Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Márquez: «Nunca he vetado a mi compañero de equipo, porque eso significaría miedo»

3 Jun. 20 | 19:00
Márquez: "Nunca he vetado a mi compañero de equipo"
Foto: motogp.com
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
«Life is better at 300km/h« AE41
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Marc Márquez muestra su lado más sincero. La llegada a MotoGP marcó su vida, ha tenido que gestionar el miedo, la presión y aprender cuándo ser competitivo. 

El piloto del Repsol Honda Team, Marc Márquez, en los últimos días ha vuelto a entrenar en una moto, para ir recuperando la normalidad poco a poco. La primera cita del Mundial de MotoGP será en julio en Jerez. Por eso, antes de empezar la acción el ocho veces campeón del mundo se ha sincerado ante un micrófono. Ha relatado los sacrificios que ha tenido que hacer hasta llegar a MotoGP, que no hubieran sido posible sin su familia. Con el paso de los años Márquez ha aprendido a gestionar la presión de ser piloto de MotoGP, lo cual le ha ayudado a madurar como persona. 

Esta vez le ha tocado ser uno de los protagonistas del Podcast de Red Bull junto con Carlos Sainz. Allí ha reflexionado sobre su llegada a MotoGP en 2013. Marc Márquez: «Para mí el cambio fue en 2013, con la llegada a MotoGP. Aunque no quieras, te va cambiando el concepto de vida». Un salto a la categoría reina de la mano de Honda, con quien continuará unido hasta 2024. Márquez: «Yo quiero sentirme a gusto y feliz y, si lo estoy, para qué cambiar. Se ha visto que en mi carrera deportiva nunca he vetado a mi compañero de equipo, porque eso significaría miedo. He tenido a Pedrosa que ha sido un gran campeón, a Jorge Lorenzo y ahora a mi hermano, campeón del mundo de Moto2″. 

ARTÍCULO RELACIONADO:  Quartararo: "Tenemos un buen ritmo, pero Yamaha no es la moto a batir"

El aprendizaje de MotoGP

Llegar a ser piloto profesional no es nada sencillo. Por suerte Márquez ha tenido a su alrededor a gente que le ha ayudado a cumplir su sueño y que continúan allí. Marc Márquez: «Hay mucha gente que ha ayudado pero mis padres y la familia son las claves. Es ahí donde empieza todo, haciendo horas extras, no teniendo vacaciones, ahorrando para que el niño tenga una moto… E incluso ahora teniendo ese apoyo». El mundo del motociclismo es un camino duro. Por ello, el ocho veces campeón del mundo ha querido remarcar en el Podcast que aunque «la moto se se acaba, la vida sigue». Márquez: «Siempre puedes soñar e imaginar cosas, pero hay que vivirlo y trabajarlo todo en su momento. Hay que ser realistas en todo momento y sabiendo que eres bueno en las motos, pero una persona normal y que sí se acaba la moto la vida sigue».

Márquez: "Nunca he vetado a mi compañero de equipo"
Foto: motogp.com

Competitividad, sacrificio y responsabilidad

La carrera de un piloto de MotoGP está marcada por el sacrificio. Un aspecto que según explica en el Podcast no supone «obligación» para él . Marc Márquez: «Renuncias a varias cosas y lo sigues haciendo, a casi todo, porque la prioridad cien por cien es tu profesión y hobby, pero yo no lo veo como una obligación, es algo que sale de dentro»Además, ser un deportista de élite conlleva también gestionar la presión, las expectativas y la competitividad, dentro y fuera del equipo. Marc Márquez: «Todo el mundo te está mirando y tienes que gestionar la presión y saber que cada error será criticado y analizado como los buenos resultados». 

Quizá por esa presión externa, el piloto de Lleida ha confesado en el Podcast que con el paso de los años ha ido madurando y ha aprendido a saber gestionar mejor todos los factores externos a su profesión. Marc Márquez: «Desde que tenía conocimiento cuando perdía lloraba, siempre ha sido así. Ahora con los años ese espíritu competitivo se te queda, pero en los momentos justos porque antes mi vida era una competición. Ahora, sé cuando debo serlo, y con los años aún tengo que aprender y gestionarlo mucho más».

Más MOTOS cada día en MOTOSAN.ES, ¿Te SUSCRIBISTE ya en la CAMPANITA? ¡Es GRATIS!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!