Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Todo lo que debes saber sobre el sistema de frenos

3 May. 20 | 22:00
Frenos
Foto: Alejandro Cervilla
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
«Las carreras se ganan en la ultima vuelta« ANGEL NIETO
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

¿Cómo funciona el sistema de frenado? ¿Qué piezas lo componen? Pasamos a analizar el sistema de frenos para comprender su importancia y funcionamiento.

La moto representa a día de hoy uno de los medios de transporte más prácticos y económicos. En la actualidad conducir una moto se hace con mayor responsabilidad, comparados con unos años atrás. Gracias a los avances tecnológicos de estos últimos años, las motos se han vuelto más seguras y fiables, aún así representan un mayor riesgo comparado con otros medios de transporte. Los moteros somos conscientes de ello y cada vez vamos más protegidos a través de equipamiento como son las botas, guantes, monos de cordura o cuero y casco. Pero buscamos que no sea necesario tener que darle un uso «excesivo», por eso confiamos en el sistema de frenado de nuestra moto que, unido a unos buenos neumáticos, nos salvarán de más de un susto.

Primeros sistemas de frenado

Como todos sabemos, los frenos de la moto aplican la fuerza en diferente proporción, siendo un 70% de fuerza el freno delantero y un 30% el trasero. Por tanto, el sistema de frenado delantero tendrá mejores características que el trasero, al tener que soportar mayor carga de frenado. El sistema de frenos ha ido evolucionando durante los años. Los primeros frenos que aparecieron fueron similares a los frenos de bicicleta. Se montaba sólo en la rueda delantera e incluía una zapata de goma que al apretarlo hacía fricción sobre la llanta. Este sistema era muy poco eficaz y más que parar la moto, hacía que se minorara la velocidad.

Poco después aparecieron los frenos de tambor, también conocidos como frenos de expansión interna, ya que su funcionamiento consiste en una zapata interna que se expande hasta friccionar con las paredes internas de un tambor alrededor del eje de la rueda. Hacía su funcionamiento pero la fricción de la zapata con la superficie interior del tambor aumentaba bastante su temperatura. Esto hacía que la eficacia de frenado disminuyera, por lo que las empresas de freno diseñaron los tambores ventilados. A día de hoy, sigue siendo un sistema que se utiliza en algunas motocicletas, sobre todo en los scooters de baja cilindrada.

Freno de tambor, frenos
Foto: Honda

Frenos de disco, el sistema actual

En la década de los 60 se empezó a desarrollar un nuevo sistema de frenado mucho más eficaz que los anteriores. El sistema de componía de un plato de acero sujeto a una maza que gira con la llanta. Cuando se acciona la bomba hidráulica a través de la manilla de freno, se acciona el pistón que mueve las pastillas contra el disco, reduciendo así la velocidad de la moto. Todo esto está conectado mediante unos latiguillos de goma o trenzado metálico. Honda fue la primera marca en introducirlo en una moto de gran cilindrada.

Este sistema solucionaba el problema del sobrecalentamiento del freno de tambor y no perdía rendimiento. Los primeros sistemas ofrecían buen rendimiento en asfalto seco, pero tenían carencias en condiciones de lluvia. A finales de los 80 se lanzó la primera moto de serie dotada de frenos de disco con sistema ABS, una mejora que a día de hoy es obligatoria en los modelos de nueva fabricación.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Chaleco Motoairbag MAB V3: La seguridad es lo primero

Tipos de disco de frenos

El sistema de discos de frenos ha sufrido una evolución constante desde su lanzamiento. El diseño de los discos de freno perforados está pensado para disipar mejor el calor. Existen dos tipos de discos de frenos: Los convencionales, que están fijados directamente a la llanta; y los discos flotantes, con una parte central fija y una parte exterior flotante. Los discos flotantes permite cierto juego lateral y axial que beneficia la adaptación del disco con la pastilla de freno, haciendo que la frenada sea más segura y el desgaste de las pastillas sea más homogéneo.

Disco de freno
Foto: Alejandro Cervilla

El funcionamiento del sistema de frenado también dependerá del tipo de pistón. Las pinzas fijas van asociadas comúnmente a un sistema de pistón compuesto. Este sistema consiste en que los pistones situados a ambos lados del disco se desplazan, empujando las pastillas contra el disco. Mejora la respuesta y la ventilación del disco. Por otro lado, está el sistema de pistón único, asociado al disco flotante. Aquí es un solo pistón el que empuja la pastilla contra el disco, y la fuerza de reacción desplaza la pinza para que la pastilla opuesta entre en contacto con el disco. Existen también pinzas de anclaje radial, más rígidas, que permiten conseguir un frenado más potente y consistente.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Chaleco Motoairbag MAB V3: La seguridad es lo primero

La mayoría de motos de gran cilindrada emplean en los frenos delanteros doble disco de acero con pinzas de cuatro pistones. Las motos de baja-media cilindrada suelen emplear este sistema en la frenada delantera, mientras que en la trasera se usa el freno de tambor, ya que las velocidades y las condiciones serán menos exigentes. Los sistemas de freno suelen actuar de manera independiente según acciones el delantero o el trasero, pero existen modelos que frenan ambas ruedas a la vez, lo que se denomina frenada combinada.

