Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Prueba Royal Enfield Interceptor 650: la nueva era bicilíndrica

26 Abr. 20 | 16:00
FOTO: JESUS.ZS
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
“¿Y si no lo hubiera intentado?“ VR46
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Royal Enfield nos presenta su nuevo modelo, la Interceptor 650, una bicilíndrica con el que el fabricante inglés se vuelve a desmarcar de la competencia cargada de electrónica, volviendo a apostar por la esencia más pura del motociclismo. Nuevo diseño, nuevos componentes y nuevo motor pero fieles al estilo y a la filosofía de siempre.

Aunque una de las características por la que destaca Royal Enfield es por el uso de motores monociclindricos, para esta ocasión, la firma británica abandona su zona de confort al incorporar en su nuevo modelo Interceptor 650 un propulsor twin con el que pretenden reducir las vibraciones a la vez que mejorar la respuesta en el rango bajo-medio de revoluciones.

Esta nueva trayectoria seguida por la marca se amplía también a su modelo Continental. Aunque dichas motos parecen a priori distintas y totalmente diferentes disfrutan de la misma base ya que, en esencia, se trata de la misma pero con diferente finalidad. La Royal Enfield Interceptor 650 es la moto más polivalente, versátil y ergonómica dentro de la nueva gama bicilíndrica. Es por ello por lo que hemos elegido este modelo para realizar nuestra prueba.

ROYAL ENFIELD INTERCEPTOR 650
FOTO: JESUS.ZS

Novedades y características del modelo

La Royal Enfield Interceptor 650 se presenta en varias versiones, aunque sí es cierto que todas ellas conservan la misma parte ciclo, los cambios vienen únicamente definidos por los acabados estéticos, en especial los del depósito de gasolina. Podemos elegir entre la versión estándar sin coste, la Custom y la Chrome que aumenta el coste 200 y 500€ respectivamente a un importe base de 6.200€. A pesar de este aumento, la moto sigue siendo una de las más competitivas en relación calidad precio dentro del mercado de las roadster classic. En este caso, las fotos realizadas, pertenecen a la variante Custom ravishing red cedida por nuestros amigos y compañeros de Box77 motos en Córdoba.

Aunque no se trate de un modelo nuevo, sí que es cierto que la Royal Enfield Interceptor 650 ha sufrido una renovación integral en la que destaca principalmente su nuevo motor y en consecuencia el nuevo chasis y, por supuesto, una estética ligeramente diferente. Dicho motor es un bicilíndrico Twin de 650cc de 8 válvulas, con cigüeñal calado a 270º y refrigerado por aire y aceite capaz de generar 47cv y 52nm y por tanto se adapta a la normativa legal vigente para el A2. En cuanto a la configuración del mapa de potencia, está optimizada para mejorar la respuesta en medios y bajos.

La mejora de este modelo no ha recado únicamente en Royal Enfield. El trabajo de desarrollo y fabricación del chasis ha recaído en Harris Performance, un fabricante británico encargado de preparar motos para el TT de la Isla de Man. Adentrándonos en el diseño del chasis, se mantiene la misma filosofía de doble cuna de acero aunque este ha sido renovado en un 80%, consiguiendo mejorar la resistencia en un 20% con respecto al modelo anterior. Por otra parte, también se ha renovado la cuna del motor, haciendo que sea extraíble e integrada para facilitar montaje y mantenimiento.

ROYAL ENFIELD INTERCEPTOR 650
FOTO: JESUS.ZS

Si por algo se caracteriza Royal Enfield es por la calidad en los detalles y en su equipamiento. De esta forma, y también buscando la mejora en la conducción, la Royal Enfield Interceptor 650 incorpora embrague anti rebote, frenos ByBre (By Brembo) con un disco delantero de 320 mm de diámetro y ABS de la marca Bosch. Por otro lado, ahora las medidas de llanta son más anchas: 100/90-18 (delantera) y 130/70-18 (trasera) que calzan unos neumáticos Pirelli Phantom, un neumático destinado a motos sport clásicas para uso en carretera, con un look vintage combinado con la más avanzada tecnología.

Estéticamente, la Royal Enfield Interceptor 650 apenas ha sufrido transformación y sigue manteniendo la esencia clásica de las versiones anteriores, manillar ancho, estriberas bajas y adelantadas aunque ha sido equipada con un asiento más plano y un depósito más redondeado y se ha aumentado la capacidad hasta los 13,7 litros. Situando el peso final en 202 kg.

Precio y comparación con sus competidoras

Como ya hemos comentado, el precio de la Royal Enfield Interceptor 650 varía según el tipo de acabado, pero el precio de la versión estándar se sitúa en 6.200 €, lo que la hace estar posicionada entre las mejores en el ranking de calidad-precio. Para situarnos en el precio de mercado de las motos estilo roadster classic, la principal competidora sería la marca Moto Guzzi con el modelo V7 III Special (9.944 €) y la V7 Milano (10.049 €). El fabricante inglés Triumph con la T100 (10.900 €) o la Street Twin Street Twin (9.200 €) con mayor potencia ambas o la italiana Ducati con la Scrambler Icon (9.190 €) o la Mach 2.0 (10.450 €). Como podemos ver, el precio de la Royal Enfield Interceptor 650 se sitúa bastante por debajo del PVP del resto de motos del mismo sector, haciendo que sea una moto muy a tener en cuenta en aspectos como la calidad de los componentes, la estética y finalmente su accesibilidad.

