Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

ENTREVISTA | Romano Fenati: “Me alegraría que Márquez volviera a ser el de antes”

16 Feb. 23 | 21:10
Romano Fenati
FOTO: motogp.com

Romano Fenati ha concedido una entrevista al medio Corsedimoto en la que ha hablado de su regreso al Mundial de Motociclismo. El italiano correrá de la mano del Snipers Team en la categoría de Moto3.

Tercer “capítulo” de Moto3 y sin duda no como extra. Romano Fenati será de nuevo titular con los colores del Snipers Team, un equipo con el que ha creado una relación especial y familiar. No oculta que había sopesado la última parada, hasta la propuesta de Mirko Cecchini.

La condición ideal para brillar en la pista, arreglando lo que no ha funcionado en años anteriores. No hay metas fijas para Fenati, sólo una determinación constante de hacerlo bien. Hemos tenido una charla muy interesante con el piloto de Ascoli, nuestra entrevista.

Romano Fenati, ¿cómo te va estos días?

“Estoy muy ocupado en la “vida normal”, ya que tenemos una gran ferretería y una pista de karts. Pero ha sido así desde que era pequeño, no me pesa y de hecho es muy agradable. Trabajo todos los días más o menos desde las siete y media de la mañana hasta las nueve y media de la noche, con entrenamientos entre medias”.

“Es un poco un no parar, porque siempre son ocho horas de trabajo, a veces un poco más, pero siempre consigo meter dos horas, dos horas y media cómodamente. Para mí es más un momento de relajación que de entrenamiento: nunca lo considero un coñazo, más bien es cuando me relajo. Entonces quizá me lo tomo más en serio que otros, ¡pero siempre es divertido!”

El año pasado volvió a Moto2. ¿Cómo cambia el entrenamiento para el cambio de categoría? 

“Más o menos igual, aunque evidentemente hay que adaptarlo. Para Moto3 no necesito levantar 200 kg, pero por supuesto tienes que centrarte en algunos aspectos, mientras que para Moto2 te fijas en otros”.

“Sigue siendo una moto y no necesitas levantar pesas, pero por supuesto es más pesada y necesitas entrenar más en ese aspecto. Pero en general siempre necesitas fuerza y resistencia. Quizá sólo aumentes el ritmo en carrera, en la bici, pero no cambia mucho”.

En 2022 dio el “segundo” salto a Moto2, pero no le fue bien. ¿Por qué?

“Me hice muchas preguntas y también me di muchas respuestas. Había entrenado durante todo el invierno haciendo grandes sacrificios, incluso yendo a España, y ya me había adaptado a las motos más grandes, ya que entrenaba con una R1. De hecho, me sentía incluso mejor pilotando una Moto2. En términos de velocidad no tengo ningún problema, e históricamente soy un piloto que se adapta poco a poco a la moto, ajustándose paso a paso”.

“En Austin, sin embargo, me lesioné el supraespinoso del hombro, como consecuencia de una colisión en una frenada durante la carrera. Sufro un poco de lesiones anteriores en el hombro, y en aquella ocasión tuve esta lesión importante: estaba muy mal, pero conseguí terminar la carrera con un brazo. Pero digamos que el año pasado no funcionó por una mezcla de diferentes factores. Al final fue así, sé lo que valgo y lo demás no cuenta”.

Fenati vuelve a Moto3 y siempre con el Snipers Team. ¿Qué significa este equipo?

“Soy una persona que se relaciona mucho con la gente que quiere, es algo mutuo. Por ejemplo Lele Martinelli es como un hermano para mí, todo el Max Racing Team era como una familia para mí. El equipo está cambiando este año, pero al final la estructura es la misma, excepto Max Biaggi”.

“Digo lo mismo de Mirko Cecchini y el Snipers Team, para mí son una segunda familia. Nuestra relación empezó en 2017 y a partir de ahí fue ‘amor a primera vista’. En primer lugar, está el lado humano, que es fundamental en un equipo ya que durante el campeonato vivo más tiempo con ellos que con mi familia”.

“Hay un compañerismo increíble, ¡pero también nos sentimos libres para reñirnos! En una familia te peleas, quizá porque quieres hacer más, pero siempre remas del mismo lado. Al final, Mirko y yo siempre discutimos, pero no dura más de media hora y luego trabajamos juntos”.