Elementos del sistema de frenado

Lo principal que tenemos que ver es que el líquido de freno llegue correctamente al sistema de frenado. Si esto no va, no tendremos forma de parar la moto con seguridad. Como ya hablamos hace unos meses, el líquido es el instrumento fundamental y básico del sistema de frenado.

Posteriormente debemos tener unos latiguillos de buena calidad que ofrezcan un buen caudal de líquido de frenos. Las motos de serie montan latiguillos sintéticos o kevlar, eficaces pero existe la posibilidad de que pierda capacidad de frenado si se sobrecargan. Además, el material del que está hecho tiene poca resistencia a los rayos ultravioleta del sol. La otra opción son los más que conocidos latiguillos metálicos, generalmente fabricados en acero inoxidable y aluminio. Estos latiguillos no se dilatan, por lo que nunca se pierde capacidad de frenado. Son ideales para motos de circuito o deportivas. El único pero que tienen es que sufren con la humedad y la lluvia.

Pastilla de freno
Foto: Brembo

Con las pastillas de freno pasa lo mismo. Es el elemento más próximo al disco y el que hace que la frenada sea lo más eficaz posible. Debemos tener en cuenta que su correcto mantenimiento alargará también la vida del disco de freno, ya que si desgastamos demasiado la pastilla o no las cambiamos a tiempo, podemos rallar el disco o deformarlo. Las pastillas se clasifican en orgánicas o sinterizadas. Estas últimas están compuestas por polvos metálicos, unidos entre sí mediante un proceso de sinterización sin aglomeraciones. Se le añaden lubricantes al compuesto para garantizar una frenada constante y sin tirones. Las orgánicas por su parte, se componen principalmente de resinas aglutinantes. Dentro de esta últimas se incluyen también las pastillas carbocerámicas o carbo-tech, diseñadas específicamente para circuito.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Chaleco Motoairbag MAB V3: La seguridad es lo primero

Eligiendo las pastillas correctas nos aseguraremos el máximo rendimiento de los frenos, algo que dependerá del uso que vayamos a hacer de nuestras motos. Es más común montar unas pastillas sinterizadas en las motos de calle debido a que el uso de los frenos es menor y sufren menos estrés. En las motos de competición se suelen utilizar materiales más resistentes a las altas temperaturas, aunque su duración es inferior a una convencional. Cada fabricante nos ofrecerá unas pastillas lo más acorde posible a nuestra moto, pero está en nosotros elegir el tipo de pastillas que terminaremos montando.

Disco de freno
Foto: Brembo

Con respecto al disco de freno, tal como se hacía desde su creación, la mayoría están realizados en acero. Los primeros discos de freno eran de acero macizo, pero hoy en día todos los fabricantes montan discos de freno de acero ventilado, para reducir el exceso de temperatura. Desde los años 80, en la alta competición se utilizan discos de carbono. Su rendimiento es muy superior a los de acero, pero necesitan de una alta temperatura para su óptimo funcionamiento. Se recurren a protectores aerodinámicos para minimizar el efecto refrigerante que genera la velocidad y para poder utilizarlos tanto en seco como en mojado.

Los frenos en el día a día

Actualmente y como indicábamos al principio del artículo, se obliga a montar sistemas de frenado provisto de ABS en la mayoría de motos. Este sistema ayuda a tener una mayor eficiencia de frenada si tienes la suficiente anticipación y evitará que en caso de una frenada brusca se bloquee la rueda delantera y nos vayamos al suelo.

Por otro lado, tenemos que darle un buen mantenimiento al sistema de frenado. Si tus frenos suenan demasiado al accionarlos, puede ser por varios motivos. Puede ocurrir que las pastillas de freno estén llegando al final de su vida útil. O puede deberse al mal estado de los discos, una excesiva suciedad acumulada en el sistema o por un uso abusivo de los frenos. Para la suciedad, existen diversos productos que nos ayudarán a mantener los discos como el primer día. Eso y ser precavidos con su uso.

Más MOTOS en Motosan.es… Suscríbete en la campanita, ¡ES GRATIS!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!