Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Disculpa Marc Márquez, pero ni siquiera tú puedes ser campeón de MotoGP con la peor moto

28 Mar. 23 | 18:00
Foto Repsol Media

Si Marc Márquez tenía como objetivo ser campeón de MotoGP de nuevo, todo se le ha torcido pronto y además con razón, está sobre la peor moto para afrontar el reto.

Empezamos este análisis con una de las leyendas urbanas más extendidas en la historia del Mundial de motociclismo: Honda es la mejor moto. Algo que se cimentó con el dominio arrollador de la Honda NSR 500cc a mediados de los ’90. Un abuso aún más grande que el que Ducati inflige hoy en día a la categoría de MotoGP. Entonces, o tenías una Honda, o no había nada que “rascar”.

La leyenda continuó cuando en 2002 llegó la categoría de MotoGP y Valentino Rossi no tuvo rival. El mejor piloto con la mejor moto, arrasó dos años antes de irse a Yamaha y demostrar que entonces, el piloto era más importante que la moto en este deporte. Algo que lamentablemente ha cambiado mucho con el paso de los años.

Desde que Valentino se fue, Honda no siempre ha tenido la mejor moto. Tal vez sí lo fue desde 2011 hasta 2014, donde Marc Márquez disfrutó de ello sus primeros años, pero a partir de 2015 esto empezó a torcerse. Desde entonces sólo Dani Pedrosa, aparte del propio Marc, fue capaz de destacar con una moto tan difícil, que para sacar el máximo rendimiento había que ir al límite.

Muchos pilotos han sido destrozados por Honda: Pedrosa en su último año, Jorge Lorenzo, Álex Márquez, Pol Espargaró… y ahora el propio Marc Márquez. El 8 veces campeón del Mundo se rompió en la primera carrera de 2020, tras haber dominado de cabo a rabo en 2019 y desde entonces, acumula lesión tras lesión, en su lucha constante llegar al número 1. Otros se conformarían con acabar el 7 o el 8, pero él es “o puerta grande o enfermería”.

Aprilia RNF MotoGP Oliveira Márquez
Foto: MotoGP

Este fin de semana fue un ejemplo claro del ADN Marc Márquez. El sábado fue al límite y más allá para ser la única Honda en Q2… y no sólo eso, lograr la pole. ¿Cómo lo hizo? Nadie más en la parrilla de MotoGP sería capaz de lograrlo, por talento, determinación y por descaro, capaz de coger referencias sin importarle el “que dirán” para conseguirlo. Para rematar, conseguía un heroico tercer puesto en la Sprint Race.

TE INTERESA VER:
Carlos Ezpeleta: "No hay palabras para agradecerle a Valentino Rossi lo que ha hecho por MotoGP"

El domingo volvió a dar el 100% de sí mismo y esta vez salió mal. Gracias a Dios que tanto Oliveira, como Martín, como él mismo, tienen pequeñas lesiones que pronto olvidarán, porque pudo haber sido muy grave. El riesgo en las carreras de motos siempre existe. De hecho, el hermano de Valentino Rossi en la carrera al sprint del sábado, se cayó y tiró sin querer a Bastianini, llevándolo al hospital con una fractura.

Marc Márquez y Honda empezaban la temporada con el objetivo de ser campeones de MotoGP nuevamente. Pero esta carrera ha puesto de nuevo las cosas en su sitio. El brazo de Marc, cuatro veces operado, aunque no vuelva a ser normal vuelve a estar a punto para poder competir. Él ha cumplido con su parte al 100% y en pista también lo ha dado todo. Pero Honda no ha cumplido.

Dicen que el nivel de una moto se observa, no por el resultado de su líder que puede ser un fuera de serie, sino por el resultado del segundo piloto. En Portimao, Marc Márquez fue el único piloto Honda en Q2. En la Sprint Race fue tercero, mientras que el siguiente piloto de la marca, Álex Rins, fue 13º. En la carrera del domingo, pese a las bajas por lesión y a los seis abandonos en carrera, la mejor Honda fue la de Álex Rins que acabó en 10ª posición. El nivel de HRC es pésimo.

