Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

ENTREVISTA | Sito Pons: “Nos gustaría volver a MotoGP como equipo, pero depende de la configuración del campeonato”

19 Ene. 21 | 21:00
Sito Pons
Foto: MotoGP
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
“Only with a positive mindset you can get positive things“ – AB19
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Sito Pons, ha concedido una entrevista al equipo de Motosan en la que reflexiona sobre la temporada 2020 del Pons Racing. Al mismo tiempo, nos devuelve al pasado repasando su trayectoria como piloto y su papel de director de equipo en 500cc. Para terminar, hace mención a la reciente retirada como piloto de su hijo Edgar y a la lesión de Marc Márquez.

El Mundial de MotoGP ha sido una de las competiciones que ha sobrevivido, perpetuando su sacrificio, a las amenazas y exigencias del Covid-19. Una situación compleja para los equipos que viven bajo el abrigo de los patrocinios y por consiguiente, de sus ingresos, pero con un resultado finalmente satisfactorio. Y esta no fue la única preocupación de las distintas estructuras: una temporada en sprint y nuevos neumáticos también rehusaron la normalidad. La experiencia permite echar un vistazo a lo vivido, y un reconocido de éxito como Sito Pons (1959, Barcelona) nos cuenta cómo ha afrontado el Pons Racing, a nivel competitivo, el año 2020 sumido en mitad de la pandemia. 

Sin embargo, esa no ha sido la única prioridad en esta entrevista. Estamos hablando de una figura ilustre del motociclismo español: dos veces campeón del mundo de 250cc en 1988 y 1989. Un afamado ex-piloto capaz de conseguir que un título en esta categoría se convirtiera en “algo absolutamente inédito que parecía inalcanzable para los deportistas de nuestro país”. Acérrimo de este deporte, tanto como para no desvincularse de él desde que tras retirarse, funda una de las estructuras más codiciadas del campeonato. A su vez, marca sus objetivos de 2021 con Manzi y Garzó en el interior de su box, y repasa el título de Jordi Torres en la Copa del Mundo de motos eléctricas.  

Pregunta. Lo primero es empezar con una valoración de lo que ha sido la temporada 2020, ¿Se siente decepcionado por no haber podido optar al título con Lorenzo Baldassarri?: “Ha sido una temporada complicada, porque todos los planes han sido un poco desvirtuados debido al coronavirus y a la temporada tan anormal que hemos hecho. Por un lado me siento contento, puesto que incluso con una situación tan difícil como la que hemos tenido de pandemia mundial hemos sido capaces de correr el campeonato. Evidentemente, a nivel deportivo me hubiera gustado que los resultados hubieran sido mejores. Sobre todo, teniendo en cuenta cómo empezó la primera carrera en Qatar que fuimos segundos. Y que realmente pensábamos que podíamos ser más consistentes y luchar por el título. Está claro que a nivel deportivo no me siento satisfecho, esperábamos más”.

P. ¿Qué ha fallado para que baje tanto su nivel respecto a temporadas anteriores? Puesto que era uno de los claros favoritos. “Verdaderamente no lo sé, el deporte no siempre es matemática. A veces las cosas van bien, y otras veces no. En este caso Baldassarri no se habrá encontrado. Ha habido cuestiones técnicas que han cambiado un poco el campeonato. Trajeron este año unos neumáticos nuevos delanteros que hicieron que algunos pilotos, entre ellos Baldassarri, que realmente les costara mucho acoplarse a este tipo de neumático. Y eso es lo que de alguna manera le hizo perder un poco la confianza, porque este neumático lo estrenamos después de Qatar, y no se terminó de encontrar bien y empleó prácticamente tres cuartas partes de la temporada a entenderlo. Yo diría que esa fue la razón principal”. 

