Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

PRUEBA | CFMoto X-700, una neo-retro muy completa

11 Ago. 22 | 16:00
Foto: Toni Guerrero

Es por lejos el mejor producto de origen chino que hemos probado, tanto sea por su calidad general como por su funcionamiento.

La X-700 se trata de uno de los últimos desarrollos de CFMoto y se nota. Basta con solo observar la calidad de pintura, fabricación, materiales en general y tornillería, y se advierte que estamos ante una nueva era de CFMoto. Primeras marcas como Bosch, Continental, J.Juan, Kayaba, etc. equipan con sus componentes a esta neo-retro, que además cumple con la última normativa de emisiones Euro5.

Foto: Toni Guerrero

Al día de hoy, esta X-700 es por lejos el mejor producto de origen chino que hemos probado, tanto sea por su calidad general como por su funcionamiento, el cual le otorga las credenciales necesarias para medirse de igual a igual con modelos de cualquiera de las primeras marcas tradicionales. Al margen de lo que nos pueda gustar o no esta tendencia neo-retro que está tan de moda, es innegable lo lograda que está esta moto en el plano estético, es bellísima por donde se la mire.

La combinación cromática entre blanco negro y el toque fluor, son los grandes protagonistas en la estética de esta moto. A su vez, las tapas laterales del depósito que se encuentran enmarcadas por el mismísimo chasis, son toda una seña de identidad para el modelo. Detalles con la X de la denominación del modelo, se encuentran por toda la silueta de esta neo-retro, pero siempre sin caer en algo ordinario o recargado.

Foto: Toni Guerrero

Los detalles no terminan solo en lo estético, ya que el equipamiento de esta X-700 es muy completo y hasta sobrado para su categoría. Desde luego la iluminación es full LED, con un faro delantero circular (con la DRL formando una X como marco) para evocar un poco a lo clásico, y un trasero (que al iluminarse forma una H) totalmente integrado al moderno colín corto y ascendente, este último todo un rasgo muy personal del modelo.

Con un diseño indiscutidamente europeo, lo primero que notamos al subirnos a la X-700 es lo compacto del conjunto, realmente no parece que estemos a bordo de una 700, con una altura de asiento de solo 800 mm que posibilitará que cualquiera llegue a pisar con firmeza el suelo. Ya que nombramos el asiento, es perfecto: por tamaño, mullido y calidad de su tapizado. Un poco marcado por el estilo, donde el diseño manda y algunas veces prima por sobre lo funcional, la plaza del pasajero es prácticamente testimonial: pequeña y sin asas de sujeción.

ARTÍCULO RELACIONADO:  PRUEBA | CF MOTO 300NK, nacida para triunfar

Volviendo al piloto, la posición de manejo en esta X-700 resulta muy cómoda y erguida gracias a un manillar bastante ancho y de gran curvatura que elevan y acercan los puños. La posición de las estriberas es bastante particular, ya que se encuentra algo más avanzada que en otros modelos de la categoría, cosa que beneficia en una menor flexión de las piernas.

Frente a nosotros nos encontramos con un instrumental LCD monocromático, pero enmarcado en un faro redondo para darle ese aspecto vintage que tanto se busca en estos modelos. La información está toda y es fácil de leer, siendo la única crítica el tener que cambiar las funciones del ordenador de a bordo mediante 2 botones en el mismo instrumental y no desde la piña izquierda, lo que hubiese sido lo ideal. A la información básica y esperada, se le suman datos de: consumo instantáneo y promedio, voltímetro, temperatura de refrigerante, etc.

Los comandos en las piñas se ven exactamente igual a los que usa una reconocida marca alemana, de muy buen tacto y funcionamiento. Entre ellos se destaca el de los intermitentes y los encargados del control crucero. Sí, tiene control de velocidad crucero, algo totalmente inédito para una moto de este estilo. Ah, otra cosa, los intermitentes son autocancelables. Los espejos son redondos, como corresponde en una moto que se inspira en lo clásico. Otro detalle presente en la X-700 es la regulación en distancia de ambas manetas.

Foto: Toni Guerrero

En modo Sport, donde esta X-700 entrega todo de sí y de la manera más directa, hemos podido corroborar una velocidad máxima que se acercó a una retirada de carnet y varios puntos, (siempre en un ambiente seguro y controlado), tengamos en cuenta que a velocidades mayores de 120 km/h la nula protección aerodinámica juega un papel fundamental a la hora de poder mantener estos ritmos de forma sostenida.

