Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Dall’igna busca el límite en el reglamento, como Marc Márquez en la pista

27 Mar. 19 | 22:00
Foto motogp.com

Desde que la MSMA fuera fundada en 1992, la asociación de fabricantes nunca se había enfrentado a una situación tan tensa. Ducati ha forzado al límite, una vez más como pasó con las alas y esta vez parece que hemos llegado a una situación sin retorno.

En la sombra la historia se fue cocinando a fuego lento, pese a que la situación se hizo pública en la madrugada tras la carrera de Catar. Al genio Gigi Dall’igna se le iluminó la “bombillita” cuando vio el dispositivo que Yamaha usó en Valencia 2018 cuya función era evacuar el agua de su neumático trasero. Aquel deflector sólo fue usado en condiciones de lluvia, pero el de Ducati fue más allá. Según palabras del director deportivo, Paolo Ciabatti: “Yamaha usó un sistema muy similar al nuestro, en condiciones de agua, en Valencia. Y no tengo ningún problema en admitir que nos inspiramos en ellos”

Rossi usando un apéndice en el basculante en el #ValenciaGP 2018. Foto motogp.com

Desde que Dall’igna llegase a Ducati en 2014 lo hizo con “carta blanca” para avanzar todo lo posible y devolver a la marca de Borgo Panigale a lo más alto. Pronto empezó apostar por la aerodinámica: las alas. En 2016 llegó a un límite ridículo, abriendo una escalada de inversión por parte de todos los fabricantes que terminó con una regulación severa a partir de 2017. La seguridad fue la excusa usada para prohibirlas, aunque la razón real era otra: las motos eran feas a cambio de gastar más y más. Si la seguridad hubiese sido determinante, hubiesen sido prohibidas de inmediato, sin esperar a final de 2016. Ya sabían que no habría ninguna tragedia que lamentar al no ser el motivo de su prohibición. Y cuando creíamos que el tema se había acabado, Ducati volvió a aparecer con unas nuevas alas que cumplieran el nuevo reglamento. Gigi Dall’igna siempre va al límite y este tema del deflector es sólo otro ejemplo.

TE INTERESA VER:
Puig y la primera impresión de Marc Márquez en Ducati: "Estaba contento, no hay que ser muy listo"

Ocho días antes de la carrera de Catar, Ducati presentó a Danny Aldridge la pieza en cuestión. El director técnico del Mundial autorizó la pieza en base al argumento presentado por la marca italiana, indicando que no se anclaba en el carenado (lo hace sobre el basculante) y que su única función era la de refrigerar el neumático. Aprilia también presentó su propio apéndice pero en cambio fue rechazado. Motivo por el cuál ha encabezado la causa a la que se unieron Suzuki, Honda y KTM. El resto de marcas, excepto Yamaha, han defendido con ingenieros que la pieza tiene una función aerodinámica, ya que incluso tiene tres alas dentro. Por eso denunciaron y después recurrieron la primera resolución, asegurando que va fuera del espíritu de la norma dentro del reglamento pactado dentro de la MSMA para evitar la escalada en la guerra aerodinámica de MotoGP.

Más allá, incluso avisaron a Ducati que en caso de usar la pieza lo denunciarían. Dall’igna confió plenamente en haber encontrado una laguna en el reglamento de MotoGP y que no tendría problema en usarlo. El tiempo de momento le ha dado la razón, pero lleva al campeonato a una nueva dimensión. La guerra fría es clara ya que incluso esperaron a terminar la carrera para denunciar, cuando podían haberlo hecho al finalizar los entrenamientos del sábado. Durante estas últimas décadas de gran cordialidad entre marcas, todos sentados en la mesa del MSMA, nos hemos olvidado de que son grandes rivales. Esto es un campeonato de marcas, más allá que de pilotos y Dall’igna un genio que lleva al límite las reglas. Tal y como antes hicieron Marc Márquez o Valentino Rossi en pista, obligando a tomar decisiones y cambiar el reglamento para cercar lo que era válido y lo que no.

TE INTERESA VER:
ENTREVISTA | Pol Espargaró: "Adaptarse a todas las etapas, como Marc Márquez o Valentino Rossi, es lo admirable"
Marc Marquez (SPA) Repsol Honda Team Honda MotoGP GP Qatar 2019 (Circuit Losail) 8-10.03.2019 photo: Michelin
Foto Michelin

Personalmente creía que la decisión sería salomónica: mantendrían la victoria de Dovizioso pero no permitirían más el uso del deflector para no generar este nuevo camino de generación de costes… ¡Pero han preferido abrir la Caja de Pandora! Olvidé un detalle, era la solución más sencilla y entonces, ¿Para qué tanto tiempo en decidir? Una primera carrera emocionante, salpicada por la polémica. Dovizioso ganó en pista, sí, eso es cierto y hasta Marc Márquez como un caballero la aceptó, pero ¿Cómo ganó? Adelantando con bandera amarilla al inicio de la última vuelta y montando una pieza que el resto de los rivales (excepto Yamaha) no reconocieron como legal. Como consecuencia, a la espera de si se presenta o no reclamación ante al TAS, es que mientras que Ducati entiende que su comportamiento fue totalmente ético, sus rivales tienen claro que tendrán que emplear sus mismas armas a partir de ahora. Y con armas principalmente nos referimos a dinero e ingenieros, algo en lo que Honda va más holgado que el resto.

TE INTERESA VER:
Marini: "Ir a un equipo oficial era mi sueño; ser hermano de Valentino Rossi no cambia nada"

MotoGP debería explicar a todos en base a qué se ha decidido mantener la victoria de Ducati. ¿Es o no una pieza aerodinámica como incluso ingenieros de Fórmula 1 han defendido? Porque si lo es, aunque se ancle en el basculante, está fuera de la norma y la victoria de Dovizioso no debería sumar al marcador. Es lo mismo que si en el fútbol marcas el gol más bonito del mundo pero has dado un empujón a tu rival y encima estabas en fuera de juego, ahí está el VAR para anularlo. Había dos razones para poder anular la victoria de Ducati en Catar, y en cambio ahora sabemos que durante un tiempo estará permitido adelantar con bandera amarilla en la última vuelta y el deflector ha llegado para quedarse.

TE INTERESA VER:
Fonsi Nieto: "Marc Márquez lo pondrá difícil; pero hay que ganar de tú a tú a los mejores"
Foto motogp.com

El enfrentamiento entre las marcas es claro y la única forma de volver a poner todo en su sitio es tomar decisiones en base a la norma. Esa normativa debe adaptarse y ahora ha quedado muy claro que debe ampliarse para tapar las lagunas sacadas a la luz, donde todos las fábricas que forman parte de MotoGP estén de acuerdo con las reglas. Si no, se viene una nueva batalla aerodinámica para continuar la guerra de las alas en lugares insospechados. Quisieron pararla pero sigue muy viva.

La primera carrera fue la antesala de una temporada apasionante, dentro y fuera de pista. Dall’igna ha conseguido hacer una “salvada” en los despachos tras ir más allá del límite con el reglamento, de nuevo busca hacer que la Ducati sea la mejor moto. Por su parte, Marc Márquez aceptó el segundo lugar con una sonrisa ya que sabe que en MotoGP el piloto aún sigue siendo la parte clave de la ecuación y para buscar los límites y el título, hay 18 pistas más que dictarán sentencia.