Hay que meter en todas las apuestas a Joan Zarco para mí es más peligroso que un mono con un revolver .

Responder