Prueba Royal Enfield Interceptor 650 2019

Con el fin de poner a prueba la manejabilidad y polivalencia de la que goza la Royal Enfield Interceptor 650, nos aventuramos a adentrarnos a las vías más complicadas que conocemos que son, sin lugar a dudas, el casco antiguo de Córdoba. La judería. Calles empedradas con un ancho que apenas superan los dos metros y con curvas casi imposibles para cualquier moto.

ROYAL ENFIELD INTERCEPTOR 650
FOTO: JESUS.ZS

Tenemos que decir que todos los calificativos de los que goza esta moto no son infundados, ya que muestra una polivalencia y manejabilidad absoluta debido, en parte, a su distancia entre ejes de 1400mm y 37.5º de ángulo de giro. Ya de entrada la moto resulta realmente cómoda ya que han sabido tratar a la perfección el triángulo ergonómico entre manillar, asiento bajo a 804mm de altura y la posición de las estriberas. Lo que hace que el conductor adopte una posición ergonómica a la vez que ayuda a mejorar las sensaciones de su nuevo chasis y motor.

En cuanto a la instrumentación, obviamente, tenía que ser analógica. Unos relojes que indican velocidad y rango de revoluciones aunque también incorpora una pequeña pantalla LCD donde podemos ver información básica tal y como el parcial, odómetro y combustible. Si es cierto que se echa en falta que indique la hora y, a mi parecer, resulta algo extraño que la velocidad se muestre en el reloj izquierdo cuando la mayoría de motos actuales lo contemplan en la zona derecha.

En cuanto iniciamos la marcha, se agradece enormemente la incorporación de un segundo cilindro al no mostrar apenas vibraciones y traqueteos que predominaban en la versión anterior aunque esto suponga la ruptura con el estilo monocilíndrico de la marca británica. Este nuevo propulsor bicilíndrico hace que la conducción sea más eficiente y que sea posible estirar cada marcha hasta la parte final del tacómetro aunque, como comentábamos anteriormente, no podemos esperar mejoraras significativas de velocidad ya que esta moto está optimizada para dar su mejor respuesta en medios y bajos.

A priori, puede parecer que la cilindrada del motor sea excesiva para dar unos escasos 47cv, pero de esta forma, Royal Enfield, ha conseguido mejorar el par motor, haciendo que el modo de conducción sea muy holgado y logrando un motor polivalente capaz de adaptarse a cualquier tipo de vía, siendo capaz de superar holgadamente los 120km/h en autovía o en el caso contrario, callejear por las carreteras más laberínticas y estrechas del casco antiguo cordobés.

La Royal Enfield Interceptor 650 se muestra contundente en las frenadas, sin duda un acierto la incorporación de Brembo en los componentes de esta moto. Incorpora un disco delantero de 320 mm y una pinza ByBre (By Brembo) asegurando un frenado más que de sobra teniendo en cuenta la potencia de esta moto. Aunque el tacto pueda resultar algo esponjoso, la mordida es efectiva y sin fatiga.

Adentrándonos ya en carreteras más rápidas, la Royal Enfield Interceptor 650 se muestra como una moto completamente nueva y en parte es debido al chasis desarrollado por Harris Performance. El chasis de doble cuna de acero hace que la moto se comporte en curva de manera ágil, sin mostrar excesiva flexibilidad ni rigidez tanto en frenadas como en aceleraciones. Todos estos detalles combinados con unas suspensiones formadas por una horquilla delantera de 41mm de 110mm de recorrido y dos amortiguadores traseros de 88mm de recorrido y ajuste de precarga en 5 posiciones, proporcionan una conducción suave y efectiva en todas las situaciones posibles y apuesta segura para noveles y por supuesto, para los amantes de las clásicas.

ROYAL ENFIELD INTERCEPTOR 650
FOTO: JESUS.ZS

Conclusiones finales

La Royal Enfield Interceptor 650 es la renovación de la gama roadster de la firma británica. La incorporación del nuevo motor bicilíndrico con un calado a 270º es capaz de ofrecer las mismas sensaciones que un motor en V. Todas estas novedades hacen que la moto mejore enormemente en aspectos donde antes no eran tan efectivas, y lo mejor de todo, sin renunciar al encanto de la marca, donde prevalece la conducción fácil, divertida y sencilla.

La Royal Enfield Interceptor 650 es una de las pocas motos roadster capaz de hacer disfrutar tanto a noveles como a los amantes de las clásicas. Cómoda, entretenida, alejada de la electrónica excesiva y con el encanto que solo el fabricante británico Royal Enfield es capaz de dar a cada una de sus motos.

Una vez más dar las gracias a Box77 motos en Córdoba por dejarnos probar una de sus motos, a Jesús.ZS por este impresionante trabajo de fotografía, vídeo y edición y a todas las personas involucradas de manera indirecta en este proyecto. Gracias a todos ellos por su aportación.

Más artículos de motos en Motosan.esSuscríbete en la campana, ¡Es gratis!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!