Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Eugenio Lizama, el silencioso ayudante de Dovizioso

9 Abr. 18 | 12:54
Foto: Motogp.com

La mejora de Andrea Dovizioso en los últimos años tiene muchas causas. Una de ellas: el trabajo de Eugenio Lizama, un psicológo del que hoy conocemos algo más su historia.

De no ganar una carrera en siete años a acariciar el título mundial. Es evidente que algo ha cambiado en la mente de Andrea Dovizioso en los últimos tiempos. Siempre fue un piloto con un gran talento, pues así lo muestra su expediente: campeón de 125cc en 2004 en una parrilla en la que estaban Lorenzo y Stoner, entre otros, y dos veces subcampeón de 250cc, siendo la única alternativa al dominio de Jorge en el cuarto de litro. Sin embargo, su llegada de MotoGP decepcionó a muchos. Ganó una carrera en 2009, pero no volvió a hacer sonar el himno italiano hasta 2016.

Pero esa victoria en Sepang’2016, su primer éxito con Ducati, supuso un cambio para Dovizioso. Llegaron más y más victorias, hasta el punto de acabar segundo en el Mundial 2017, siendo el único piloto que tuvo opciones de arrebatarle la corona a Márquez en la decisiva carrera de Valencia. ¿Quién hubiera apostado por ello algunos meses atrás? ¿Que cambió en Dovizioso? Probablemente muchas cosas, pero una pieza clave es una persona de su entorno: Eugenio Lizama. ¿Y este quién es, dirán muchos?

Es un neuropsicólogo deportivo chileno, de 39 años, que desarrolló su carrera profesional en países como Holanda e Italia, hasta que en 2009 unió fuerzas con Dovizioso. En ese momento, el piloto acababa de llegar al Repsol Honda y era un corredor con mucho menos caché del que posee ahora. Ambos contactaron a través de dos personas: Simone Battistella, manager de Dovizioso, y Bruno Demichelis, maestro de Lizama en el MilanLab, uno de los lugares donde trabajó el neuropsicólogo. Battistella y Demichelis eran conocidos, y ambos recomendaron a Dovizioso comenzar a trabajar con Lizama.

dovizioso ducati motogp qatar
Dovizioso celebra su victoria en Qatar. Foto: motogp.com

La primera vez que hablé con Dovizioso vi que era un chico muy determinado, pero al mismo tiempo tampoco sabía él mismo cuál podría ser su propio potencial“, relata Lizama en una reciente entrevista a La Gazzetta dello Sport. El psicólogo explica en el diario italiano su visión del entrenamiento de un deportista: “El cerebro es la clave. Mientras que en el entrenamiento físico puedes ver los resultados al momento, con el cerebro sólo lo notas a largo plazo“, declara el chileno, que añade: “El objetivo es permitir al piloto estar lúcido durante toda la carrera, no sólo en los momentos caóticos, para conseguir hacerlo lo mejor posible con el mejor esfuerzo posible“.

TE INTERESA VER:
Noyes: "Dall'Igna no quería ser el director que tuvo la oportunidad de fichar a Márquez y no lo hizo"

Lizama considera que la clave de la evolución de Dovizioso ha sido una de las virtudes del italiano: su humildad. “Es fundamental”, califica este aspecto el chileno. “Cuando comencé a trabajar con él, Andrea ya tenía esta capacidad de pensar y racionar, que durante un tiempo era considerada incluso negativa. La clave ha sido creer en sí mismo, tener la idea de que eres bueno pero reduciendo el ego al reconocer que no eres perfecto“, explica Lizama.

Este psicológo, que ya trabajó anteriormente con otros pilotos, como Álvaro Bautista, cree que el extraordinario rendimiento que mostró Dovi en 2017 no es lo máximo que se puede esperar de él: “Aún tiene margen de mejora“, avisa Lizama, que expresa su satisfacción con la situación que vive su piloto: “Lo que sucedió en 2017 no fue fruto de la casualidad, sino que ha trabajado todos los aspectos de su vida, de manera silenciosa y sin que las grandes masas se enteren. La suya es una historia preciosa y estoy muy feliz por él“.

Muchos consideran a Dovizioso el gran rival de Márquez para este Mundial. Algunos, los más atrevidos, creen que lo sucedido en Termas de Río Hondo, con el español y Rossi como protagonistas, beneficiará a pilotos que se mantienen al margen de la polémica, como Dovizioso. Quizás ese carácter de Dovi tan admirado por todos, de señor humilde y elegante, tenga algo que ver con el trabajo de Eugenio Lizama. Y cómo no, si trabaja con Dovizioso, ese trabajo debía ser en la sombra y sin hacer ruido.