P. Luego tenemos a Héctor Garzó, que en cambio sí que ha tenido una evolución mucho mejor, de menos a más y terminando incluso con un podio, ¿qué valoración hace de él? “Una valoración muy buena. Héctor, de hecho, repite el año que viene con nosotros tras su buena actuación. Le dimos la oportunidad porque sabíamos de su calidad. Sobre todo, yo lo conocía porque había estado luchando en el campeonato de Europa con mi hijo Edgar. Y conocía la calidad de Edgar y sabía que Garzó no le ganó a él pero siempre estuvo muy cerca y sabía que podía ser un piloto con buenos resultados. Y la verdad es que no ha hecho nada más que darnos la razón. Poco a poco y carrera tras carrera fue mejorando, con un equipo muy bueno técnicamente a su lado que le ayudó mucho a crecer. Fue cogiendo más confianza y los resultados han ido viniendo. Así que muy satisfecho con él, la valoración es muy buena”. 

P. Sin embargo, para la próxima temporada llega otro italiano en lugar de Baldassarri, ¿por qué la apuesta por Manzi? Bueno es un piloto muy joven, entiendo que con un material mejor y un equipo que le dé lo que necesita creo que es un piloto que puede crecer mucho. Y verdaderamente, creemos que es un piloto que en la situación en la que estaba, desarrollando una moto nueva, no podía mostrar toda su capacidad. Entendemos que con nuestro equipo, con un equipo técnico al más alto nivel liderado por Santi y una moto de las punteras podrá estar al más alto nivel. Creemos que es un piloto que puede dar días de bastante satisfacción”. 

P. ¿Qué significó para el equipo el título conseguido por Jordi Torres en la Copa Mundial de MotoE? “Muy importante, la verdad es que en este aspecto estamos muy satisfechos. No lo podía haber hecho mejor. Para él era su primer año en MotoE. Nuestro primer año lo hicimos con Sete Gibernau, en un año de experimentación y de cómo iba la categoría y cómo funcionaba. Y en el segundo año apostamos por Jordi Torres, un piloto maduro pero más joven. Que sabíamos que lo podía hacer bien. Fue de menos a más, de una manera muy segura y con muy buenos resultados. Mejor no lo pudo hacer porque acabó ganando el campeonato. Y la verdad es que muy contento de ser campeones de la Copa del Mundo de MotoE. Estoy muy satisfecho con su trabajo, no sólo en pista sino también fuera de ella con todo el equipo. Y esa satisfacción nos ha hecho tanto a nosotros como a él repetir para intentar repetir este campeonato”. 

Foto: Pons Racing

P. Habitualmente tiene muy buen ojo para los talentos. Por su equipo de Moto2 han pasado nombres como Viñales, Rins o Quartararo. ¿A qué pilotos jóvenes de Moto3 ves con ese algo necesario para llegar a MotoGP en un futuro? “Hay pilotos como Raúl Fernández. Creo que este chico es muy bueno y que lo puede hacer muy bien este año en Moto2. Es un piloto con mucha velocidad y que poco a poco está haciendo muy buenos resultados. De todos modos, está claro que la categoría de Moto3 es un signo. Pero donde más se ve es en Moto2 que es la más difícil, con una moto más rápida y donde las diferencias de pilotaje se notan más. Ahí yo creo que veremos la capacidad. Hay otros pilotos como Arbolino o Arenas, que es campeón de este año, pero que son pilotos que tienen que hacer el paso a Moto2 y ver exactamente su potencial en esa categoría. En Moto2 hay algunos pilotos muy buenos que pueden ir perfectamente a MotoGP en un futuro próximo”. 

P. Aunque lo de tener buen ojo para los pilotos ya viene de atrás. En el pasado tuviste equipo en MotoGP, además cosechando grandes resultados con pilotos como Crivillé, Puig, Checa, Barros o Capirossi… ¿Es una opción real volver en un futuro cuando se vuelva a los 24 pilotos? “Es algo que a nosotros como equipo nos gustaría, estamos capacitados, pero depende de la configuración del campeonato. En principio, por nuestra parte estamos dispuestos pero depende de si hay la plaza disponible en la categoría, depende de Dorna”. 

P. Algunos equipos de Moto2 también tienen en Moto3, para así apostar por los más jóvenes antes de subirlos de categoría. ¿Valora este crecimiento también o prefieren seguir centrados en la categoría intermedia? “No, por ahora nos centramos en la categoría de Moto2. Básicamente en Moto3 preferimos que los pilotos se fogueen en otros equipos y de allí nosotros podamos escoger los que creamos con más posibilidades”. 