El buen feeling fuera de la pista siempre es crucial para obtener resultados, ¿no?

“Sí, es crucial. Por supuesto que los resultados en la pista son importantes, pero es cuando las cosas no van cuando realmente se ve la química. Pasarse la pelota es inútil. Mirko es una persona muy emocional: si no hay el feeling perfecto entre moto y piloto, no pega ojo y a lo mejor se le ocurre la idea por la mañana”.

“Pero yo soy igual. No duermo, rumio para intentar entender y encontrar la solución… Pero también puede ser perjudicial: a veces desconectar puede ser mejor que pensar en ello todo el tiempo. Sin embargo, siento un gran respeto y confianza por Mirko, es un gran trabajador. Además, ¡los dos apoyamos al Inter! [risas] Y por las noches nos reunimos todos en la zona de hospitalidad, jugamos a las cartas, no faltan las bromas constantes para cualquier discusión… No está mal”.

De hecho, es la condición óptima para ti, ¿verdad?

“Por supuesto. También porque no quería volver a correr después de la temporada pasada… Pero la idea era volver o con Lele o con Mirko, para estar a gusto y luego readaptarme a este mundo. Lele, sin embargo, ya tenía sus motos llenas, y por suerte: si ambos me hubieran hecho una oferta yo no habría corrido de todos modos, habría sido difícil decidirme. Mirko, en cambio, ¡me envió la oferta por WhatsApp!”

“Había estado viendo de nuevo algunas carreras nuestras y estaba de humor. ‘Te hago la oferta, luego ya ves’. Tardé una semana en decidirme: primero lo hablé con mi familia para saber qué hacer. Estaba indecisa, dije que no, pero era mi sueño… Al final le dije que sí a Mirko, le pareció bien”.

“Pero ya me imagino todas las peleas y él lo sabe: cosas como ‘¡no te hablo más!’ y diez minutos después voy a hablar con él o viene a buscarme. Como se suele decir, ¡el amor no es bonito si no es pendenciero! Con la mujer de Mirko siempre viniendo a mediar… ¡Por lo menos hay un adulto que pone orden! [Bromas aparte, estoy orgulloso de ser su amigo”.

Nuevo comienzo en Moto3, ¿estará Romano Fenati entre los protagonistas?

“¡Esperemos que sí! Nunca estoy realmente convencido de algo hasta que lo hago. Estoy tan seguro de mis posibilidades como inseguro e incierto sobre el futuro. Soy extraño. Pero cada temporada es una cosa, así que no sé qué decir. Vale, también hay algo de superstición, pero sobre todo es el hecho de que no digo nada”.

“Claro que estaría bien, no sé, ¡ganar el campeonato con 15 carreras de antelación! Pero, por supuesto, la idea y la realidad son dos cosas diferentes. El compromiso y la voluntad siempre están ahí, pero cada año es una historia en sí misma”.

Estás entre los mejores de su categoría. ¿Qué cree que le faltaba antes para estar realmente en lo más alto y aspirar así al título?

“Digamos que todo el mundo tiene la capacidad. El problema quizás es que sucedieron una serie de cosas, no necesariamente intencionadas, que me llevaron a unos resultados que no eran los esperados. Pienso por ejemplo en 2017: yo era uno de los aspirantes al título, pero en Le Mans, cuando tenía la victoria en el bolsillo, muchos caímos en una mancha de aceite”.

“Pero el tubo de aceite de los frenos se había pinchado, un agujero minúsculo, y en la confusión de reemprender la marcha no nos dimos cuenta. Mirko me dijo entonces que todos los años se habían caído en esa misma curva, ¡y yo perdí la carrera allí mismo! Sin embargo, vuelta tras vuelta, cada vez podía frenar menos y la dirección se cerraba, y al final vimos que la moto estaba llena de aceite”.

“En Silverstone y Phillip Island no bajé siempre del tercer puesto, ¡en la única vuelta que pasé del séptimo dieron la bandera roja! Está claro que Mir lo hizo muy bien, se merecía el Mundial, pero tuvimos mala suerte…”

Otro ejemplo es Misano 2021.

