Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

PRUEBA | BMW ninet, el diablo está en los detalles

24 Mar. 22 | 16:00
Foto: Toni Guerrero - Motosan
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!

A finales del 2013 y en plena fiebre por las café racers, BMW presentó la BMW R nineT, una naked de aire retro, con motor bóxer, dispuesta a ser personalizada por cada propietario.

Además de satisfacer la demanda de todos esos clientes que buscaban una moto con la imagen de moto clásica pero con las ventajas de moto moderna, se rendía homenaje a los 90 años de BMW Motorrad. Tras todos estos año en el mercado la BMW R nineT sigue siendo un objeto de deseo para los que buscan una moto naked cargada de personalidad, de carácter.

Reconozco que me une a la BMW R nineT un bonito vínculo de, en primer lugar admiración por el hecho de que BMW lanzara un proyecto así hace más de 9 años y en segundo lugar por tener en mi garaje una. Por eso no puedo tener más ganas de volver a ponerme tras el manillar de esta BMW R nineT 2022.

Foto: Toni Guerrero

La sorpresa es que esta unidad no es precisamente una BMW R NineT normal, ya que es todo un escaparate de las opciones de personalización de la marca, en especial un bonito acabado para el depósito opcional que, creedme, hará que la nineT pase aún menos desapercibida.

Sólo hay que hacer el ejercicio de aparcarla en la calle y esperar cerca para ver como multitud de transeúntes se paran y la fotografían, sin olvidar a todos aquellos que te levantan el pulgar en los semáforos o los que te dan la enhorabuena por la moto mientras aparcas y te desabrochas el casco. Imposible pasar desapercibido.

Foto: Toni Guerrero

Nueva combinación

Por el 2019 BMW presentó las novedades del catálogo de BMW Motorrad y entre estas novedades apareció una nueva combinación de colores opcional para la BMW R nineT, una “Opción 719” que hoy viste nuestra moto con un toque muy BMW M y un acabado excelente.

Esta nueva combinación opcional requiere de un desembolso adicional, pero todo ello con un acabado exquisito, en aluminio fresado. Sí, es una opción cara y podemos vivir perfectamente sin ella pero ya sabemos que el diablo está en los detalles.

Foto: Toni Guerrero

El depósito es el absoluto protagonista de la BMW R nineT, sea con esta combinación o con el color negro de serie. Este depósito forma el eje central del diseño de la moto, continuado por un asiento recto de dos plazas en el caso de nuestra unidad o bien la posibilidad de montar un asiento monoplaza con un colín de diseño muy clásico.

Además de este conjunto de depósito y sillín debemos mencionar un faro redondo tan sencillo como atractivo, la doble salida de escape y las llantas clásicas de radios de 17 pulgadas, todo elaborado con un alto grado de calidad, transmitiendo no sólo una imagen contundente sino también una imagen sofisticada. Es un producto muy mimado y esto se nota.

Elementos únicos

La horquilla invertida de esta versión, dorada, también le da más empaque y contribuye en el aspecto de esta moto, siendo el rasgo con el que más rápidamente diferenciaremos a una nineT de una más espartana como la nineT Pure u otro de los modelos.

Foto: Toni Guerrero

Su instrumentación queda en mano de una sencilla pareja de esferas analógicas con dos pequeños display digitales, con la información justa y de nuevo con aires retro. En estas pantallas podemos ver información como el cuentakilómetros total y parcial, el consumo medio, el consumo instantáneo, la temperatura del motor, la hora o la fecha. Para mí es el punto más crítico de la NineT no por su diseño, que está fenomenal, sino porque quizá se podría haber evolucionado el concepto para integrar en un diseño semejante, una interfaz más moderna y más funciones e información. Por pedir que no quede.

La BMW R nineT está articulada alrededor de un chasis que en su momento era de nuevo desarrollo, no está compartido con otro modelo de la marca, como podría ser la BMW R 1250 R. Este bastidor está conformado por un conjunto de tubos entramados de acero, un chasis tipo trellis, que es suma a un subchasis rápidamente desmontable para adoptar una configuración monoplaza.

Foto: Toni Guerrero

Frenos Brembo

Para la ocasión BMW ha recurrido a una horquilla invertida en lugar del característico Telelever, corriendo al cargo del eje trasero un monobrazo Paralever. Esta horquilla invertida es de 46mm y tanto la suspensión delantera como la trasera nos ofrecen un recorrido de 120mm.

El equipo de frenos está firmado por Brembo, con un doble disco delantero de 320mm accionado por pinzas radiales de 4 pistones y un freno trasero de 265mm accionado por una pinza flotante de doble pistón. Sus llantas de aleación de 17 pulgadas cuentan con una medida de neumático de 120/70 en el eje delantero y de 180/55 en el tren trasero.