Honda no está ni para entrar en un TOP 10 con normalidad, ¿Cómo pretendemos que Marc Márquez pueda luchar por el Mundial con estas armas? Él ya ha ganado títulos sin tener la mejor moto, como pasó en 2016 cuando se enfrentó a las Yamaha de Rossi y Lorenzo. O cuando en 2018 se enfrentó a las Ducati de Dovizioso y el propio Lorenzo, pero había una diferencia clara… ¡Sólo tenía dos rivales!

Ahora hay 8 impresionantes Ducati en pista y 4 Aprilia que no van nada mal, luego vienen 4 KTM que van progresando… y en la cola Yamaha y Honda en una crisis de las fábricas japonesas sin precedentes. Honda tiene buenos pilotos como Mir o Rins, recién fichados de Suzuki, pero se han encontrado que la realidad es que para conseguir resultados hay que ser un super talento sin miedo a nada: Marc Márquez.

TE INTERESA VER:
ENTREVISTA | Gigi Dall'Igna: "A veces Marc Márquez frena mejor que Bagnaia"

Y ahora vamos a empezar a hablar de datos objetivos. Honda no tiene el mejor chasis, de hecho le ha encargado uno nuevo a Kalex para ver si mejoran, por lo que no tiene buen paso por curva. Además carece de velocidad punta, en Portimao se pudo ver en pista como Ducati abrasaba a Marc Márquez en rectas. Ha sido superado hasta por Yamaha, que históricamente ha sido su punto débil. Aquí os dejo un gráfico de la velocidad máxima del evento: Honda hundida.

Y si la Honda tiene mal paso por curva y además en recta es la más lenta, ¿Cómo pudo Marc Márquez hacer semejante milagro el sábado? A base de talento y determinación para ir al límite, arriesgando como nadie en la parte más crítica de la conducción, la apurada de frenada. Tanto fue el cántaro a la fuente que en esa parcela llegó el fallo, con neumáticos más duros que en la Sprint Race que no estaban a la temperatura óptima todavía.

Con esto no justifico que no hubiese que sancionar a Marc Márquez por su acción en Portimao, aunque recuerdo algo parecido con Doohan tirando a Schwantz y Barros en Donington Park ’93 que quedó sin sancionar. En el MotoGP actual existen estas reglas con las long lap y las sanciones en caso de tirar a rivales, aunque a otros no hayan sancionado como a Nakagami el año pasado tras tirar a Bagnaia y Rins en Cataluña. Todo se engrandece cuando está Marc Márquez en la ecuación, para bien o para mal. Por eso MotoGP le necesita.

Desde el año pasado, con la mejora de Aprilia, Honda pasó a ser la peor moto de la categoría. Consiguió menos puntos y menos podios y por supuesto, ninguna victoria, pese a contar en sus filas con Marc Márquez, un ocho veces campeón del mundo. 2023 era la esperanza pero ha quedado sólo en eso, con esta moto es imposible ser campeón del mundo y el #93 debe entender que no puede ser siempre el que saque el barco a flote, a cambio de riesgo que muchas veces acaba en lesiones.

TE INTERESA VER:
Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo se suben al ring para una 'pelea' dialéctica: "Llegué por momentos a odiarte"

Si no ocurre ninguna desgracia, MotoGP 2023 ya tiene campeón: Pecco Bagnaia con Ducati. Es un gran piloto sobre la mejor moto. Sus mayores rivales están sobre motos japonesas que no están a la altura: Quartararo en Yamaha, Joan Mir y Marc Márquez con Honda. Los otros tres campeones de la categoría reina, no tienen armas para enfrentar tal objetivo, en un MotoGP marcado por los ingenieros, la electrónica, la guerra aerodinámica y el holeshot. No es exactamente lo que queremos ver los aficionados.

¿Te SUSCRIBES GRATIS a Motosan.es en la campana ?? ¡SIGUE HACIA ABAJO para ver las ÚLTIMAS NOTICIAS!