Sito Pons
Foto: MotoGP

P. Echando la vista atrás, tenemos que preguntarle por su época de piloto. A finales de los ‘80 junto con el añorado Joan Garriga, tuvo dividido a un país. ¿Qué significó aquello para usted? Yo creo que fue el crecimiento de nuestro deporte. Ahí fue donde se desarrolló y maduró nuestro deporte, y la afición se consolidó. Eso fue muy importante para vivir lo que estamos viviendo. Grandes equipos, organizadores…yo creo que sin esos campeonatos con Garriga, conmigo, con Cardús, Aspar, Nieto y Crivillé, no estaríamos viviendo lo que hay en estos momentos. De alguna manera creo que fue el empujón necesario para que nuestro deporte se viera en nuestro país como se está viendo ahora”.

P. El seguimiento mediático fue de tal nivel, que el lunes por la mañana en los trabajos la gente hablaba de la carrera del día anterior. Hasta tal punto que entonces le concedieron el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes. ¿Qué diferencias en los medios ve el presente con aquel entonces? “Cuando gané el campeonato del mundo era como una novedad, como algo nunca conseguido. Sólo había sido Nieto campeón en las categorías inferiores, y ganar en una categoría superior era algo absolutamente inédito que parecía inalcanzable para los deportistas de nuestro país. Eso hizo un seguimiento masivo. No había tanta oferta a nivel deportivo o alternativas de distracción como ahora. Y eso hizo que millones de personas estuvieran siguiendo ese deporte. Por eso digo que lo consolidó, porque habían carreras con 6 o 7 millones de espectadores, y eso hizo que tuviese un seguimiento en nuestro país. No sólo en los patrocinadores, sino también en la forma de ver este deporte por los aficionados y de estar valorado de la manera en la que está ahora”. 

P. De sus victorias en 250cc, ¿Cuál es la que guarda mejor recuerdo? “Es difícil decir esto. Hay muchas con muy buenos recuerdos, también es cierto que hay carreras que tengo muy buen recuerdo y a veces no ganando pero sí haciendo buenos resultados. Una de las carreras que tuvo mayor repercusión, fue la primera que gané en el Jarama, que fue la primera vez que gané una carrera en el Mundial. Luego tuvo también mucha repercusión una carrera anterior que fue en Monza en 1983 que me caí justo cuando estaba a punto de llegar a la meta luchando por la victoria. Y luego, cuando gané el campeonato del mundo. En general todas las carreras que gané, que fueron 15 Grandes Premios y de todos guardo muy buenos recuerdos”. 

Sito Pons, Joan Garriga
Foto: MotoGP

P. ¿Quién fue su mayor rival? Entendemos que en este apartado Joan Garriga tendrá un lugar especial, pero ¿podría nombrar otro? “Tuve rivales muy difíciles. Carlos Lavado, Anton Mang, Joan Garriga, John Kocinski, Carlos Cardús, los dos hermanos Sarron eran muy buenos pilotos, entre otros. Yo diría que esos fueron los que más marcaron para mí. Y sobre todo Lavado y Mang, porque fueron los rivales que tuve que ganar para conseguir el campeonato del mundo. También Christian Sarron fue un rival duro, pero eso fue más en mis inicios”. 

“Después del accidente de Jerez, me di cuenta que quizá no era el momento de seguir insistiendo en ese objetivo”

P. 1990 fue un año ilusionante ya que, tras cosechar dos títulos de 250cc al fin se daba el salto a 500cc. Además, con una Honda NSR y con buen material. ¿Cuál era su objetivo entonces? “Mi objetivo estaba claro: ser campeón del mundo de 500cc. Por eso lo hice. Ya que en nuestro país era prácticamente imposible hasta pensarlo. Ya de por sí era casi imposible llegar al título de 250cc, pero cuando conseguimos ganar dos veces el campeonato de 250cc, el único objetivo que tenía en la cabeza era llegar a 500cc y ser campeón ahí. Y no paré hasta conseguir los apoyos necesarios. Campsa como patrocinador mío y Honda estuvieron siempre a mi lado haciendo todo lo posible. Pusieron todos los medios necesarios para que yo diera el paso. Empezamos bien, en Japón acabé quinto, la verdad es que tenía muy buenas perspectivas de hacer buenos resultados”. 

