Fabio: el ni tan extraño, más si muy complicado, resentido, barroco y no amigo, sino al revés, es tu ex-compañero (afortunadamente) de equipo y de box: el más vil: Maverick Viñales.
Qué fortuna para ti y todos los de Moto GP, que ya le dieron marcha en tu marca, que es un hito maravilloso.
Lástima y pena, que le han vuelto a dar cabida en un equipo en pleno crecimiento al que, deseo, no le salga el tiro por la culata y, mucho menos, les atraque la billetera, además de disminuir la credibilidad de las marcas y de los pilotos

Responder