Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Dani Pedrosa: “Cuando ganas mucho, te permite no perder”

14 Feb. 19 | 20:00
Foto: MotoGP

Red Bull TV ha querido entrevistar a Pedrosa de una forma distinta con preguntas sobre su comienzo en el motociclismo. Algunas cosas sorprenderán del actual piloto probador de KTM.

La mayoría de seguidores de MotoGP todavía no se ha acostumbrado a no tener a Dani Pedrosa en las clasificaciones de los test de pretemporada. De hecho, cuando empiecen las carreras aún será más raro, incluyendo que Jorge Lorenzo será el que estará al otro lado del box junto a Marc Márquez. A pesar de ello, Dani estará presente en algunos test con KTM cuando se recupere de su doble fractura de clavícula.

La marca que patrocina al del Castellar del Vallès ha querido preguntarle sobre sus inicios en este deporte, en el que hubo de todo. Para empezar, Dani confiesa que la pasión por las motos le viene de su padre: “Desde que era bebé estoy montado en una moto. Mi padre lo tenía como hobby con sus amigos y ese fue el primer recuerdo que tengo de motos”, contaba el catalán.

“Lo que dicen mis padres es que siempre quería estar sobre la moto, lloraba cuando me bajaban de la moto, y todos mis juguetes eran motos. Mi ilusión del fin de semana era ir a ver alguna carrera o verla en la televisión, todo giraba sólo entorno a eso. Era más dudoso o temeroso que valiente, a veces tenían que empujarme y ayudarme más en ese sentido. Luego cuando me ponía el casco me salía mejor de lo que pensaba”, explicaba esta curiosidad en su personalidad.

dani pedrosa motogp copa movistar honda
Foto: MotoGP

Al borde del abismo

Por esa actitud que tenía, dice que la competitividad le salió más tarde “cuando había un piloto que siempre le ganaba”. “Teníamos mucho pique y eso me hizo crecer mucho porque era mejor que yo porque tenía más experiencia y me lo puso difícil”, comentaba Pedrosa. Además, llegó incluso a plantearse dejar el deporte cuando tenía alrededor de 12 años al ganar el CEV de minimotos: “Había que plantearse dar un paso adelante y por temas familiares no podíamos y no me lo tomé muy mal. Entendí la situación, quizás porque veía el sacrificio de mi padre en el trabajo, los viajes y en las horas”, reflexionaba. “Tampoco pienso que en aquel momento esperaba que mi carrera deportiva estuviera en juego, porque estaba siendo feliz y disfrutando con eso. No me planteé que fuera piloto de carreras”.

Tras ese momento de bajón, llegó la Copa Movistar, que le dio una segunda oportunidad y finalmente vieron su talento. “Fue una casualidad de la vida. Me encontré con un amigo y decidimos probar y hacerle caso enviando la solicitud aunque estuviera fuera del rango de edad. Dentro de las posibilidades, pensamos que no teníamos nada que perder y si no pasaba iríamos por otro lado”, anunciaba el probador de KTM.

TE INTERESA VER:
Marc Márquez comienza sus vacaciones con una visita al médico

“Hubo un proceso de selección. Me dejaron probar y conocí a Alberto Puig, a gente de Dorna, Movistar y toda la organización y gente que poco a poco me dieron la oportunidad de desarrollarme. En aquel momento estaba fuera de la edad, no tenía experiencia y no sabía llevar marchas… Sin embargo, todos ellos comprendieron esa situación y me dieron ese tiempo. Fue el trampolín que marcó realmente el salto”, admite el piloto español.

dani pedrosa motogp repsol honda ktm
Foto: MotoGP

De la Copa Movistar al mundial de motociclismo

En 2001 llegó su debut en el mundial, algo totalmente distinto a lo que había vivido hasta ese momento. “Sentí lo mismo a cuando era pequeño y me sentía tímido, pero a distinta escala. Todo el mundo era muy grande y eran todos los grandes nombres que salían en la televisión. Todo era circuitos, viajar… Yo no había salido de mi pueblo y llegué allí y vi tantas cosas diferentes”, afirmaba Pedrosa entre risas. “En la competición vas encogido. Todo es nuevo, tienes que aprender muchísimo y no da tiempo a que tu cuerpo lo asimile. Cuando pensaba que le estaba cogiendo el truco ya estaba en mitad de año”.

Su primer campeonato llegó tan sólo dos años después de aterrizar en el mundial de 125cc. “Cuando gané mi primer mundial fue realmente el mejor momento. Me refiero a que antes ver un podio era imposible, pero dentro de lo imposible era posible”, explicaba la esperanza que tenía en aquella época. “Por otro lado, ganar un mundial sí era imposible, pero cuando pasa rompes eso. Romper algo así que llevas dentro tan fuerte te crea una sensación que no se puede explicar, yo me eché a llorar de felicidad y no podía parar, se emocionaba el ex-piloto de MotoGP Dani Pedrosa.

Contraste de emociones

De la alegría pasamos a la tristeza con la grave lesión que sufrió antes de dar el salto a 250cc, cuando se rompió los dos tobillos. “Ganar el campeonato y estar tanto tiempo trabajando por ello ilusionado, y en el momento en el que empiezas a recoger la cosecha se acabe… Fueron 5 días duros. Me caí y me hice mucho daño, fue la primera vez que me hacía daño y además estaba muy lejos de casa, recordaba con lástima el español. “Fue una situación nueva y  no entendía que si haces las cosas bien, con humildad, trabajo y esfuerzo, sin hacer trampas y siempre con respeto por qué tenía que tener ese tipo de castigo. Siempre le busco un sentido a todo lo que me ocurría, pero en ese momento no eres capaz de verlo”, confiesa.

TE INTERESA VER:
Bagnaia responde a Pol Espargaró: "Martín siempre sabe girar la moto en medio de la curva"
dani pedrosa repsol honda misano motogp ktm
Foto: MotoGP

“Cuando ganas sólo sientes, no lo piensas tanto, sólo sabes por qué ganas”

Subir de cilindrada con dos lesiones de ese grado era todo un reto para Pedrosa, que además admite que tenía prisa porque sentía que iba con retraso. “Cuando volví a competir estando tanto tiempo fuera al final tuve suerte, porque todo ocurrió entre que gané el campeonato y empezaba la temporada. Fui afortunado pero llegaba tarde. Era una categoría nueva, no me había subido nunca en la moto y me faltaba entreno físico. Me presenté en la primera carrera y tenía prisa”.

Lo último de lo que Dani habla es de la sensación de ganar. La describe como que es “una droga que engancha y te permite no perder”, según él. “Es difícil de explicar pero cuando ganas mucho, te permite no perder. Se tiene entendido que en los momentos difíciles es donde más se aprende, pero en los momentos de ganar se aprende también muchísimo. Conoces muchas cosas que hacen falta para ganar. Luego cuando no ganas te haces preguntas y analizas por qué no. En cambio, cuando ganas sólo sientes, no lo piensas tanto, sólo sabes por qué ganas”, concluía el piloto de KTM.

Más noticias de MotoGP en Motosan.es… ¡Suscríbete en la campana!