“Hice primera línea en Laguna Seca, primera línea en Yugoslavia, y estaba haciendo buenos resultados hasta que tuve la desgracia de un accidente grave en Yugoslavia. Me lesioné con un neumotórax, me rompí 12 costillas y me atravesé el pulmón, fue muy grave. A partir de ahí la cosa se complicó bastante. Cuando ya parecía que me estaba volviendo a recuperar empezó la temporada 91, y en unos entrenos en Jerez me caí a 290km/h al quedarme sin freno delantero. Me dejó de funcionar y me embestí contra el muro de final de recta en Jerez sin frenos. Ahí fue cuando me di cuenta que quizá no era el momento de seguir insistiendo en ese objetivo, sino más bien seguir insistiendo en que todo lo que habíamos creado pudiese continuar en el mundo de la moto. La estructura, el conocimiento, la gran afición que habíamos creado en nuestro país”. 

“Y así, coger a algunos pilotos, pasarle nuestros conocimientos, patrocinadores, nuestra moto y hacer de él el campeón del mundo que yo ya no llegué a ser en 500cc. De hecho pasó, porque al cabo de los tres años Crivillé fue capaz de conseguir el título de 500cc estando dos años primero (con su fogueo y aprendizaje en nuestro equipo), en el 92 y 93”. 

P. ¿Cree entonces, que sin ese maldito Gran Premio de Yugoslavia ‘90 en el que se lesionó gravemente, hubiera podido ganar carreras en 500cc o incluso el título? “Yo creo que sí, no me cabe la menor duda. Si no hubiese tenido esos accidentes tan graves mi momento mental nunca hubiese cambiado. Y estoy convencido de que hubiese sido campeón del mundo de 500cc”.

P. ¿Cómo vivió el momento en el que decidió su retirada? “La verdad es que al principio triste, pero muy convencido de que era lo que tenía que hacer. Tenía claro que para seguir corriendo, simplemente por correr, no era lo que yo quería hacer. Yo sólo corría si tenía claro que podía ser campeón del mundo pero no corría para ser uno más de la parrilla y dar vueltas en un circuito. Sólo lo hacía por un objetivo concreto, y ese objetivo era ser campeón. Cuando vi que en 500cc no tenía la capacidad mental, y la fuerza física y psicológica para hacer lo que se tenía que hacer, fue cuando me di cuenta de que tenía que dejar paso a otro”.

“Y así dedicar mi esfuerzo y mi trabajo en dar todos esos medios a otro piloto que pudiera hacerlo. Y eso es lo que hicimos. Seguir desarrollando mi equipo hasta llegar a ser el mejor equipo privado de 500cc de la historia de MotoGP. Eso nos hizo ganar el campeonato del mundo por equipo un año, ser terceros del campeonato con Biaggi dos veces, llevar a Crivillé a su primera victoria del Mundial de 500cc. Y además, llevar a pilotos como Crivillé, Capirossi, Checa, Kocinski, Puig, Barros, Bayliss, Ukawa,… que realmente le dimos el paso a la categoría con nuestro equipo”.

Sito Pons
Foto: Pons Racing

“Me ha quedado un poco la insatisfacción porque sé que Edgar tenía capacidad para ser campeón del mundo”

P. Volviendo a la actualidad, recientemente su hijo Edgar ha anunciado que deja la competición, colgando el mono a sus 25 años. ¿Respira más tranquilo ahora que tanto él como Axel ya no compiten? “Bueno sí, respiro más tranquilo ahora con menos preocupación. Por un lado estoy contento porque tanto Axel como Edgar han decidido su futuro y lo que tenían que hacer en su momento. Nosotros, tanto su madre como yo, lo que hemos hecho es apoyarlo. Y la verdad es que estamos menos preocupados en el sentido de que hay menos riesgo”.