Foto: Toni Guerrero

El motor de la BMW R nineT es un bóxer bicilíndrico refrigerado por aire y aceite que con un cubicaje de 1.170cc desarrolla una potencia de 109 CV a 7.750 rpm, con un contundente par de 116 Nm a 6.000 rpm. El “aparato respiratorio” de este propulsor de dos cilindros culmina en un doble escape por un lateral que ahonda en el diseño clásico de la marca y que está firmado, para nuestro deleite, por Akrapovic.

Un potente motor

Al ponerla en marcha el conjunto del motor bóxer y el escape Akrapovic emana un sonido muy muy bonito, cargado de personalidad, ronco, grave y con cierto componente clásico. Una melodía que invita a hacer el gamberro, a retener llegando a los semáforos o curvas, en definitiva, a no pasar desapercibido.

Tras arrancarla y deleitarnos con semejante banda sonora un golpe de gas al montarnos nos deja con esa peculiar oscilación del motor bóxer, un balanceo que no tiene demasiado que ver con el que se puede percibir en la última hornada de motos de la marca, en una BMW R 1250 R por ejemplo, y una vez estamos ya fijados en nuestra posición de conducción nos encontramos con un asiento en el que quizá podríamos pedir un mullido mayor pero que en general nos proporciona una buena posición de conducción, cómoda, con los brazos extendidos de una forma natural y sin forzar la posición de nuestro tronco.

Foto: Toni Guerrero

En movimiento la BMW R nineT sorprende respecto al resto de integrantes de la gama nineT por una horquilla delantera que ofrece un mayor aplomo en curva, tanto frenando y atacando el vértice como dando gas a la salida. La moto transmite en una conducción deportiva una mayor confianza, más estabilidad y un comportamiento más eficaz, es notable la mejoría, aunque también hay que reconocerle a las Urban G/S y Scrambler que su suspensión más blanda permite alguna incursión por caminos con mayor comodidad, como también se siente ligeramente más confortable en ciudad, sin que la horquilla invertida de la nineT “pata negra” sea tampoco incómoda.

Sin grandes vibraciones

Con una dirección ligera, rápida y precisa la BMW R nineT puede acusar en cambios rápidos de dirección algo más de corpulencia de la que me gustaría, algo que rápidamente se olvida al abrir gas y encontrarte con la respuesta de ese motor bóxer muy generoso en la parte baja y muy utilizable a medio régimen, con bastante par disponible en un régimen que nos pide que no estiremos, que no juguemos en una parte alta del cuentarrevoluciones que rompería incluso con la filosofía de esta moto.

Foto: Toni Guerrero

A esta respuesta vigorosa del motor bicilíndrico hay que sumarle un tacto dulce del cambio, sin brusquedades, sin sobresaltos y un equipo de frenos que también me ha parecido digno de elogio, deteniendo con eficacia a la nineT y con un buen tacto.

Por lo tanto a la respuesta ya conocida del propulsor en el resto de opciones de la gama nineT que había tenido la oportunidad de probar en los últimos años, hay que sumarle un tren delantero mucho más comprometido con una dinámica más animada en carreteras secundarias, con más aplomo a la hora de encarar las curvas, dando una estabilidad adicional a la hora de abandonarlas y con un tarado también cómodo para ciudad, aunque como contrapunto no es tan cómoda en este terreno como el de las Pure, Scrambler o Urban G/S.

En autopista tenemos un motor que no vibra en exceso y evidentemente más que capaz de llevarnos a ritmos altos lo que sumado a una posición cómoda nos puede llevar a plantearnos hacer un viaje con esta moto. La mala noticia es la falta de protección aerodinámica pero la mencionada posición de conducción mitiga bastante sus efectos siempre y cuando no alcemos el vuelo demasiado por encima de los límites legales de la vía.

Foto: Toni Guerrero

Su terreno, de forma además muy clara, son las carreteras secundarias y la ciudad. La jungla urbana es su terreno favorito, con un buen nivel de maniobrabilidad a pesar de que se siente una moto grande dentro de su segmento y su motor transmite algo de calor a nuestras piernas. En carreteras secundarias la experiencia es muy muy divertida, por sonido, por la respuesta del motor, por la posición de conducción….

Poniendo a prueba el espacio destinado al acompañante nos encontramos con que las estriberas no ofrecen todo el agarre que nos gustaría, por materiales y superficie, algo que también ocurre, en el puesto del conductor. Además, se puede echar en falta algo más de espacio, algo más de mullido y quizá un asidero… Pero bien oculto claro, que no queremos romper el diseño de la NineT.

Foto: Toni Guerrero

Sin duda es una moto muy equilibrada, que permite cierta conducción deportiva, que no es incómoda y a la que es fácil adaptarse. Con un incombustible motor dispuesto siempre a ofrecerte una buena respuesta en todas las circunstancias.

Equipamiento: Casco Shoei, Chaqueta, Pantalones y Guantes Fuel Motorcycles

SUSCRIBETE GRATIS a Motosan.es en la campanita y DEJA TU OPINIÓN debajo en los comentarios

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!