Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Entrevista a Sol Álvarez (GRT Yamaha): «Todo es cuestión de amar lo que haces»

6 Dic. 19 | 22:00
Sol Álvarez GRT Yamaha WorldSBK Superbikes MotoFEM
Foto: Sol Álvarez
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
Ana Puerto Editor
«Si crees que eres el mejor, ya no puedes mejorar. Si quieres ser el mejor, siempre debes hacerlo«. VR46
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Sol Álvarez es la coordinadora del GRT Yamaha en WorldSBK, un equipo que debutó en la categoría reina el pasado año y que competía antes en WorldSSP. El 2019 ha sido todo un reto para todo el equipo con dos pilotos campeones del mundo: Marco Melandri y Sandro Cortese. Uno con mucha experiencia a sus espaldas y otro siendo debutante en la clase reina llegando como campeón del Mundial de Supersport en 2018. Sin embargo, tanto Sol como el equipo fueron capaces de superar todas las adversidades y, por supuesto, disfrutar de los buenos momentos.

2020 ya supone otro gran reto para Sol Álvarez ya que tendrá en su equipo a dos pilotos rookies: Federico Caricasulo (actual subcampeón de WorldSSP) y Garrett Gerloff (tercer clasificado del MotoAmerica en 2019). A su vez, hay dos jefes técnicos que se han incorporado al equipo, pero la positividad siempre está presente y la próxima temporada quieren llegar a lo más alto posible.

A lo largo del invierno, en Motosan publicaremos varias entrevistas a mujeres que trabajan en el paddock, ya sea de WorldSBK, MotoGP u otros campeonatos. Porque no solo existen las mujeres que son pilotos, sino que también existen coordinadoras, jefas de prensa, periodistas, paragüeras y otros muchos roles que no tienen la visibilidad que deberían, pues sin su trabajo los equipos no podrían salir adelante.

Sol Álvarez GRT Yamaha WorldSBK WorldSSP Superbikes
Federico Caricasulo en los test de Jerez. Foto: GRT Yamaha
P. ¿Cómo se interesó en entrar en el mundo del motociclismo? ¿Recuerda a qué edad fue?

R. Recuerdo ver algunas carreras de MotoGP con mi padre cuando era pequeña, en la época de las 500cc con Doohan vs. Crivillé, pero no fue hasta que asistí por primera vez a un Gran Premio, en Valencia de 2005, cuando decidí que quería dedicar mi vida a este deporte.

P. ¿Puede contarnos un poco sobre su trabajo en el paddock?

R. Mi trabajo consiste en organizar el día a día de todos los miembros del equipo, es decir, reservo vuelos y hoteles, programo el fin de semana de carreras, los horarios de comidas, entrevistas, eventos, acreditaciones, etc. También me ocupo de mantener actualizadas nuestras redes sociales y la página web oficial del equipo. Y, por si todo eso fuera poco, también soy la responsable de la comunicación con nuestros sponsors y de organizar las actividades de marketing que éstos requieran.

P. ¿De qué forma influye en lo personal este trabajo en el que hay que dedicar tantas horas viajando y en los circuitos?

R. Todo es cuestión de amar lo que haces. También hay que habituarse a no estar nunca en casa, perderse los cumpleaños de tus familiares, no poder quedar cuando te apetece con tus amigos… Al final, cuando trabajas en esto, tu equipo se convierte en tu familia y el paddock en tu ciudad. Los amigos son los que encuentras en el box vecino, y celebras tu propio cumpleaños encima de un avión. Pero no lo cambiaría por nada, porque hoy en día puedo decir que amo mi trabajo, soy feliz y me siento realizada.

P. ¿Cómo fue adaptarse a un deporte que antes era considerado ‘un deporte de hombres’ y que cada vez está teniendo más visibilidad femenina? ¿Ha notado cambios respecto a esto en los últimos años?

