Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Faltan 94 días para MotoGP con Jonas Folger, el talento alemán que se bajó del tren

2 Dic. 19 | 07:30
MotoGP Faltan Folger
Foto motogp.com
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
Jesús Sánchez Santos Administrator
«Cuando veo a Dios, llega el momento de frenar«. KS34
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

El motociclismo alemán está huérfano en la actualidad de grandes talentos en el Mundial. Nuestro protagonista del día parecía el destinado a ocupar ese lugar pero cuando parecía estar en su mejor momento, tuvo que parar.

Jonas Folger nació el mismo año que el actual campeón de MotoGP, Marc Márquez, en 1993. Desde muy pequeño demostró un gran talento para ir rápido en moto y desde los 12 años se incorporaría a la «MotoGP Academy», una plataforma que creó Dorna para la formación de jóvenes talentos como cantera para llegar al Mundial. Una función que en la actualidad hacen las copas de promoción como la Asia, la British o la European Talent Cup.

Folger debutaría en el Mundial de 125cc con 15 años sobre KTM en 2008 y en su segunda carrera ya conseguiría puntuar. En 2009 empezaba a brillar, mostrándose como uno de los pilotos jóvenes con más proyección. A sus 16 años fue 6º en Catar y 8º en Motegi, para llegar a Jerez con ganas de seguir impresionando. Aquel día hizo una memorable remontada para pelear por el podio. Lamentablemente se cayó antes de entrar en la última vuelta, llevando a Pol Espargaró al suelo.

Eso no cortaría sus ganas y en la siguiente cita, en Le Mans, saldría en 16ª posición para remontar hasta el podio, con un brillante segundo lugar. Tras eso, el resto del año se mostró irregular con más pena que gloria, para acabar en en 12º lugar final. 2010 fue decepcionante para él, porque sus resultados empeoraron, siendo 14º y sin visitar el cajón, ¿Hacia dónde viraba su estrella?

2011, en cambio, dentro del equipo de Aki Ajo con una Aprilia oficial de 125cc supuso un paso adelante. Empezó la temporada muy bien, con varios podios y su primera victoria en el Mundial, en un lluvioso Silverstone. Lamentablemente la historia de 2009 se repetía y tras conseguir un inicio de año brillante, fue de más a menos para acabar el 6º lugar, lejos de los puestos de honor.

En 2012 llega el cambio de 125cc a Moto3 y Folger acaba en la peor opción posible, dentro del Ioda Racing Project. Un desastre de moto con la que sólo es capaz de puntuar en una ocasión, siendo 11º. Se baja del proyecto y se monta a mitad de año en la Kalex KTM del equipo de Jorge Martínez «Aspar». Una oportunidad que sabe aprovechar, logrando el podio en su primera carrera juntos, disputada en Indianápolis.

¡Y la cosa no queda ahí! En la siguiente cita, disputada en Brno, Folger lograría su segunda victoria en el Mundial. Se estabilizó en el equipo y para 2013 repetiría moto y equipo. Su mezcla fue inferior a las KTM oficiales de Salom, Viñales y Rins, acabando el año quinto el campeonato antes de dar el salto definitivo a la categoría de Moto2.

Desde 2014 hasta 2016 consolidó su carrera deportiva pese a no optar nunca al título Mundial, consiguiendo tres victorias y once podios, siendo un habitual entre los mejores antes de pasar a MotoGP. Le llegó la oportunidad con Yamaha satélite en 2017 con Johann Zarco como compañero de equipo. La temporada más ilusionante para el alemán, que pese a tocar el éxito, acabaría con un durísimo revés.

Con una Yamaha dócil, Folger apoyado en la regularidad fue sumando puntos y TOP 10, haciendo un buen debut para ser un «rookie», hasta llegar a la carrera de casa. En Sachsenring tendría su mejor actuación donde acabando delante de los oficiales de Yamaha, se atrevió a disputarle la victoria a Marc Márquez en un circuito donde ha sido imbatible desde 2010.

Después de encabezar la carrera, se pasó de frenada, viéndose superado por el campeón. Folger supo aguantar para ser segundo y lograr ante sus compatriotas el que sería su primer y único podio hasta el momento en MotoGP. «La carrera fue increíble. Estaba luchando con Marc y no me lo creía. Nunca había estado en esa posición con Marc y Dani ni pude pasar a Jorge. Es una sensación extraña, pero muy bonita» – Decía tras el podio. Nadie podía imaginar entonces que su carrera se vería cortada drásticamente unas semanas después por un problema de salud.

En Motegi 2017, antes de empezar la gira asiática anunció que debía parar: «Vine a Japón muy motivado para estas tres carreras pero tras llegar aquí me encontré muy débil y con muy poca energía por lo que acudí a ver a Ángel Charte, quien junto al resto del equipo médico me aconsejó regresar de inmediato a Alemania para hacerme una serie de análisis de sangre. Tuve el virus de Epstein Barr en el pasado y cabe la posibilidad de que haya recaído por lo mismo, pero para estar seguros regreso a Munich»

Fue el principio del fin. Pese a tener contrato con el Yamaha Tech3, Folger renunció a correr en 2018 al no sentirse recuperado física y mentalmente. En una situación parecida a la vivida por Zarco al dejar KTM este año, cuando quiso volver a competir vio que ya no tenía sitio. Si te bajas en marcha del tren de MotoGP, con todas las plazas y los contratos tan encasillados, es difícil volver a subirse.

Encontró sitio como probador de Yamaha, con la ilusión de volver a competir al mejor nivel, pero lo cierto es que nunca ha vuelto a ser el mismo. Este 2019 compaginó las pruebas técnicas de la M1 con algún «Wild Card» en Moto2 sin suerte, en el que tras cinco intentos ni siquiera pudo llegar a los puntos. Otro golpe le llegó hace poco porque la marca de los diapasones decidía prescindir de él como piloto de pruebas.

La luz más brillante del actual motociclismo alemán, Jonas Folger, parece perdida. En 2017 estaba en su mejor momento pero entonces tuvo que parar… ahora no es capaz de volver a recuperar la marcha y a sus 26 años está en una encrucijada. Sus próximos movimientos serán claves para ver si puede volver a estar arriba o si definitivamente su mejor momento ya pasó.

Más MOTOS cada día en MOTOSAN.ES 🏁, ¿Te SUSCRIBISTE ya en la CAMPANITA 🔔? ¡Es GRATIS!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!