“Allí también volvíamos a estar arriba en el Mundial, pero no pasó nada. Ese día estábamos haciendo un deporte diferente, pero se levantó un viento loco: intenté frenar un poco, pero de repente me encontré en el suelo. Fue una ráfaga de viento, me quedé un poco ancho… Aquella caída me marcó especialmente, todavía me roe, digamos”.

¿Cómo se superan episodios así?

“¿Con una botella de vino? [Risas] En serio, se superan. Incluso en aquella ocasión no me pasaba nada. Puede que fuera un poco ancho y 1km/h más rápido, pero también sentí que aún tenía margen, ¡no lo había! Pero un momento de distracción… una fracción de segundo que cambió el escenario”.

“Pero incluso en ese momento no puedo culparme a mí mismo, ni tampoco a la moto, que iba muy rápido y tenía muy buenas sensaciones. Tampoco puedo culpar al viento. Es algo que hay que superar. Obviamente luego vienen mil pensamientos y dudas, los si y los quizás, un desgaste por dentro. Pero lo importante es llegar a la próxima carrera con ese plus de experiencia y seguir a partir de ahí”.

Mirando más a la actualidad: en tu opinión, ¿cuánta diferencia hay entre Honda y KTM?

“Al final he ganado con todas las motos, pero debo decir que las diferencias son abismales. KTM utiliza un concepto de chasis de espaldera, que puede ser bueno y también muy difícil de configurar. De hecho, si no está perfectamente configurado, no puedes exprimirte al máximo. La Honda siempre es la Honda: es bastante buena, pero es difícil encontrar ese 5-10% más”.

“Buena o mala, sin embargo, siempre partes de una base muy buena. Lo mismo pasa con la KTM, pero tienes que estar cómodo desde el principio. Diría que son como el mar y la montaña, el día y la noche, pero siempre he conseguido adaptarme a ambos en poco tiempo y, en mi opinión, de la mejor manera”.

La impresión es que la diferencia ha aumentado, ¿o no?

“Tengo que romper una lanza en favor de KTM, que siempre aporta un poco de desarrollo: sumando todo, son dos décimas, bastante al fin y al cabo. Pero no todo sale siempre como se espera. Honda es mucho más “japonesa”, pero cuando te traen un nuevo desarrollo, ya sea aerodinámico o de motor, seguro que funciona”.

“Apoyo a KTM por su desarrollo continuo pero, como piloto, ayuda tener algo que ya sabes que funciona. Si nos fijamos en los resultados, KTM ha dominado los dos últimos años, pero no puedo decir por qué. Espero que Honda domine este año”.

Este año cambia el formato del GP. Al jefe de Snipers no le gusta, ¿qué piensa Fenati?

“Aquí también somos dos cabezas opuestas… Yo estaría a favor de una sesión de entrenamientos libres, clasificación, carrera, ¡así podemos ver quién sabe pilotar! Pero claro que hace falta tiempo en pista, sobre todo cuando tienes problemas nunca es suficiente, mientras que cuando todo es perfecto el tiempo vuela. Siempre hay a quien le gusta y a quien no, yo personalmente estoy en medio. Al final también es bueno cambiar a veces, de lo contrario siempre es lo mismo, pero primero tengo que probar”.

¿Cómo es un fin de semana de GP para Romano Fenati?

“Tenemos un número asignado de neumáticos, ya lo sabemos para el domingo. El viernes por la mañana eliges los neumáticos que no utilizarás en la carrera, luego pilotas, te adaptas y haces lo mejor que puedes con lo que tienes. En la última tanda de la primera sesión pones los neumáticos buenos para la clasificación y la carrera, y los llevas a la FP2”.

“Dos sesiones, sin embargo, que ya se habían convertido en “mini-calificación”, ya que determinan la Q1 y la Q2, especialmente si llueve en la FP3. Al final no eran las sesiones de entrenamientos libres del pasado, en las que se corría sin presión, mientras que ahora hay que estar preparado, cada cambio dirigido, sin arriesgar. Con las tandas más cortas hay aún más picante”.

Sin embargo, ¿no se corre el riesgo de aumentar el problema de los “trenecitos”?

