 1 un problema en su moto lo alejaba de la lucha por el podio, llega el domingo y le toca partir desde pit lane, seré más sincera y diré que conforme lo vi tomar la primera curva dije, “Dios que carrera tan dura, no llegará ni a la zona de puntos”, ¡Y ver para creer! Menuda remontada que se ha marcado, llegando a estar hasta por delante de su compañero de equipo. Así sí Tom, ese es el Sykes que queremos ver más a menudo.

Foto: BMW Motorrad WSBK

Por su parte Markus Reiterberger ha tenido un fin de semana que ni fu ni fa, ya que en las dos carreras que se ha disputado ha finalizado en el Top10, aunque debería de mirar como su compañero de equipo ha logrado salvar la penalización de salir desde el pit y se ha situado en una bonita y flamante octava posición.

Ahora llega el momento de englobar, pues tanto Jordi Torres, como Héctor Barberá opino que acaban el fin de semana con nota. Quizás la de Jordi un poquino más alta debido a que su resultado ha sido mejor, pero está claro que lo de Barberá hay que saber valorarlo, ya que si recordamos, está aquí sustituyendo al lesionado Tati Mercado, es la segunda carrera en la que se monta en esta Kawasaki, y aun así ha conseguido estar en zona de puntos, por lo que me parece muy buen fin de semana para nuestros chicos, lo que sí me queda en duda es una cosa… ¿Hasta donde llegaría Barberá cuando se acostumbrase a esa moto? ¿Sería capaz de estar dentro del Top10?  Quiero y deseo que Mercado se recupere ya y vuelva con su pequeña, pero me queda esa pequeña espinita ahí.

Mira que en Assen ya lo dejé claro, ¡No quiero lesiones ni mala suerte para E.Laverty y L.Camier! Y nada, que los dos han sido bajas este fin de semana en Imola, por lo que una vez más, y si puedo con más fuerza aún, esperemos que se recuperen lo más pronto posible y en Jerez se desquiten de este mal fario que tienen encima.

E hilando una cosa con la otra… Qué grande las carreras de Thomas Bridewell, el viernes por la tarde/noche recibe una llamada, coge un vuelo, se planta en Imola, coge una moto que no conoce y el tío va y se mete en 12º y 11º posición. Así da gusto, queremos más pilotos así, con esa garra, esas ganas, ese entusiasmo, eso sí, una pena que no se le haya visto en la TV, cosa que suele pasar, pero vamos, más que merecido tenía el haber estado en pantalla mostrando su talento a todo aquel que no lo conocía.

En Imola también hemos podido ver a Lorenzo Zanetti como Wild card. Hay que decir que también ha tenido un gran fin de semana, sin embargo yo voy a ser un poquito más crítica, pues se ha alabado muy mucho sus resultados, y quizás se ha olvidado que Zanetti ya ha corrido en años anteriores en SBK, incluso que conoce este trazado a la perfección, o sin más, se ha dejado pasar el que también conoce esta moto, por lo que finalizar en 9º y 12º posición están muy bien, pero yo esperaba haberlo visto dar algo más de guerra, ya que es un piloto que sabe dar un gran espectáculo con su pilotaje.

Voy llegando al final y me vuelve la pereza, así que lo resumiré en un “Decepción total”. No sé qué pasa con Michael Rinaldi, ni en casa, ni pasando carreras, ¿Alguien puede por favor ponerle las pilas? ¿Puede el talento desaparecer de un año para otro? ¿Es la moto? ¿Es él? No puedo, me niego a seguir porque sinceramente no sé dónde está ese carácter que nos mostraba cuando estaba en STK1000, cuando se proclamó Campeón, cuando nos hacía decir  una y otra vez que era el piloto perfecto para subirse a la Ducati oficial.

Pero vamos, que más de lo mismo pasa con R.Kiyonari y A. DelBianco, me doy cuenta que carrera tras carrera es más de lo mismo con estos pilotos.

Recordad, esta es mi opinión, cada uno tiene la suya y no por eso tiene que ser mejor ni peor, con respeto y educación se puede debatir, conversar, no tienes porqué compartir mi opinión, pero sí respectarla, sin más.

Terminaré este artículo con una frase de Voltaire: “Cuando el fanatismo ha gangrenado el cerebro, la enfermedad es incurable”.

Y con vuestro permiso no os diré eso de ¡Hasta Jerez!, porque espero estar en el circuito y no podré escribir.

¡Nos seguiremos leyendo!

Más noticias de Superbikes en Motosan.es…  🔔 Suscríbete en la campana, ¡es gratis!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!