Gracias por tan extensos e interesantes artículos, Ibon. Como usuario de motocicleta todo el año, es gratificante ver que lo que llevas realizando de forma inconsciente toda tu vida a dos ruedas, aprendido a base de kilómetros y algún que otro susto, tiene una base científica y que, como en esta ocasión, recordar el “por qué” y el “como” nos pueden llevar a ser más seguros y precavidos en el día a día en la jungla del asfalto.
Un saludo.

Responder