Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Yamaha, los últimos de la clase en MotoGP

11 Mar. 18 | 18:19
Foto: Michelin
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
«When nobody believes in you, believe in yourself«. AE41
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

La centralita única ha dado un giro de 180 grados a la categoría de MotoGP, en la que Yamaha destacaba por ser la moto más equilibrada. Ahora, sin embargo, se han quedado atrás en el trabajo con una electrónica que Honda y Ducati sí han entendido.

Magneti Marelli. Son las dos palabras con las que, seguramente, sueñan todos los que forman el equipo Movistar Yamaha. La marca que desarrolla la centralita electrónica que todas las motos de la categoría reina llevan ha sido el principal obstáculo para los japoneses durante los últimos dos años. En 2018, tras una pretemporada complicada, parece que continúan con el mismo problema.

Ducati es, probablemente, la fábrica con más ventaja en cuanto al aspecto electrónico. Los italianos llevan años trabajando con Magneti Marelli. En ese tiempo han acumulado un valioso conocimiento respecto a la electrónica que ahora emplean todos los equipos. Su implicación con la fábrica de sistemas electrónicos es tal que el desarrollo realizado por Ducati durante años es la base de la actual centralita.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Ezpeleta: "Rossi no se va a quedar en MotoGP a cualquier precio"

El factor diferencial

Honda y Ducati comparten, además, una característica fundamental que Yamaha no tiene: cuentan con un ingeniero especializado en Magneti Marelli. El equipo de Lin Jarvis, en cambio, no tiene a nadie que sea experto en esta materia. La falta de una persona que fije sus esfuerzos en la centralita única parece ser el principal problema de la marca japonesa. Es, además, y según apuntan medios italianos, la razón por la que Valentino Rossi aún no ha renovado.

Foto: motogp.com

En Yamaha saben dónde está el problema, pero parecen incapaces de encontrar la solución definitiva. Para intentar llegar a buen puerto han removido cada tornillo de la M1. La distribución de pesos, el motor, el chasis… todo ha cambiado. Pero la moto, lejos de mejorar, se ha estancado. Ha dejado de ser la máquina más equilibrada de la parrilla para convertirse en un quebradero de cabeza.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Quartararo: "Tenemos un buen ritmo, pero Yamaha no es la moto a batir"

Zarco aviva el fuego

Especialmente, dado el buen rendimiento de Johann Zarco. El francés ha encontrado la combinación perfecta, junto a su pilotaje, con los retales de los últimos tres prototipos de la moto japonesa. Ha unido el chasis de 2018 con el motor 2017 y la aerodinámica 2018. Así, ha conseguido terminar por delante de Rossi y Viñales en dos de los tres test de pretemporada (en Qatar se quedó a menos de una décima del italiano).

Foto: Michelin

Estos resultados agravan la crisis en el equipo oficial, al tiempo que aumenta la presión en torno a la renovación de Il Dottore. A pesar de la petición de Rossi para que su equipo siga los pasos de sus rivales fichando a un experto en eletrónica, esto parece complicado. Silvano Galbusera, jefe de mecánicos del nueve veces campeón del mundo, asegura que si no han dado ya el paso es “porque actualmente no hay nadie disponible con esa experiencia”. Es decir, Honda y Ducati han sido los más listos de la clase. Se han adelantado en una materia clave, relegando a Yamaha a la última fila del aula.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Viñales: "Estoy contento por Pol Espargaró, ojalá vaya fuerte y esté ahí luchando con nosotros"

Pero lo importante no es como se empieza, sino como se acaba. Si Albert Einstein, Charles Chaplin, Alejandro Amenabar o Billy Elliot llegaron a lo más alto sin ser los mejores de la clase, Yamaha puede encontrar el camino que les lleve a entender la lección que tanto les está costando. Aprobar, a veces, es cuestión de clavar los codos y estudiar.

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!