Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Valentino Rossi: “Ahora podemos competir con los españoles”

7 Dic. 18 | 19:00

El piloto italiano habla sobre el reciente éxito de los pilotos de su Academia tras la carrera de resistencia anual disputada en su rancho.

Entre 2010 y 2016, Italia, la nación con más títulos mundiales en la historia del motociclismo -77-, vivió su mayor sequía de siempre. 7 temporadas sin ver a un italiano coronarse campeón del mundo. 7 años en los que tuvieron que ver, además, cómo España se llevaba 14 de los 21 títulos en juego en ese periodo de tiempo. El país trasalpino, dominador de la primera década del siglo XXI (10 títulos de 27 posibles entre 2001 y 2009) había entregado el trono del motociclismo a otro país mediterráneo.

Muchos pilotos italianos observaban cómo su campeonato nacional, el CIV, que tantos y tantos campeones había forjado en el pasado, no era lo suficientemente competitivo. No tenía los apoyos de la Federación nacional que sí tenía, desde hace varias décadas, el CEV. Y comenzaron a emigrar a España. Siguieron la línea que marcó Casey Stoner, aquel niño australiano que vino a España a crecer como piloto y que tan buenos resultados logró como adulto.

TE INTERESA VER:
Valentino Rossi: "Me gustaría seguir 10 años más, pero todo depende de cómo me sienta"

Además, en 2014 el Campeonato de España de Velocidad, ante esta hornada de pilotos extranjeros que acudían al territorio peninsular, decidió internacionalizarse. Carreras fuera de las fronteras españolas (en Le Mans y Estoril), cambio de término del campeonato -el ganador de la categoría de Moto3, por ejemplo, pasó de llamarse campeón de España a ser campeón del mundo júnior– y muchos pilotos extranjeros, especialmente italianos, compitiendo en el FIM CEV Repsol. De hecho, desde que el campeonato cambiara, dos de sus cinco campeones han sido italianos (Bulega en 2015 y Dalla Porta en 2016).

En este crecimiento exponencial del motociclismo italiano, que ha visto cómo la sequía de títulos se rompía con los éxitos de Morbidelli y Bagnaia en los dos últimos años, ha tenido un peso esencial la figura de Valentino Rossi. El nueve veces campeón del mundo decidió crear, a finales de 2013, un proyecto para jóvenes pilotos italianos que inicialmente tuviera un equipo propio en Moto3 y que posteriormente se ampliara a otro en Moto2.

TE INTERESA VER:
Valentino Rossi: "Me gustaría seguir 10 años más, pero todo depende de cómo me sienta"
Rossi, durante la carrera de resistencia en su rancho. Foto: valentinorossi.com

La idea inicial era que este proyecto sirviera como motivación para Rossi cuando decidiera retirarse, pero lo cierto es que los buenos resultados del italiano en los últimos años han postergado su decisión de abandonar la alta competición y su labor de piloto y de jefe de equipo han coexistido durante un lustro. Un periodo de tiempo suficiente para cortar la sequía de éxitos italianos y amenazar a España con recuperar la hegemonía que no hace mucho Italia disfrutaba.

Nuestro desafío es llevar a los italianos a lo más alto. Tenemos una gran historia detrás, pero en los últimos años todo ha cambiado“, relata Rossi en unas declaraciones a MCN. “Hemos trabajado duro, hemos invertido tiempo, dinero y esfuerzo y ahora parece que podemos luchar por más títulos“, explica el italiano, que lanza un mensaje de cara al futuro: “España sigue siendo la número uno, pero ahora les podemos competir“.

TE INTERESA VER:
Valentino Rossi: "Me gustaría seguir 10 años más, pero todo depende de cómo me sienta"

Uccio Salucci, mano derecha de Rossi en los circuitos y mánager de la Academy desde su creación, asegura que “cuando Valentino creó la Academy, el objetivo no era competir con España, sino recuperar el nivel de la cantera italiana que había hace 20 años. Traer italianos con gran nivel a las carreras es el objetivo y estamos trabajando duro para conseguirlo“.

Una inagotable fuente de talentos

Morbidelli, Bagnaia, Bezzecchi, Marini, Bulega, Baldassarri, Manzi, Migno, Antonelli o Foggia son algunos de los nombres con los que Valentino trabaja semanalmente en su rancho para compartir con ellos su experiencia y servirles de motivación para crecer. “Me ven pelear contra ellos y eso les hace poner un poco más de esfuerzo, les motiva a ir más rápido“, asegura Rossi, que a partir de 2019 compartirá pista en MotoGP con dos de sus pupilos: Franco Morbidelli y Francesco Bagnaia, los dos últimos campeones de Moto2.

TE INTERESA VER:
Valentino Rossi: "Me gustaría seguir 10 años más, pero todo depende de cómo me sienta"

Precisamente Morbidelli afirma que la existencia de la VR46 Academy ha sido esencial en su crecimiento como piloto. “Es como estar en Florencia durante el Renacimiento, siendo un artista, un poeta o un escritor. Valentino es nuestro profesor, que siempre nos ayuda y nos enseña. Nosotros damos el máximo y él nos ayuda desarrollando nuestro talento y habilidades“, explica Morbidelli, quien no sólo compartirá pista con Rossi, sino también fábrica, pues Morbido llevará una Yamaha satélite a partir de 2019, enrolado en el equipo patrocinado por Petronas.

Rossi y Morbidelli, durante la temporada 2017. Foto: MotoGP.com

Rossi es pura pasión“, admite Morbidelli, que entrena con él en cada semana que no hay Gran Premio. “Tiene más ganas de competir que nadie y sabe cómo mantenerse rápido. Pero sabe también pasarlo bien, y eso es lo primero que aprendes de él. Te ayuda a que tú seas rápido como él“, explica el italiano, que se convirtió en 2017 en el primer piloto salido de la Academy en ganar un Mundial.

TE INTERESA VER:
Valentino Rossi: "Me gustaría seguir 10 años más, pero todo depende de cómo me sienta"

Marco Bezzecchi, tercer clasificado en Moto3 la pasada temporada y principal rival de Martín en su camino a la corona, explica que Rossi le invitó a su rancho tras su primera carrera en el Mundial. “Él ha sido siempre mi ídolo desde que yo era muy pequeño. Cuando entrené por primera vez con él y estaba a su alrededor, estaba muy nervioso. Pero verle cada día convirtió en esta situación en normal y ahora puedo disfrutarla“, explica Bezzecchi.

Sin embargo, aunque a simple vista parezca que la creación de este proyecto haya ayudado sólo a los jóvenes talentos, también le ha servido Rossi. “Entrenar cada día solo es muy duro, así que empecé hace diez años con pocas personas (Marco Simoncelli y Mattia Pasini fueron sus primeros invitados), y fue más desafiante y divertido. Ahora cada día somos 10 o 15 pilotos, así que ya te puedes imaginar lo divertido que es“, relata Rossi, que a la vez admite: “Si existiera el rancho pero no tuviera los pilotos de la Academy, podría ser rápido en cada vuelta pero no mejoraría“.

TE INTERESA VER:
Valentino Rossi: "Me gustaría seguir 10 años más, pero todo depende de cómo me sienta"