Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

5 claves para alargar la vida de la cadena de la moto

16 Jun. 21 | 22:00
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
«Las carreras se ganan en la ultima vuelta« ANGEL NIETO
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

La vida útil del kit de transmisión de nuestra moto puede variar mucho en función del mantenimiento que le demos.

Para poder disfrutar de nuestra moto más tiempo y evitar pasar por el taller más veces de las recomendadas,  es aconsejable observar las piezas de mayor desgaste: los neumáticos, los frenos y el kit de transmisión. Este último es un elemento que, con el correcto mantenimiento y unas pequeñas pautas, puede aumentar su vida útil notablemente.

Como todos sabemos, la frecuencia de cambio y la duración de estos elementos, en una moto, es muy inferior a los de otros vehículos. Y no todo influye en el modo de conducción. Podemos rodar en circuito o ir de ruta con nuestra moto pero, si no hacemos las revisiones periódicas, el desgaste será el mismo y por tanto, pasaremos más por el taller.

Comprobar siempre la tensión

El primer punto que tenemos que observar es la tensión de la cadena. La holgura de la cadena en su punto óptimo de tensión debe permitirnos moverla verticalmente unos 30-40 mm. Si vemos que no es así porque no tenga la suficiente tensión, podremos ajustarla a través de la rueda trasera. Justo en ella encontraremos una marca que nos indicará hasta cuándo podemos tensar la cadena.

Si llegamos a la zona roja de la marca, será el momento de cambiar la cadena. Si por el contrario comprobamos que la cadena está tensa sólo en ciertas partes, esto será un aviso de que algo no está bien. Podría deberse a falta de engrase o a un desgaste de los eslabones, rodillos o pasadores. En este caso y, si vemos que engrasando no recupera su tensión, será otro signo de que nos toca pasar por el taller.

ARTÍCULO RELACIONADO:  KTM refuerza la nueva KTM 390 ADVENTURE con más libertad de espíritu para todo tipo de aventureros

Engrase con valvulina

Un engrase adecuado nos evitará los fallos del punto uno. Según las marcas, la cadena debe engrasarse cada 1.000 km o menos (en el caso de las motos sport, suele ser cada 500 km). Pero ahora bien ¿engrasamos con una grasa específica o con valvulina? Dependiendo de con cuál engrasemos, tendremos que cuidar ciertos elementos.

Si nos decantamos por una grasa específica, al ser grasas con una mayor densidad, tendremos que tener ojo a la suciedad de la cadena, ya que suele pegarse más la tierra y pequeñas piedras. Esto supondría un mayor desgaste de los eslabones y las juntas tóricas si no realizamos una limpieza adecuada con regularidad.

Por el contrario, como podemos encontrar en muchos manuales, las marcas recomiendan el uso de aceite de engrase SAE 30 o 90.  O lo que se conoce como valvulina. Un aceite menos viscoso, que ofrece mejor lubricación y daña menos el kit de arrastre de nuestra moto. Además, la cantidad de producto a utilizar es muy inferior al que usaríamos con una grasa comercial, por lo que ahorraremos a la vez que tenemos una lubricación más limpia.

ARTÍCULO RELACIONADO:  KTM refuerza la nueva KTM 390 ADVENTURE con más libertad de espíritu para todo tipo de aventureros
Foto: Scottoiler

Limpieza adecuada

Aunque la tensión y la lubricación de la cadena son muy importantes, una correcta limpieza nos salvará también de pasar por el taller más de la cuenta. A no ser que tengamos una moto de cross o tipo off-road, no es recomendable cepillar la cadena de la moto, ya que produciríamos un desgaste mayor en las juntas de goma y en los propios eslabones.

Lo ideal será limpiar la cadena con un paño seco, siempre que usemos un aceite de engrase, ya que con las grasas comerciales el trapo se quedaría casi pegado a la cadena. Igualmente, en ambos procesos podemos utilizar un desengrasante específico que elimine toda la suciedad, así como los restos de grasa anteriores.

Para todo este proceso lo ideal es ayudarse del caballete central o, en su defecto, de un caballete trasero. Así podremos girar la rueda más fácilmente y realizar el proceso en menos tiempo. Una vez la tenemos totalmente desengrasada y seca, procederemos al engrase de la misma. Girando la rueda trasera, iremos repartiendo el lubricante en todas las juntas de la cadena. Posteriormente, retiraremos el exceso con un trapo seco.

Ojo con el piñón de ataque

No todo depende de los puntos anteriores. Nos ayudará a un correcto funcionamiento del kit de transmisión, así como una vida útil más larga, pero ¿sabes que toda esa grasa y suciedad se acaba acumulando en el piñón de ataque? Es algo que no se suele limpiar y que, con el paso de los años, acaba acumulando una gran cantidad de grasa, arena y suciedad en general, impidiendo un funcionamiento totalmente correcto de la cadena.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Voge presenta en el EICMA su scooter SR4 350

Para proceder a su limpieza, tendremos que desmontar la tapa lateral que cubre el piñón, justo detrás de la palanca de cambios. Es un proceso que no se suele realizar en los talleres, pero que con cierta maña podremos realizar desde casa. Una vez desmontado, retiraremos todos los restos de grasa y suciedad, podemos ayudarnos de un desengrasante y después volver a lubricar. Notaremos como la resistencia de la cadena cambia y va más fluida.

¿Es posible su automantenimiento?

Como podemos ver, gran parte del mantenimiento de la cadena reside en que haya una correcta lubricación en todo momento. Aunque engrasemos cada 500 o 1.000 km, existen ciertos elementos que nos pueden facilitar este proceso y así evitar un olvido o despiste. Hablamos del sistema de engrase automático o Scottoiler.

Gracias a este sistema, que podremos instalar en nuestra moto de una forma sencilla, un tubo se encargará de llevar lubricante a la cadena mientras vamos rodando de forma constante. Un sistema que ayuda a alargar la vida de la cadena y del que sólo tendremos que revisar que siempre tenga aceite en el depósito.

¿Te SUSCRIBISTE GRATIS a Motosan.es en la campana? ¡DEJA TU OPINIÓN abajo en los comentarios!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!