Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"
SBK

Entrevista a Chaz Davies: «La diferencia la marca Bautista, no Ducati»

7 Abr. 19 | 10:00
Foto: Aruba Ducati
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
«Cuando entra el control de tracción, pierdes potencia y malgastas gasolina«. CS27
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Chaz Davies (Knighton, 1987) es, con 29 victorias, el segundo piloto con más triunfos en Superbikes sin un título mundial. El aplastante dominio de Jonathan Rea le ha apartado de la corona -ha sido subcampeón en 2015, 2017 y 2018-, pero se ha ganado el respeto de rivales y aficionados con su habitual combatividad. Ahora, la llegada de Álvaro Bautista le ha dejado en un segundo plano en Ducati, sufriendo a lomos de una moto con la que su compañero arrasa, mientras él empeora su propio rendimiento de años anteriores.

Pregunta: ¿Cómo valoras la temporada hasta ahora?

Respuesta: Está siendo difícil. La nueva moto tiene mucho potencial, pero me está llevando bastante tiempo comprenderla. Mi compañero de equipo está logrando mejores resultados, así que aún queda mucho trabajo por hacer.

P: Mucha gente cree que tus resultados hasta ahora han estado condicionados por algunos problemas físicos. ¿Es así?

R: No ayuda, eso es evidente. Lo ideal es llegar a la primera carrera pleno de confianza y tras un invierno tranquilo, pero ese no ha sido mi caso. Me han condicionado las lesiones que tuve en diciembre y enero, pero es lo que hay. Siendo sincero, considero que ahora estoy al 100%.

P: Entonces, el problema debe estar en tu adaptación a la moto…

R: Sí, es lo que yo creo. Es un problema de adaptación, no de la moto en sí misma. Por eso se trata de adaptarme yo a la moto y la moto a mí.

P: Los pilotos de Kawasaki y Yamaha creen que la Ducati es la mejor moto de la parrilla. ¿Lo ves así tú también?

R: Es una moto excelente, pero especialmente para Álvaro, que lo está haciendo muy bien. Es el único piloto de Ducati que está ganando en estos momentos. Es muy fácil mirar a la moto, pero es sólo él que va rápido. Si los cuatro primeros en cada carrera fueran de Ducati, sí que podríamos decir que es la mejor moto, pero no es el caso. Es Bautista el que está haciendo la diferencia en estos momentos.

Foto: WSBK

P: ¿Y por qué es tan rápido Bautista? ¿Es posible que sea una moto similar a una MotoGP y por eso se ha adaptado tan fácil?

R: Sí, justo eso creo yo. Él tiene gran experiencia en MotoGP y el motor de esta Ducati es muy parecido al de una MotoGP. La electrónica la controla con mucha naturalidad y con el chasis también está muy gusto, o al menos en los circuitos en que ha corrido hasta ahora. Y además, creo que las actuales gomas de Pirelli son las más similares que hemos tenido nunca a las de MotoGP. Tres o cuatro años atrás, todo habría sido diferente, especialmente en los neumáticos. Está aprendiendo muy rápido, pero también es cierto que es el momento más fácil para haber hecho el cambio.

P: ¿Estos resultados de Bautista te ponen más presión encima de ti?

R: Sinceramente, no estoy pendiente de Álvaro ni de sus resultados. La presión que tengo no es por resultados de Bautista, sino por los míos. Es inútil mirar a tu compañero cuando sabes que no estás dando lo mejor de ti porque la moto no se adapta como te gustaría. Así que la presión que tengo es sacar lo mejor de mí y volver a mi nivel anterior. No es una situación cómoda, aunque estoy contento por el equipo y por los resultados que está logrando Bautista.

P: En los últimos años, sólo Jonathan Rea ha evitado que fueses campeón. ¿Te ha hecho mejor piloto?

R: Por supuesto. He tenido grandes batallas con él y es evidente que aprendes mucho de él sobre técnicas de pilotaje o situaciones de carrera. Como todo el mundo, tiene punto fuertes y débiles, pero siempre he intentado fijarme en las cosas que mejor sabe hacer. Y supongo que él habrá hecho lo mismo conmigo.

P: Mucha gente en el paddock te considera el mejor frenador de la parrilla. ¿De dónde viene esta habilidad?

R: La verdad es que no lo sé. Siempre se me ha dado bien la frenada desde que era mucho más joven. Ya en los años en categorías más pequeñas, cuando no tenía el mejor material ni estaba en equipos de fábrica, vi que debía hacer algo diferente. Y ese fue mi estilo que ahora se ha convertido en mi principal punto fuerte. Y de lo que se trata es de maximizar tus puntos fuertes e intentar ocultar tus debilidades. Por otro lado, cuando era pequeño pasé mucho tiempo entrenando en Supermotard, porque mi padre tenía un circuito que era bastante revirado y en el que yo pasaba muchas horas desarrollando mi pilotaje. Creo que allí aprendí a deslizar con la moto y a quitar estrés a la parte delantera de la moto, y creo que eso se convirtió en un punto fuerte que luego fui desarrollando. Cuando gano carreras, normalmente es pilotando de esta manera.

