Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

¿Por qué muchos futbolistas revelan su pasión por las motos después de dejar el deporte?

8 Feb. 24 | 07:00

Los futbolistas suelen mostrar afición por múltiples deportes. Como todo el mundo, tienen intereses más allá de su trabajo en la cancha. Sin embargo, son pocos los que demuestran pasión por el ciclismo o que pueden comprarse motos. Esto no es casual: existe una razón oculta detrás de este fenómeno.

Contratos que prohíben correr en moto

Imagina todo lo que hay detrás de una transferencia de un jugador de élite: millones de dólares, contratos por publicidad, incluso auspicios con algunas de las casas de apuestas con bono de bienvenida sin depósito, que suelen ser las mejores.

Por ese motivo, los contratos que los futbolistas firman con sus clubes son detallados y, en muchos casos, incluyen cláusulas restrictivas que prohíben ciertas actividades fuera del campo de juego.

Entre estas restricciones, se encuentra la participación en deportes o actividades que puedan resultar en lesiones, y aquí es donde entra en escena la prohibición de andar en moto. Se debe al inherente riesgo de accidentes y lesiones graves, se convierte así en una actividad considerada demasiado peligrosa para aquellos cuya salud física es vital para el éxito del equipo.

TE INTERESA VER:
Jordi Torres, en la presentación del Aspar Team de MotoE: "Hay que hacer uso de la tenacidad y no fallar"

El fútbol es un deporte de alto rendimiento que demanda una condición física óptima para asegurar un desempeño sobresaliente. Incluso lesiones menores pueden impactar significativamente la participación de un jugador en los partidos y su rendimiento global.

David Beckham, el hombre de la Harley-Davidson

Un ejemplo notorio de cómo estas restricciones afectan las elecciones de los futbolistas es el caso de David Beckham. Durante sus días como futbolista de élite, Beckham optó por desplazarse en lujosos automóviles, dejando de lado completamente las motos. Esta decisión era comprensible, ya que su contrato incluía una cláusula explícita que prohibía montar en motocicletas.

Sin embargo, tras su retiro del fútbol profesional, Beckham reveló una pasión oculta por las dos ruedas. Ahora disfruta de la libertad de moverse a su manera, explorando California en una Harley-Davidson personalizada. Su amor por las motos se manifiesta en detalles como faros que recuerdan el color de un eclipse lunar, y su atuendo siempre preparado para un paseo en moto, sea con un casco vintage o moderno, con chaqueta de motociclista o un chaleco de jean.

TE INTERESA VER:
Pasini sobre Marc Márquez: "De un ocho veces Campeón del Mundo debería esperarse que ganara, no un Top5"

Zlatan Ibrahimović y su V-Rod

Otro futbolista que ha mostrado su devoción por las motocicletas es Zlatan Ibrahimović. Reconocido por su amor por los vehículos de alto rendimiento, Ibrahimovic ha compartido en sus redes sociales su fascinación por la Harley-Davidson V-Rod. Antes de su retiro en el AC Milan, presentó en Instagram su última adquisición: una versión personalizada de la V-Rod completamente en negro.

Este no es el primer encuentro de Ibrahimovic con las motocicletas; durante su tiempo en el Barcelona en 2009, se conoció su compra de otra V-Rod, específicamente la versión Muscle VRSCF, con varias modificaciones personalizadas que elevaron significativamente su precio inicial. Incluso durante su etapa en Los Ángeles con el Galaxy, compartió videos conduciendo otras motocicletas personalizadas, dejando claro que su amor por las motos es innegable.

TE INTERESA VER:
Ricard Jové: "Bagnaia, Márquez, Bastianini y Martín para mí son los cuatro jinetes del apocalipsis"

Xabi Alonso y su BMW R100 Personalizada

El futbolista Xabi Alonso también se sumó a la lista de aquellos que, tras retirarse, revelan su amor por las motocicletas. Después de su retirada en junio de 2017, Alonso decidió regalarse un capricho que había anhelado durante mucho tiempo: una BMW R100. Antes de su retiro, Alonso ya había dejado entrever su entusiasmo por montar en moto en una entrevista.

Sin perder tiempo, personalizó su BMW R100 en colaboración con el taller madrileño Cafe Racer Dreams. La moto, adquirida por unos 7,000 euros, se transformó en una obra de arte única tras una inversión de alrededor de 15,000 euros en modificaciones que abarcaron desde la suspensión y el manillar hasta los frenos delanteros, las ruedas y el asiento. Este último, elaborado con cuero vegetal proveniente del norte de España, reflejaba el compromiso y la dedicación de Alonso para convertir su sueño de tener una moto personalizada en realidad.