Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Ramón Forcada sale al paso ante la situación actual de Yamaha

18 May. 18 | 13:49
Foto: Movistar Yamaha

Ramón Forcada, el ingeniero de pista de Maverick Viñales, repasó ayer en una entrevista concedida a Movistar MotoGP el estado en el que se encuentra actualmente la marca de los diapasones en el Mundial.

Es innegable que Yamaha se encuentra ante una prueba de fuego este fin de semana en el Gran Premio de Francia. En el circuito de Le Mans, que históricamente le ha ido bien a la marca de los diapasones, y donde Viñales consiguió el año pasado la que es hasta la fecha su última victoria en el Mundial, en una carrera en la que Rossi podría haber completado un doblete de no haber sido por su caída al final de la misma, la fábrica japonesa busca reencontrar un camino triunfante que pareció estar más que lejano hace apenas dos semanas, en Jerez. Tras aquellos malos resultados, todos los focos están centrados en las motos patrocinadas por Movistar y Tech 3, y ante esto, Ramón Forcada quiso explicar ayer la situación real en la que se encuentran.

El ingeniero de pista de Maverick Viñales pasó ayer por los micrófonos de Movistar MotoGP y dejó explicaciones más que interesantes, y además dio su punto de vista sobre varios interrogantes que han surgido en los últimos meses en lo referente a los problemas que afectan exactamente a las M1 de la parrilla.

Precisamente, el catalán arrancó su speech refriéndose a la problemática de Yamaha, al ser preguntado por Ernest Riveras, y descartó el centrarse en un único punto, aunque sí hizo referencias al agarre de los circuitos:

“Aquí (Le Mans) suelen ganar pilotos Yamaha. No sé si es por la moto o porque los pilotos se adaptan mejor al circuito. Nuestra situación no es irreversible: la Yamaha funciona muy bien en circuitos con mucho grip. El año pasado el trazado era nuevo, y hay que ver el nivel al que está este año. Nuestro problema es el conjunto. Una moto es un paquete: un piloto, un motor, un chasis, unos neumáticos… Si fuera una sola cosa, sería muy fácil poner la electrónica del año pasado, pero el motor ha cambiado y necesita una electrónica distinta”.

 

TE INTERESA VER:
Mir: "Toca centrarnos en hacer mejoras para aspirar más en el futuro"

Las piezas de las oficiales y sus diferencias con la satélite de Zarco

Maverick Viñales, en Jerez
Foto: www.yamahamotogp.com

Posteriormente, Forcada pasó a analizar el funcionamiento de la moto oficial desde el punto de vista de las piezas, empezando con los neumáticos, pasando por los motores, resolviendo en este punto la duda existente con uno de los motores que se probó en pretemporada y que gustó a los pilotos, especialmente a Viñales, y terminando por la electrónica:

“El año pasado, después de Le Mans se cambió el neumático delantero: eso te obliga a cambiar la moto para que ese neumático funcione. Para que esa goma funcione bien, tienes que ‘cargarte’ otras cosas. Todo esto funciona si hay buen grip. Para nosotros es un problema grande cuando no hay mucha goma en pista. Cuando corremos después de Moto2, hay poca goma y sufrimos. El lunes, día de test después de la carrera de MotoGP vamos muy bien siempre”.

“Para hacer la moto de esta temporada, los pilotos oficiales eligieron un motor, que tiene que ser el mismo para los dos. Son dos pilotos que pesan y conducen diferente. En el chasis cada uno puede ir a la suya. Una vez se pusieron de acuerdo con el motor en la pretemporada de este año, se mandó a producir. Más tarde, probaron otro en Qatar y les gustó, pero no había tiempo de cambiarlo para este año”.

“Puedes jugar a ciertas cosas con la electrónica. Lo que hay que ver ahora es si la Magneti Marelli que existe ahora se puede adaptar a ese motor. Lo estamos intentando, desde luego. El motor ya está definido, y la electrónica ya no se puede hacer propia. En Japón y en Italia siguen trabajando en la electrónica, pero no hay una fecha”.

Después, llegó la interminable duda entre lo que separa a las M1 del Movistar y la que lleva Zarco, y con la que el piloto francés ha sonrojado a la marca y a Viñales y a Rossi por el hecho de obtener mejores resultados en repetidas ocasiones:

“Nosotros, por reglamento, no podemos usar el paquete (chasis y motor) de Zarco: la única diferencia entre la moto de Zarco y la nuestra es el motor. Si tu coges la moto de Zarco, para él va bien, pero para Valentino o para Maverick no sé si funcionaría. Zarco es un gran piloto para esta moto, pero hay que verlo con otra moto. Nosotros usamos cinco versiones de chasis por temporada. Ahora él lleva una de las versiones de 2016, la misma que nosotros, pero no el mismo que usaba el año pasado… decidió por lo seguro, sabiendo lo que le había funcionado”.

 

TE INTERESA VER:
"La guerra de Rossi que hubo con Marc Márquez no fue nada agradable"

La situación dentro del box.

Rossi y Viñales, en Jerez
Foto: www.yamahamotogp.com

Forcada remató la entrevista haciendo la comparativa entre los métodos de trabajo de Viñales y de Lorenzo y refiriéndose a la jerarquía del equipo, sobre la que se tiende a especular con una superioridad de Rossi a la hora de tomar decisiones y de elegir piezas, algo que fue desmentido:

“Un piloto de fábrica tiene que elegir entre dos cosas que son muy parecidas. Hay un peligro: si pruebas algo en un circuito, puede ir bien, pero en otro muy mal. Lorenzo no se dejaba influenciar por nada ni por nadie debido a su carácter: necesitas ser capaz de ‘dar un disgusto’ al ingeniero y decirle que algo no funciona”.

“Yamaha no da un tornillo de más a ningún piloto. Trabaja en una dirección: el motor lo eligieron los dos, estaban de acuerdo. Juntos, dijeron que el motor va bien”.

 

Fuente de las declaraciones: Movistar MotoGP y www.motogp.com