Supongo que están buscando algo que poder hacer, en vista del suicidio al que se dirige, por decreto, la industria del motor europea.

Responder