“Seguramente, ¡habrá aún más! Los pilotos tienen que entender que sí, tal vez en Moto3 tienes tu resultado, pero una vez en Moto2 no vas a ninguna parte. Peor aún en MotoGP. Yo lo pondría fácil: si no corres en la cola, te damos un punto extra. Si haces la clasificación solo, te damos, por ejemplo, cinco puntos más si sales en la pole, y luego hacia abajo en el orden”.

“Haz los entrenamientos libres y la clasificación por puntos, más la carrera. Creo que les incentiva mucho más, puede ser algo bueno. Aunque al final perjudique más a la cartera: haz el trenecito y te quito 5000 euros, ¡a ver cómo te las apañas!”

Sin embargo, hay sanciones para determinadas acciones en la vía.

“También hay que respetarlas. Una vez salí desde el pit lane: tenía a todos alineados detrás de mí, paré en la última curva de Qatar y volví a entrar en boxes, me penalizaron con Acosta y Foggia. Era el primero del grupo, pero no soy tonto: ¿qué iba a hacer, tirar de ellos? Entonces igual acababa 15º y los demás se aprovechaban con todo el rebufo. En las siguientes carreras pasó peor y no penalizaron, o al menos no salieron desde el pit lane”.

“Pero reconozco que es difícil que los jueces de carrera decidan, o quizás hay puntos poco claros. Y una vuelta larga que hemos visto no hace tanto daño. Pero en general, es peligroso hacer trencitas, veamos lo que pasó en Austin… Yo estaba un poco más atrás, ¡tuve suerte de que giré a la derecha y esquivé a Migno por un pelo! Se me heló la sangre. Aquella vez salió bien, pero es un problema que persiste y habrá que resolver”.

Migno, por su parte, planteaba la hipótesis del Superpole como solución. ¿Sería factible en su opinión?

“Sí y no. Sí porque podría haber tiempo, no porque podría ser malo de ver para los de casa. En su lugar, me gustaría una clasificación por puntos”.

¿Está ya preparado para la prueba de 2023?

“Ya hemos tenido una pequeña reunión informativa, la cabeza está ahí. Aunque hasta el lunes por la noche no me enteré de cuándo íbamos a hacer el test, Mirko se sorprendió. ¡Pero si ni siquiera conozco a todos los pilotos que corren conmigo! Muchos lo ven como arrogancia, pero no es así. Por ejemplo, también con mi nuevo compañero de equipo, Matteo Bertelle: le había visto en el paddock, pero no me di cuenta de que era él hasta que nos presentamos, ¡entonces me di cuenta de quién era! Pero yo nombres, caras… Nada, cero”.

¿Ya ha empezado a pedirle algo para la próxima temporada?

“Sí, bastante, pero le entiendo. Comparte el box con alguien que tiene mucha más experiencia que él, así que es normal. Yo haría lo mismo. Si es necesario le echaré una mano, pero tendrá que ser bueno aprendiendo, tanto de mí como de los demás”.

Mirando el calendario, este año empieza el nuevo Portimao, ya no es Qatar. ¿Cómo ve el cambio?

“Será extraño, ya que he empezado la temporada 11 veces en Doha. Esta vez empiezas en otro sitio, pero al final no está mal de momento, pues es un circuito bonito. El único problema es Argentina, justo después. No me gusta demasiado viajar. Pero será diferente”.

¿A quién ves como referencia en Moto3 este año? Si ves a alguien en particular.

“No lo sé exactamente. Han cambiado tantos pilotos que, sinceramente, no tengo ni idea. Estoy esperando a los tests, a partir de ahí entenderemos un poco más”.

Predicción: ¿quién se juega el título en MotoGP y Moto2?

“No soy un hombre de apuestas [risas]. En MotoGP, sin embargo, apuntaría a Bagnaia y Bastianini, las Aprilia… Quiero decir, Ducati y Aprilia, ¡como buen italiano! Quartararo también será duro, y me alegraría mucho que Márquez volviera a ser el de antes, pero con menos riesgos. En Moto2 realmente no tengo ni idea en cambio, ya veremos”.

Puedes ver la entrevista original de nuestros socios de Corsedimoto aquí.

¿Te SUSCRIBES GRATIS a Motosan.es en la campana ?? ¡SIGUE HACIA ABAJO para ver las ÚLTIMAS NOTICIAS!