Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Kaito Toba devuelve a Japón a su lugar

11 Mar. 19 | 11:00
Foto: MotoGP

El piloto de Honda logró en Qatar la primera victoria de un nipón en la categoría pequeña desde el triunfo de Koyama en el Gran Premio de Catalunya 2007.

El 10 de junio de 2007, George Bush era presidente de Estados Unidos, José Luis Rodríguez Zapatero completaba su primera legislatura en España, Fabio Capello y Frank Rijkaard entrenaban al Real Madrid y al Barça respectivamente y Colin Edwards era piloto oficial de Yamaha. Parece todo muy lejano, pero aquel 10 de junio de 2007, además, un japonés ganaba una carrera de 125cc. Era Tomoyoshi Koyama, que superaba por unas milésimas a Gabor Talmacsi y Randy Krummenacher en la meta del Circuit de Barcelona-Catalunya. Han debido pasar 12 años más para ver a un nipón ganar una carrera de la categoría pequeña.

TE INTERESA VER:
Las Moto3 más rápidas en Jerez que la Honda 500cc 2T en 2001

En este caso ha sido Kaito Toba, una joven perla asiática que hasta el día de hoy sólo tenía un sexto puesto, precisamente en Catalunya, como mejor actuación en el Mundial. Ganador de la primera edición de la Asia Talent Cup en 2014 y con algunas victorias tanto en la Red Bull Rookies Cup como en el FIM CEV Repsol, nadie esperaba tal pico de forma tras unos decepcionantes dos primeros años en el Mundial. De hecho, en dos temporadas, Toba apenas había sumado 44 puntos en total. Hoy, de golpe, ha conseguido 25.

Toba recibe la felicitación de Dalla Porta. Foto: motogp.com

Japón es una nación de tremenda tradición motociclística, pero a la que, en las últimas décadas, la tragedia le ha perseguido, con los fallecimientos de dos de sus grandes promesas, como Daijiro Kato y Shoya Tomizawa. Y sobre todo, con una gran historia en la categoría pequeña. Tras las dos grandes superpotencias -Italia y España- Japón es, con 77 victorias, el tercer país con más triunfos en 125cc o Moto3, incluyendo a dos grandes campeones: Haru Aoki en 1996 y 1997 y Kazuko Sakata en 1995 y 1998.

Pero lo cierto es que desde aquel triunfo de Koyama en Catalunya, hace 12 años, y el posterior título de Hiroshi Aoyama -actual team manager de Toba- en 250cc en 2009, la presencia de japoneses en los puestos de honor en el Mundial ha sido anecdótica. No encontraban un gran relevo a la época dorada de Japón en el Mundial de motociclismo en la década de los 90 y principios de este siglo.

TE INTERESA VER:
Las Moto3 más rápidas en Jerez que la Honda 500cc 2T en 2001
Toba, luchando con Dalla Porta y Canet. Foto: motogp.com

Ante tal necesidad de encontrar nuevos talentos, Honda decidió ponerse manos a la obra, y por ello lanzaron en 2014 una copa de promoción, la Asia Talent Cup, buscando con ello hacer algo similar a lo que en Europa se hace con el FIM CEV Repsol o, en menor medida, con el CIV italiano. Coordinada en sus inicios por Alberto Puig, la ATC vio cómo su primer campeón era precisamente Kaito Toba. Junto a él, otros pilotos japoneses como Ayumu Sasaki, Kazuki Masaki o Ai Ogura han logrado llegar al Mundial utilizando a la Asia Talent Cup como trampolín.

El camino para Japón aún es muy largo, pues pocos consideran a Toba un candidato real al título y los Sasaki, Suzuki, Masaki u Ogura aún están lejos de tener la consistencia necesaria como pelear por los podios en cada Gran Premio, pero todo crecimiento tiene un punto de inflexión. Y este puede ser uno para Japón, un país que vive desesperado en la espera del nuevo Daijiro Kato, o del nuevo Norick Abe. Quizás esta victoria de Toba hará que muchos niños japoneses vuelvan a ilusionarse con el motociclismo. Quizás la llegada del nuevo Kato, o del nuevo Abe, esté más cerca que ayer.