Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Nadie gana a Marc Márquez con su misma moto; mientras Bagnaia es superado por otras Ducati GP24

29 Mar. 24 | 11:00
Foto EFE

El rendimiento del piloto en motociclismo siempre hay que leerlo en consonancia con la moto que lleva.

Pecco Bagnaia es campeón del mundo de Moto2 y bicampeón del mundo de MotoGP, pese a ello sigue recibiendo críticas y falta de reconocimiento, incluso desde su país, Italia. En estas últimas cuatro temporadas en las que ha luchado por el título, ha vivido luces y sombras, con grandes victorias, fallos inexplicables y dos Mundiales cosechados en la última bola de partido, en el Circuito de Valencia.

En nuestro deporte, el motociclismo, sabemos que la moto es un factor clave. Puedes ser el mejor piloto de la historia, que si tienes la peor moto de la parrilla, no te acercarás al podio, olvidándote por supuesto de victorias o título. Es un trabajo de sumar, hace falta el talento del piloto, una moto competitiva, un equipo lo más profesional posible a tu alrededor y tener la suerte del campeón.

Personalmente valoro a Bagnaia como un gran piloto y por supuesto, un bicampeón de la categoría reina, pero aún hay algo que no me convence para considerarle un fuera de serie. Y es ver como constantemente es superado por otros pilotos que llevan su misma moto. Algo impensable para alguien que ha visto en acción a Schwantz, Rainey, Doohan, Stoner o Marc Márquez.

¿Qué tenían en común todos estos grandes campeones? Que su talento estaba tan por encima de sus rivales (incluyendo compañeros de equipo), que nadie con su misma moto era capaz de acercarse a ellos. ¿Por qué Bagnaia es superado por Bastianini o Jorge Martín? No tiene sentido cuando es el número 1 de Ducati, con todo el apoyo de la fábrica.

Schwantz iba con Suzuki y nunca nadie se acercó a su rendimiento con esa moto. Caso similar el de Rainey, que hundió a un talento como John Kocinski. ¿Qué decir de Doohan? Era demoledor y cuando alguna vez Crivillé se acercaba, sacaba un nuevo as de debajo de la manga para llegar a otro nivel. Y Stoner, un pilotaje bestial, tanto en Ducati como en Honda dominó a la primera para ser campeón de MotoGP. Y luego está Marc Márquez, ahora hablaremos de él…

TE INTERESA VER:
Alberto Puig: "Ahora mismo estamos un poco confusos"

Tenemos actualmente dos clarísimos ejemplos de talento consolidado en MotoGP, por encima de una moto que no es la mejor. El primero es Fabio Quartararo, que lleva años peleando con una M1 subdesarrollada en comparación de los fabricantes europeos. Año tras año es la mejor Yamaha y siempre acaba asomando la cabeza en puestos decentes pese a las dificultades. Si Ducati, Aprilia o KTM no fichan al francés para 2025, ahora que acaba contrato, estarían dejando ir una baza ganadora.

El francés comete pocos errores, pese a la desesperación moral que supone carrera tras carrera, impotente, con una moto inferior. Marc Márquez lo sufrió en Honda y salió de ahí al no poder soportar más aquello. Lleva dos carreras en Ducati y ya está demostrando de lo que es capaz pese a contar con una moto antigua.

Dejando a un lado el talento de Pedro Acosta, que acaba de llegar y merece capítulo aparte, Marc Márquez sigue esperando que alguien le gane con su misma moto. Llegó en 2013 y desde el primer día fue capaz de vencer a leyendas superlativas de nuestro deporte como Valentino Rossi, Jorge Lorenzo o Dani Pedrosa. Y desde entonces nadie con su misma moto ha sido capaz de ganarle tras un campeonato, pese a todos los sufrimientos vividos desde su lesión en Jerez 2020.

Este año cuenta con una Ducati GP23, una moto de segunda fila, es una Ducati sí, pero es antigua. Está muy por detrás de las oficiales de Bagnaia, Martín, Bastianini y Morbidelli. Y a los datos nos remitimos, el año pasado Bezzecchi y Di Giannantonio vencieron a Bagnaia en algunas ocasiones, pero este año tras dos carreras “no se les ha visto el pelo”. Sólo hay una GP23 en la lucha por los podios este 2024 y esa es la de Marc Márquez. Pese a que está en proceso de adaptación.

En cambio en Portimao volvimos a ver las dos caras de Bagnaia. Capaz de liderar el Sprint, cometer un error y perder el podio. El domingo se vio ampliamente derrotado por dos rivales con su misma moto, Martín y Bastianini. Cuando se vio superado por Marc Márquez, fue demasiado para él, queriendo devolver el adelantamiento de inmediato, siendo el principal responsable de la caída entre los dos, aunque fuese justamente sentenciado como lance de carrera.

TE INTERESA VER:
Jové: “Para mí, Márquez no entra en la jugada de Ducati”

Para Bagnaia, que Marc Márquez le superase con una Ducati GP23 antigua, supuso un cortocircuito. No tenía excusa para verse superado así por varios pilotos de su misma fábrica. Y hasta por un “rookie” como Pedro Acosta. Queda mucho Mundial y todo puede ocurrir, pero si Jorge Martín sigue a este nivel con lo que aprendió a finales de 2023, difícil lo va a tener Bagnaia para retener un año más su corona.

¿Te SUSCRIBES GRATIS a Motosan.es en la campana 🔔? ¡SIGUE HACIA ABAJO para ver las ÚLTIMAS NOTICIAS!