Que sirva ésta tragedia para entender lo peligrosa que es la calle, la carretera, cuántos campeones y no campeones se han dejado la vida a 40 por hora después de haber volado en los circuitos, hasta siempre Maestro

Responder