Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Nuevo Livall MC1 Pro: el casco inteligente conectado con la DGT 3.0

6 Abr. 23 | 16:00
Foto: Livall MC1 Pro

Con versiones de fibra de carbono y fibra de vidrio, el Livall MC1 Pro integra también cámara, luces de freno y de posición. Además, se conecta con la platafroma Cloud 3.0 de la DGT para llevar a los oídos de los motoristas, en tiempo real, los avisos e indicaciones del organismo

Livall Europe, es una empresa con sede en Tres Cantos que lleva desde 2019 enfocada en la innovación, la tecnología y el diseño de este tipo de accesorios. Su objetivo había sido ofrecer productos tanto para recorridos urbanos como de montaña, ya sea en bicicleta, patinete o para la práctica del esquí. Su última novedad es el MC1 Pro, el primer casco inteligente para motos de Livall. Era el salto más lógico, sobre todo teniendo en cuenta cómo las mejoras tecnológicas que están llegando al sector de la automoción no se veían reflejadas en accesorios tan imprescindibles como los cascos.

Foto: Livall MC1 Pro

Sistema de iluminación inteligente

El MC1 de Livall, además de su aspecto futurista gracias a sus formas sinuosas y orgánicas, incorpora tres niveles de seguridad preventiva, que son parte de la identidad de la marca. Quizá el más importante de ellos sea el sistema de iluminación inteligente, que ofrece una visibilidad de 360 grados a los demás conductores, incorporando en el propio casco las luces de posición, los intermitentes o la luz de freno. Y es decisiva porque, según datos de la DGT, en el 10% de los siniestros mortales de conductores de moto los demás usuarios de la vía sufrieron alguna distracción o no vieron al motociclista. Así, el MC1 pretende prevenir esas colisiones integrando las luces en la parte trasera del casco con forma de ‘V’, algo que se identifica con el logo de la marca.

Sin embargo, al ser una estructura que tiene que ser sólida y uniforme, supuso el mayor desafío de diseñadores e ingenieros a la hora de desarrollar el MC1. La travesía de la certificación y la homologación ha sido otro de los elementos que más dificultades han planteado, ya que un casco de bicicleta o monopatín, como los que había lanzado Livall hasta el momento, no tiene nada que ver con uno de moto. Incluso con todo aprobado y el producto a punto de entrar en fase de producción, desde Livall tuvieron que afrontar un cambio de normativa (ECE 22.06), por lo que se ha enfrentado a pruebas aún más exigentes.

Foto: Livall MC1 Pro

Comunicación por Bluetooth

El segundo nivel de seguridad de los que incorpora el MC1 se basa en un sistema de comunicación por Bluetooth, con altavoces estéreo integrados en el interior del casco y un micrófono de alta fidelidad con reducción de ruido frente al viento. Al estar conectado al móvil, el casco ayuda a prevenir accidentes, proporcionando acceso a información de tráfico, meteorología y navegación GPS a través de comandos de voz. El otro sistema facilitado por el Bluetooth es el de la comunicación en modo walkie-talkie con otros moteros. En la app se puede crear un grupo, a través de un código compartido, y es perfecto para avisar de una parada o un cambio en la ruta. No hay límite de usuarios y el alcance para la comunicación es de hasta 1,3 km.

TE INTERESA VER:
Hyosung Bobber GV300S: la custom bicilíndrica para el A2 más equipada

Conectado con la plataforma DGT 3.0

La joya de la corona es el premiado sistema SOS autónomo con tecnología de detección de caídas, que ayuda a prevenir daños mayores facilitando la localización a través de GPS para el rescate. Gracias a una combinación de sensor y osciloscopio, detecta cualquier cambio en el eje vertical. Además, gracias a la conexión 4G o 5G, el casco se conecta telemáticamente para intercambiar datos y recibir avisos por voz cuando el usuario se acerca a una zona de riesgo.

Foto: Livall MC1 Pro

Por ejemplo, cuando hay un siniestro en un punto de una carretera, la DGT 3.0 emite una señal de aviso dirigida a los motoristas más cercanos que usen este casco. El mensaje de voz se disparará automáticamente escuchándolo a través de los altavoces internos del casco sin necesidad de leer el aviso en la pantalla del móvil, lo cual te permite no retirar la mirada de la carretera.

Cámara incorporada en el frontal del casco

Por último, el tercer nivel de seguridad pasiva es el de la cámara incorporada en el frontal del casco. Dispone de un ángulo de visión de 120 grados para grabar con calidad Full HD hasta 32 horas de vídeo, que después se pueden transferir al ordenador a través un cable USB. Así, sustituye a las GoPro y, además de servir para atesorar recuerdos de viajes o contenido para vlogs y redes sociales, puede ser muy útil en caso de accidente, ya que el material grabado con el casco puede ser utilizado después para dirimir disputas legales. La intención es aumentar el número de cámaras hasta cuatro u ocho dispositivos alrededor del casco, para tener una detección de riesgos de 360 grados.

Antes de que lleguen esos adelantos, Livall está volcado con el lanzamiento del MC1 Pro. Fabricado en fibra de vidrio, el casco tiene un peso de 1,4 kg, además de contar con niveles de aislamiento térmico y acústico de última generación. Se pondrá a la venta a través de Kickstarter en noviembre a un precio de 499 euros, que se elevará hasta los 799 euros en el caso del MC1 PRO, que cuenta con características premium. Este modelo está fabricado en fibra de carbono y cuenta con mejoras como la resolución de la cámara, que llega a 4K. Puedes encontrar más información en la página web de Livall.

TE INTERESA VER:
Nuevo HJC i91: el mejor casco modular relación calidad/precio

¿Te SUSCRIBES GRATIS a Motosan.es en la campana ?? ¡SIGUE HACIA ABAJO para ver las ÚLTIMAS NOTICIAS!