Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

PRUEBA | Yamaha TMAX, el gran referente

25 Ago. 21 | 16:27
Yamaha
Foto: Valeria Gil
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
“Cuando dedicas tu vida a algo y el sueño se hace realidad, sienta realmente bien“ – NH69
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Por nuestras pruebas han pasado un sinfín de modelos de 2,3 y 4 ruedas. Algunos más lujosos, otros más prácticos y para todos los gustos pero pocas veces hemos tenido algo tan legendario como el nombre del modelo de esta semana, Yamaha TMAX.

Yamaha
Foto: Valeria Gil

Desde su presentación en el año 2000 ha sido la guía en la transformación del concepto de scooter o moto urbana dando un nuevo significado más llamativo e interesante. La gran diferencia del TMAX respecto al resto del mercado era la posición central de su motor, dentro del chasis, ya que habitualmente el motor iba anclado en el basculante de la rueda trasera. Contaba con un motor bicilíndrico de 499 cc y transmisión por cadena (que mas tarde pasaría a ser por correa dentada).

Yamaha
Foto: Valeria Gil

La estética ha ido evolucionando pero ha sido fiel a sus inicios, con un túnel central muy intrusivo y unas líneas de asiento fluidas que ascienden según se acercan a la trasera para dejar un colín más estrecho y agresivo. Por contra, el frontal siempre ha sido voluminoso e incisivo, con dos ópticas en posición baja.
Esta última generación cuenta con unas líneas más refinadas pero igualmente agresivas en su parte frontal y una trasera muy característica con un piloto (en lugar de los dos pilotos de la generación anterior) en forma de T y con tecnología led. También cambia levemente el resto del carenado y cabe destacar la reducción de peso y volumen de su escape para adaptarse a la normativa Euro5.

Yamaha
Foto: Valeria Gil

Tras 20 años de éxito dejan 300.000 unidades vendidas en todo el mundo, y más de dos décadas después sigue siendo el gran referente de las maxiscooter GT.

Prueba en ciudad.

El sitio donde debe demostrar todo lo que vale una gran scooter es en ciudad. Una ciudad que le acoge con los brazos abiertos y que podremos sentirnos cómodos desde el primer instante, el asiento está situado a 800 mm de altura y pese a ser una maxiscooter muy ancha cuenta con un rebaje para que los pies lleguen bien al suelo sin necesidad de arquear mucho las piernas.

Yamaha
Foto: Valeria Gil

 

El asiento es lo suficientemente mullido y tiene una ergonomía que facilita mucho tanto estar parado en un semáforo como recorrer largos trayectos sin sentir fatiga.

El motor de esta TMAX responde de manera contundente y es muy fácil caer en un comportamiento agresivo ya que el acelerador es muy traicionero, siendo muy sensible al más mínimo movimiento por lo que es más difícil de lo que parece llevar un ritmo tranquilo, claramente es un scooter que pide mambo!!!

La normativa Euro5 ha provocado más restricciones para el motor de la TMAX pero Yamaha ha dado la vuelta a la tortilla para mejorar la transmisión, bajar el centro de gravedad para mejorar la maniobrabilidad, elevar el par motor en un 6% y llegar a una potencia máxima de 47,6 caballos.

Yamaha
Foto: Valeria Gil

En ciudad también es de agradecer la ausencia de vibraciones en movimiento, y realmente se nota que los ingenieros de Yamaha han dado mil vueltas al asunto y han conseguido un gran trabajo con una suavidad pasmosa. También se ha mejorado el dato medio de consumo llegando a cifras inferiores a 5 litros, y que ahora nos permitirán hacer unos 300 km antes de repostar si hacemos una conducción tranquila y eficiente.

Prueba en carretera.

Pese a ser un scooter, el TMAX es capaz de mucho. 560 cc y casi 48 cv de potencia para solo 218 kg nos permiten llevar un ritmo endiablado y afrontar trayectos de autovía sin ninguna molestia.
El par de 58 Nm a 5.250 revoluciones facilita mucho las cosas a la hora de incorporarnos a una vía o hacer un adelantamiento, el motor empuje con fuerza desde abajo y no se cansa hasta entradas las 8.000 vueltas.

Yamaha
Foto: Valeria Gil

Si por algún motivo decidimos realizar una ruta por carretera de curvas podremos disfrutar bastante nuevamente gracias al motor, las suspensiones cumplen discretamente y los frenos delanteros de 267 mm y pinza monobloque de cuatro pistones hacen bien su trabajo y la mayor pega sea a la hora de tumbar en curva ya que sus gomas de 15 pulgadas nos impiden ir confiados en la trazada.

El consumo puede situarse en unos 5,5 litros cada 100 km y por lo tanto deberemos repostar cada 250 km. Nada mal para llevar un depósito de 15 litros.

Yamaha
Foto: Valeria Gil

Para viajes largos la postura es buena, sobre todo en las piernas, podremos llevarlas altas , estiradas o recogidas sobre la plataforma y la gran pantalla ajustable eléctricamente es una maravilla que se puede accionar en movimiento y que nos tapará completamente siempre y cuando medas menos de 1,80 m.

Equipamiento: Casco Schuberth, Chaqueta Levior, Guantes Five

SUSCRIBETE GRATIS a Motosan.es en la campanita y DEJA TU OPINIÓN debajo en los comentarios

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!