“Me ha quedado un poco la insatisfacción porque sé que Edgar tenía capacidad suficiente para ser campeón del mundo. Pero él ha valorado todas las circunstancias que le han rodeado y ha preferido un poco lo que yo hice en su momento, enfocar su energía en desarrollarse él más como persona. Y sobre todo, dedicarse al mundo que le gusta que es la moto, desde otro punto de vista. La verdad es que eso le honra, porque significa ser una persona inteligente y valiente, tomar una decisión en ese momento. Porque sé lo difícil que es tomar esa decisión cuando estás metido en el mundo como piloto”.

P. ¿Cuáles serán las nuevas funciones de Edgar dentro del Team Pons Racing? “Tendrá el rol de director deportivo del equipo. Y ayudará al equipo en todo lo que tenga que ver con el tema deportivo. Poco a poco se irá introduciendo en el tema comercial y en la gestión del equipo. Él tiene muchos conocimientos, experiencia universitaria y ha sido dos veces campeón de Europa, y sabe perfectamente a nivel técnico y deportivo cómo se tiene que correr. Y creo que, eso tiene que ser un apoyo importante para los pilotos”.

P. ¿Qué te ha parecido lo ocurrido en MotoGP esta temporada? “Ha sido un éxito absoluto que entre Dorna, IRTA y la FIM hayan podido conseguir que el campeonato tirase adelante. Fuimos uno de los primeros deportes que volvió a la actividad de una manera controlada y seria, pero haciendo las cosas bien. De alguna manera creo que abrimos el camino de cómo se podía hacer el deporte en una situación complicada como la que estamos viviendo ahora, y eso es de valorar muy positivamente”. 

“A nivel deportivo, sin duda alguna el campeonato fue súper emocionante porque nunca había habido un campeonato del mundo de MotoGP tan disputado y con tantos ganadores, tan abierto. Eso hizo que fuera muy interesante. Luego ha sido un campeonato muy difícil para todos, porque había carreras una detrás de otra prácticamente sin descansar. Y teniendo que estar casi encerrados en los hoteles. Ha sido muy duro para todos. Pero a nivel deportivo ha sido espectacular”.

P. ¿Crees que la lesión de Marc Márquez le dejará secuelas físicas o mentales que bajen su excepcional rendimiento hasta ahora? “La verdad es que no lo sé, pero podría ser una posibilidad. A mí me pasó. Lo que pasa que, en realidad, ha sido el mayor accidente que ha tenido nunca. Sobre todo, el que le ha dejado más secuelas sobre todo durante más tiempo. Marc Márquez es muy valiente, y muy tirado para delante, siempre lo ha demostrado en su carrera deportiva. Yo creo que al que menos le ha podido dejar secuelas precisamente es a él, porque es el único que tiene su valentía”.

“Hemos visto cientos de veces cómo es capaz de caerse y levantarse y volverse a caer al cabo de diez vueltas más. Él siempre llega hasta el límite y lo rebasa en infinidad de ocasiones. Y lo que ha pasado con esta lesión ha sido lo mismo. Ha ido hasta el límite, tuvo el accidente y luego en la recuperación lo rebasó con las consecuencias desagradables que ha tenido para él y para todos los que nos gusta este deporte. Porque nos hubiera gustado verle en plenitud de condiciones lo antes posible y no lo que está pasando el pobre. Yo creo que es posible que al principio se lo tome un poco con más calma. Pero a la que se sienta fuerte y vuelva a encontrarse fuerte sobre la moto, creo que volverá a ser el mismo de antes”.

P. Ya para acabar, una visión del año que viene. ¿Qué objetivos tiene el Pons Racing para la temporada 2021? El objetivo es luchar por los primeros puestos. Está claro que Garzó tiene que seguir mejorando, y si sigue mejorando será uno de los pilotos protagonistas de la categoría. Eso ya es muy importante para todos, tanto para él como para el equipo. Y vamos a ver si Manzi da ese salto de calidad que estamos convencidos que puede dar. Que compitan entre ellos, porque al final, eso es lo que sube el nivel del equipo y yo creo que los dos podrán ser pilotos que puedan luchar permanentemente por los puestos delanteros”.

¿Te SUSCRIBISTE GRATIS a Motosan.es en la campana? ¡DEJA TU OPINIÓN abajo en los comentarios!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
ARTÍCULO RELACIONADO:  Zarco: "Puedo ganar con Pramac porque el equipo lo tiene todo para triunfar"