Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

¿Pintar el casco? Conoce la técnica del “swirl»

13 Feb. 19 | 22:00
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
«No se es el mejor cuando se es campeón del mundo, sino cuando se lucha por una cosa« AN12+1.
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Principalmente el Swirl o técnica del remolino, como también se le conoce, se ha utilizado más en la música para la personalización de guitarras, sin embargo esta técnica día a día ha ido entrando con fuerza en el mundo motero debido a su gran vistosidad y diseños impresionantes en la personalización de cascos.

Pero ¿cómo es el swirl? Básicamente es utilizar el agua como película de impresión para fijar pinturas de esmaltes o aceite en el objeto. Es un técnica que pese a ser muy sencilla requiere de mucha práctica para ir perfeccionando el diseño.

Ahora bien, existen dos formas de hacer la técnicas, con simple agua y esmaltes o utilizando un diluyente como el borato de sodio (bórax) el cual normalmente es de venta al público.

Así que solo necesitas tener paciencia y mucha creatividad para tener un casco personalizado y pintando con tus propias manos. Es recomendable practicar esta técnica en varios productos u objetos de plástico, fibra o pequeños trozos de madera, antes de aplicarlo al casco, para no tener problemas de dañarlo.

¿Qué necesitas?

Para iniciar esta técnica es necesario contar con un recipiente profundo con agua en donde puedas sumergir el casco por completo, luego los colores en esmaltes de aceite con los que deseas personalizar tu casco y el bórax para una mejor imprimación de la pintura.

El bórax o borato de sodio (no ácido bórico), se  utiliza para romper la tensión de superficie del agua y hace que la pintura se separarse dejando una especie de capa homogénea  sobre la superficie.

La recomendación es utilizar bórax hasta que lo veas ya diluido en el agua y no como polvo, para saber si está listo puedes agregar pequeñas gotas de pintura y ver si esta se diluye y empieza a formar una película semitransparente.

Es importante que primero ya hayas limpiado, lijado y preparado el casco, ya que esta técnica no sirve para hacerla sobre un casco ya pintado. Además pinta primero el casco con un color sólido que sirva de base para los remolinos de color.

Ahora sí, manos a la obra

Una vez que ya tengas todos los “ingredientes”, vierte sobre el agua con el bórax ya diluido pequeñas gotas de pintura y con una varita inicia las formas de remolino que desees, mientras más colores añadas mayores serán la cantidad de remolinos que podrás hacer.

Esto se debe hacer rápido ya que la pintura podría secarse dentro del agua y no adherirse bien al casco. Una vez que ya tengas los “Swirl” o remolinos hechos sobre el agua introduce el casco poco a poco con un grado de inclinación para que se vaya adhiriendo la pintura.

Una vez que ya esté sumergido, retira el excedente de pintura en los alrededores del casco y crea una especie de “vía de escape”, que es por donde retirarás el casco del agua. Luego déjalo secar por unas 24 horas y aplicar un lijado suave (con una lija de agua 2000).

Para finalizar, solo debes dar unas 2 capas de transparente con una pistola de aire u spray y listo, ya tienes tu casco personalizado.

Más información cada día en Motosan… ¡Suscríbete gratis en la campanita!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!