R. Al principio fue difícil, sí, pero avanzamos con paso firme. Tenemos que deshacernos de la idea de que es un “mundo de hombres” porque ya no es así. Llevo 11 años dedicando mi vida al motociclismo y sí que he notado un gran cambio. Cada vez somos más mujeres las que trabajamos en esto, y en roles muy diversos. Además, las mujeres que trabajamos en el paddock nos apoyamos las unas a las otras, no existe la competitividad entre nosotras, sino la cooperación, y eso hace que me sienta orgullosa de lo que somos capaces de conseguir nos unimos.

Sol Álvarez GRT Yamaha WorldSBK WorldSSP Superbikes
Garrett Gerloff en los test de Jerez. Foto: GRT Yamaha
P. ¿Cuál ha sido su mejor experiencia trabajando en el paddock? ¿Y la peor?

R. No podría decir cuál ha sido la mejor, ya que he tenido la suerte de vivir muchísimos buenos momentos trabajando aquí, pero destacaría mis días como Coordinadora en la European Junior Cup, de dónde han salido pilotos de la talla de Augusto Fernández o Hannes Soomer. Trabajar con tantos pilotos jóvenes, chicos y chicas de todos los rincones del mundo, fue de las experiencias más enriquecedoras de toda mi vida. Luego, el paso a WorldSBK con mi equipo actual, el GRT Yamaha WorldSBK, me dio muchísimo vértigo al principio, pero ha sido un año que no olvidaré nunca. Las peores experiencias han sido siempre aquellas en las que hemos perdido a un piloto por un accidente en la pista y que, por desgracia, han sido demasiados.

P. El tema de las paragüeras se volvió muy polémico con la retirada de las mismas de la Fórmula ¿Qué opina al respecto?

R. Las umbrella girls han formado parte de este deporte desde siempre, pero tampoco veo la necesidad de contar sí o sí con ellas en las carreras. Creo que es un trabajo respetable, como puede serlo cualquier trabajo de azafata de imagen. Aun así, yo no estoy de acuerdo con vestir a las umbrella girls con tacones, por ejemplo, ya que al fin y al cabo en la parrilla de salida se viven momentos de tensión y puede llegar a ser peligroso. Creo que los equipos deberían ser libres de elegir si contar con el servicio de las azafatas de imagen durante las carreras, pero siempre de manera respetuosa y conscientes del medio en el que han de trabajar.

P. ¿Podría contar alguna anécdota? (Reacciones a su trabajo realizado que hayan sorprendido positivamente o algún momento en el que le hayan hecho sentir menos de alguna forma)

R. Recuerdo que una vez, al inicio de mi tercera temporada en la European Junior Cup, los padres de uno de nuestros pilotos se acercaron a mí y me preguntaron si yo era una de las participantes de la Copa y si mis padres ya me dejaban viajar sola. Me resultó gracioso, porque la edad para poder participar en la EJC era de 14 a 21 años, y yo por ese entonces ya tenía 26. Se quedaron muy sorprendidos cuando les dije que tenía más años de los que pensaban, pero aún más cuando les dije que yo era la Coordinadora del campeonato. Al final de la temporada vinieron a felicitarme por el trabajo realizado y me sentí muy orgullosa. La moraleja de esto es que en ningún caso se debe de subestimar la profesionalidad y capacidad de una persona.

P. Por último, ¿qué consejos le daría a una chica que quiere trabajar en el mundo del motor ya sea como piloto, mecánica, periodista, etc.?

R. Primero le diría que no tenga miedo, que si esto es lo que realmente le gusta, nunca deje de intentarlo. Vivirá momentos duros, pero los buenos serán mayoría. Sabrá hacerse respetar, se convertirá en una mujer más fuerte, aprenderá cosas que jamás habría imaginado, abrirá su mente al mundo, hará nuevas amistades que durarán para siempre, aprenderá idiomas sin querer, se apasionará al llegar a los circuitos, se le pondrá la piel de gallina con cada rugido de los motores y, por sobre todas las cosas, le diría que todos los sacrificios que haga merecerán la pena. El motociclismo, desde mi punto de vista, no es tan solo un deporte, es una manera de vivir, y lo es para todos los que trabajamos en esto.

Más noticias de MotoGP y SBK en Motosan.es…  ? Suscríbete en la campana, ¡es gratis!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!