El motor que mueve a esta X-700 es un bloque bicilíndrico de patente Kawasaki que CFMoto solo utiliza con estas cotas para este modelo, por ahora. Se trata de un bicilíndrico en paralelo de 693 cc, DOHC de 4 válvulas por cilindro, inyección electrónica Bosch y refrigeración líquida, que incorpora acelerador electrónico. El mismo se asocia a una caja de 6 marchas mediante un embrague anti-rebote, otra de las novedades que se asocia a este bloque redimensionado.

ARTÍCULO RELACIONADO:  PRUEBA | CF MOTO 300NK, nacida para triunfar

Según ficha técnica, entrega una potencia de 74 CV a 8.500 rpm y un par máximo de 68 Nm a 6.500 rpm, cifras que ya no son una pasada y que la posicionan en las mismas prestaciones que entregan los bicilíndricos japoneses de entre 650 y 700 cc. La X-700 es una moto que se siente muy viva en todo el rango de revoluciones, pudiendo remontar con fuerza incluso a bajas rpm en marchas largas, aunque su punto más enérgico lo encuentra entre las 6.000 y 9.000 vueltas de motor.

Foto: Toni Guerrero

Si nos ponemos exigentes, podemos advertir algunas vibraciones en la X-700, pero nada grave. Es un motor muy llevadero para pasear (más ahora con el acelerador electrónico) y que se puede disfrutar (y mucho) en un manejo deportivo, donde seremos permanentemente incentivados por el sonido de su escape.

Además del mencionado control de velocidad crucero, esta X-700 cuenta con dos mapas de potencia de motor (Eco y Sport), fácilmente seleccionables desde la piña izquierda y sin necesidad de cortar gas para activarlos. El fabricante no declara en cuanto merma la potencia en modo ECO, pero es muy evidente la diferencia como así también la progresividad en la entrega, además claro de cómo impacta en el consumo de combustible.

Si bien no es una Adventure o una Touring, los 13 lts de capacidad del depósito saben a poco para una 700. No obstante, con un consumo promedio de 5,5 lts cada 100 kms, es sencillo estirar los repostajes hasta los 200 kms, siempre y cuando seamos cautos con el uso del puño derecho.

Foto: Toni Guerrero

La parte ciclo es de primer nivel y acompaña de muy buena manera las prestaciones del motor en esta X-700. Repasando rápidamente encontramos un bastidor multitubular de acero asociado a un basculante de aluminio, los cuales soportan suspensiones Kayaba. Vale aclarar que el chasis de la X-700 se inspira en el utilizado actualmente por Kawasaki en la Z650, por lo que también prescinde de la suspensión trasera tipo cantiléver, ahora remplazado por un monoamortiguador central.

ARTÍCULO RELACIONADO:  PRUEBA | CF MOTO 300NK, nacida para triunfar

Adelante encontramos una horquilla invertida de 41 mm, con ajustes de precarga, compresión y rebote. Atrás, el monoshock también es ajustable en precarga y rebote, con asistencia por bieletas para sumar progresividad. Un equipamiento de suspensiones que motos de igual segmento y primeras marcas no disponen. Otra particularidad de estas suspensiones de tarado más bien firme, son sus recorridos, con 150 mm para ambos ejes.

Quizá el aspecto a mejorar de esta X-700 sea el peso, con 196 kg en vacío, peso que se siente en las maniobras de parado (más aún por no disponer de asas) o de baja velocidad y no así en movimiento, pareciendo muy ligera una vez iniciada la marcha.

Toda esta parte ciclo se ve coronada por unos Pirelli MT60 RS de aspecto mixto, pero con una clara concepción asfáltica. En cuanto al rodado, se diferencia con un delantero de 18” y un trasero de 17” pero con una pisada de 180 que habla a las claras de las intenciones deportivas de esta neo-retro.

Por último y para cerrar, los frenos de la X-700 quedan a cargo de J.Juan, con un único disco delantero de 320 mm mordido por una pinza de anclaje radial de 4 pistones y uno trasero de 260 mm accionado por una pinza de doble pistón, todo interconectado por latiguillos de acero que aseguran la misma presión del hidráulico en cualquier circunstancia. La seguridad también está firmada por un reconocido fabricante, en este caso por Continental para el ABS de doble canal, que como crítica no permite la desconexión del trasero. El funcionamiento, en general del sistema de frenado, es acorde y suficiente a las prestaciones de la moto, no echándose en falta un segundo disco en la rueda delantera.

Equipamiento: Casco HJC, Chaqueta, Pantalones y Guantes Smook

¿Te SUSCRIBES GRATIS a Motosan.es en la campana 🔔? ¡SIGUE HACIA ABAJO para ver las ÚLTIMAS NOTICIAS!

Powered by:
BOX GALFER
BOX YADEA
ARTÍCULOS DESTACADOS