Foto: Aruba Ducati

P: ¿Has tenido ofertas de MotoGP estos últimos años?

R: No, pero tampoco es algo por lo que yo haya preguntado nunca tampoco.

P: Y tampoco es un objetivo para ti llegar a MotoGP, entiendo.

R: A estas alturas de muy difícil. Sería una buena opción en el momento adecuado pero estoy muy feliz en Superbikes. He sido subcampeón tres veces y me gustaría acabar llevando el número 1 alguna vez.

P: ¿Qué recuerdos tienes de tu etapa en el Mundial de motociclismo, en 125cc y 250cc?

R: Tengo buenos recuerdos especialmente de 2005, cuando corría en 250cc. Estaba en un equipo privado con una moto privada. Los equipos satélites teníamos muchas desventajas, especialmente con los neumáticos, pero aún así hicimos una buena temporada. Tengo buenos recuerdos de 250cc, en esos tres años: 2003, 2004 y 2005. Pero en cambio tengo muy malos recuerdos de mi estancia en 125cc, cuando estuve en una mala situación con un equipo que espero no ver nunca jamás.

P: ¿Qué equipo era?

R: Era el Team Matteoni, en el año 2002. No tenían mucho interés pero Dorna me colocó allí. Ellos podían conseguir más dinero de otros pilotos y querían dos plazas en la parrilla, pero Dorna les dijo que si querían dos motos una debía ser para mí. Y eso les enfadó. Esta situación me abrió los ojos del funcionamiento de este mundo, y tras aquella experiencia pude encontrar un equipo con grandes personas y, sobre todo, con pasión.

P: Hay una famosa foto en la Movistar Cup en la que sales junto a Casey Stoner y otros pilotos. ¿Qué recuerdas de aquella época?

R: Tengo grandes recuerdos de aquel año. Tuve la suerte de tener aquella oportunidad porque hice unas pruebas en el 2000 en Jerez. Era una carrera del CEV y sólo tenía esa oportunidad para hacer la temporada 2001 con el equipo Movistar. Y la verdad es que en aquel momento yo no estaba preparado: no conocía el circuito y estaba un poco perdido. Pero era la última oportunidad para ser escogido y dar un salto de calidad. Y lo cierto es que Alberto Puig, junto a Toni Calvo y también Carmelo Ezpeleta apostaron por mí y pude estar en el equipo de 2001. Casey Stoner y Julián Simón partían con motos de fábrica y los otros seis pilotos lo hacíamos con motos más básicas. Pero no se trataba de estar en el podio, sino de aprender: éramos seis pilotos con las mismas armas y había que ver quién lo hacía mejor. Creo que 2001 fue uno de los años de mi carrera en los que aprendí más, porque el nivel en España es muy alto y los circuitos son muy diferentes a los que hay en Gran Bretaña. Nos lo pasamos bien porque éramos niños que viajaban por el extranjero.

P: ¿Conociste allí a Bautista y a Pedrosa?

R: A Bautista sí, pero a Pedrosa no. Él era un año más mayor y en 2001 ya estaba en el Mundial con Movistar. Dani, Toni [Elías] y Joan [Olivé] estaban por delante nuestra. Recuerdo una carrera bonita con Bautista en el Jarama. Él iba en una moto amarilla, aunque no recuerdo el equipo. No recuerdo quién quedó por delante, porque luchábamos por la séptima plaza, pero era divertido. Fue una buena época. Especialmente el hecho de trabajar con Puig, que es una persona muy exigente pero eso es bueno para los jóvenes. Le respetábamos mucho porque era un piloto que había estado en el Mundial de 500cc. Todos hacíamos todo lo posible para impresionar a Puig y así tener más opciones de llegar al Mundial. Con Alberto tengo una anécdota que me pasó en el Jarama. El jueves, antes del fin de semana, se me acercó y me preguntó cuál creía yo que sería un buen tiempo por vuelta en esta pista. Era un circuito que me encantaba y en el que tenía buen ritmo. Estaba detrás de Stoner y Simón, pero delante del resto de pilotos que llevaban mis mismas piezas. Estaba en el top10 con esa moto, lo cual no era fácil. Y el sábado, tras la clasificación, Alberto se me acercó y me dijo: “¿te sientes a salvo ahora?”. Era su manera de felicitarte, no solía decirte “bien hecho” o algo así.

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!