Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Fiabilidad y maltrato: lo que no debes hacer con tu moto

7 Sep. 19 | 17:30
motos de calle
Imagen: Mohuuddin Farooqui
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
«Kevin Schwantz y yo chocamos muchas veces, pero casi nunca sin querer« – WAYNE RAINEY
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

La fiabilidad de tu moto depende directamente del cuidado y del mantenimiento que hagas en ella. Por muy buena fama que tenga un modelo, o una marca, no hay mecánica que resista el maltrato continuado y la falta de atención. Todos los motores se pueden romper, si realmente se pretende hacerlo.

Momento de celebración

Todos hemos asistido a más de algún evento, sobre todo en los grandes premios, donde la exaltación del momento hace estragos en las mecánicas. Los días y noches anteriores a la carrera, muchos aficionados celebran la emoción sobre su montura. Sin querer entrar en juicios de valor sobre lo que cívicamente este bien o mal, hay que reconocer que muchos expresan su euforia maltratando a su más fiel amiga.  Y aunque muchos de ellos nieguen que acelerar el motor en vacío, hasta el corte, durante un buen rato, no es perjudicial, cada vez son más comunes los vídeos en los que vemos motores abiertos como un melón, motos echando a arder, o bielas atravesando el cárter. No neguemos la evidencia. La tolerancia que puede tener un motor al maltrato es limitada. Si este es recurrente, al final se romperá

moto calle
Imagen: Jesús Gutiérrez

Sobre esfuerzo

Hace un tiempo, en un viaje a Marruecos con amigos, nos ocurrió algo que viene al hilo. El viaje lo hicimos con motos trail, monocilíndricas y ya con cierta edad. Una de ellas era una Kawasaki KLR 650, modelo bastante famoso por su robustez. De hecho, en EE.UU. se vendió sin a penas modificaciones en su motor, durante treinta años, hasta 2018. En un momento del viaje, en las proximidades de Merzouga, decidimos entrar un poco en las dunas de la lengua del Sáhara que llegamos a ver. Como ya era medio día, la arena estaba muy caliente y suelta, con lo que las motos se hundían con facilidad. Para poder movernos con algo de soltura, teníamos que pedirles gran parte del potencial de sus motores. Este amigo de la KLR, estuvo divirtiéndose, duna arriba, duna abajo, sacándola hasta el último caballo a su motor, durante bastante rato, mientras el resto nos rendimos rápidamente.

El sobre esfuerzo pasó factura. Durante toda la mañana, la alta temperatura exterior, la poca velocidad y el exceso continuado de revoluciones, dejó mella en el veterano y supuestamente robusto motor. Al comprobar el nivel de aceite esa misma tarde, la KLR que jamás había consumido ni una gota, se bebió un litro entero. Teniendo en cuenta que la capacidad de su cárter es de solo dos litros, consumió la mitad de su capacidad a base de sufrimiento en las dunas marroquíes. Es posible que si la diversión, convertida involuntariamente en maltrato del motor, se hubiera prolongado más tiempo, nos encontrásemos con un desastre mecánico. Después de aquella fatídica mañana, la KLR siempre gastó aceite.


moto, competicion
Imagen: Joe Neric

Altas prestaciones

Si cambiamos de tercio, hablando de motos deportivas, su arquitectura suele estar diseñada para la entrega de potencia a cierto régimen. El uso continuado del motor en ese rango de potencia, a pesar de que en algunos casos sea muy revolucionado, no significa que se le esté dando mal uso. Lógicamente, su desgaste será mayor si siempre funciona ahí. Pero, sin duda, nunca será tan malo como hacerlo girar en vacío continuadamente. Una cosa es llegar al corte de encendido estirando una marcha, ya que el corte llega en un instante en el que rápidamente se cambia a una marcha superior. Pero si revolucionamos el motor en vacío hasta el corte de encendido, constantemente durante bastante rato, los esfuerzos a los que sometemos a los diferentes componentes internos, podrán provocar una avería más que grave. Entendamos que todo motor está pensado para soportar un cierto nivel de estrés. Pero casi ninguno está diseñado para sufrirlo de continuo, si además no se le hace un mantenimiento adecuado.


moto
Imagen: Dominik Lalic

La lista de la compra

Volviendo a esos momentos de celebración y algarabía, quemadas de rueda y cortes de encendido. No nos echemos las manos a la cabeza cuando, semanas después, ocurra alguna avería. Además de los daños internos que podamos provocar al motor, las quemadas de rueda provocan un desgaste prematuro en el embrague, transmisión secundaria y, obviamente, en el neumático quemado. Los caballitos harán mella también en estos mismos componentes, más en los retenes de horquilla y rodamientos de dirección. Los invertidos maltratan también a la dirección y al amortiguador trasero. Si sumamos todo el conjunto de maltratos, durante varias sesiones de descontrol, tu infatigable amiga te pedirá tanto dinero para tenerla al día, que parecerá que los billetes se te escapan por la ventana.

Hazle un favor a tu moto y trátala como se merece. Al fin y al cabo, suele ser tu mejor amiga y una de las cosas con la que más disfrutas en tu vida.

Más motos en Motosan.es… 🔔 Suscríbete en la campana, ¡Es gratis!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!