Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

La Yamaha de Zarco: motor y chasis de 2016

12 May. 18 | 15:04
Foto: motogp.com

La Yamaha de Johann Zarco es un puzle, un rompecabezas formado con piezas de los últimos tres años. Un puzle bien encajado. El piloto satélite de la marca japonesa ha conseguido mejores resultados en dos de las cuatro carreras celebradas en 2018: Argentina y Jerez. ¿Qué piezas conforman la M1 que pilota el francés y parece funcionar mejor que las de Valentino Rossi y Maverick Viñales?

La composición del rompecabezas comenzó con los test posteriores a la temporada 2017. El año pasado, Johann Zarco pilotó la moto de 2016, consiguiendo tres podios. Tras el último Gran Premio, en Valencia, el francés se subió por primera vez al prototipo de 2017. Entonces aseguró que todo lo que encontró en esa moto era “positivo, nada negativo”. “Con la moto de 2017 puedo controlar más la frenada, es más estable y eso es importante de cara a las carreras”, explicó.

Sin embargo y a pesar de asegurar que esa máquina era “mejor” que la 2016, tras realizar más pruebas Zarco cambió de opinión. El test de enero en Sepang le permitió comparar la 2016 y 2017. Durante la última jornada de pruebas dio el paso atrás definitivo: se volvió a montar en su moto del año anterior, la que emplearon los pilotos oficiales en 2016. Entonces, Laurent Fellon, manager del piloto francés, apoyó la decisión de Zarco de dar un paso atrás y no continuar trabajando con la 2017. Guy Coulon, jefe de mecánicos del Tech3, habría preferido seguir el camino natural. Zarco no eligió esa opción porque “no tenían el material que habría sido necesario para hacer modificaciones interesantes”.

Así es como Zarco eligió la primera pieza, y más importante, del puzle: el motor de 2016. Se trata de una elección clave, puesto que la fábrica habría reducido la potencia de los motores de 2017 o 2018 si los hubiese elegido. Al propulsor de 2016, en cambio, le han aumentado 500 revoluciones por minuto. A él se une el chasis que todos los pilotos Yamaha llevan actualmente, catalogado como 2018, aunque no es más que una evolución del empleado hace dos años. El utilizado en 2017 no funcionaba en manos de ninguno de los pilotos de la marca japonesa. Además, la aerodinámica actual de la M1 del francés también es de esta temporada.

Foto: motogp.com

Zarco busca imitar a Jorge Lorenzo

Zarco ha tenido que adaptar su estilo de pilotaje a esta ‘nueva’ montura. Para conseguir el mayor rendimiento, el galo asegura que está imitando a Jorge Lorenzo. La M1 de hace dos años es la última que pilotó el balear. Con ella consiguió cuatro victorias, tres segundos puestos y tres terceros. El francés ha estudiado la telemetría y vídeos del español, además de fijarse en él cuando se lo encuentra en pista. Así es como Zarco busca “mejorar” y “utilizar mejor el freno trasero en la entrada de la curva”. A pesar de que Lorenzo es su referencia, el piloto del Tech3 explica que él “pilotaba la Yamaha como una 250”, algo que no está a su alcance porque “viene de Moto2, que es muy distinto”.

Ya en abril, con la temporada empezada, Guy Coulon explicó que para poder emplear el motor de 2016 con 500 RPM más han tenido que pagar un precio. “500 RPM más para el motor hace que tenga un 30% menos de longevidad”, asegura. Además, hace que tengan “problemas de consumo”. El jefe de mecánicos del Tech3 expone que “Honda llena el tanque y modula la potencia con la electrónica”, mientras que ellos tienen que “calcular el peso de la gasolina en función de la potencia”. El objetivo es controlar la pérdida de tiempo que les supone aumentar la cantidad de gasolina. Concretamente, por cada 10 litros de gasolina (7,5kg) pierden una décima en cada kilómetro recorrido. Por lo tanto, pequeñas variaciones a la hora de llenar el depósito son muy importantes para el rendimiento Zarco.

TE INTERESA VER:
Jorge Martín: "Si aún no he mostrado mi potencial para estar en Lenovo Ducati, nunca estaré de rojo"

“Todos los pilotos Yamaha llevan el mismo chasis”

En cuanto a las sensaciones del piloto, ese cambio en la potencia “no supone una gran diferencia”. Aunque, según el francés, “ha mejorado su velocidad punta”, lo que le permite “trabajar mejor con el cambio”. Montando el propulsor de 2016, Zarco no solo está más cómodo sino que ha evitado que Yamaha le dé motores actuales con menos RPM. Coulon habla de la moto de Zarco como una montura “2018” porque lleva elementos de los últimos tres años: 2016, 2017 y 2018. “De lo que está disponible, tenemos el mismo chasis que los pilotos oficiales, con el motor que empleamos el año anterior (el oficial de 2016)”, explica. Poncharal ha confirmado esta información recientemente en la revista Speedweek. “Los cuatro pilotos de Yamaha en MotoGP llevan chasis idénticos ahora mismo, mientras que los oficiales llevan motores 2018 y nosotros, los de 2016”, asegura.

TE INTERESA VER:
KTM pide "limitar la aerodinámica de MotoGP muy pronto"
Foto: motogp.com

En una entrevista para Motosprint realizada tras los test de Valencia y Sepang, Zarco explicó por qué empezó subiéndose a la moto de 2017 para luego dar marcha atrás. El francés cuenta que en Valencia tuvo “buenas sensaciones” con el chasis 2017 que le proporcionaron los japoneses, y que a finales de noviembre en Malasia confirmó un buen “potencial”. Sin embargo, tras la pausa invernal, el galo no estuvo igual de cómodo. Tenía “problemas” para ver las cosas “buenas” del prototipo de la pasada temporada.

Paso atrás “por miedo”

Por miedo a seguir los pasos de Maverick Viñales y Valentino Rossi, que tuvieron muchos problemas con la montura de 2017, dio un “paso atrás” y volvió a subirse a la M1 de 2016. El francés pensó que “con el material que ya conocía, la experiencia de su primer año en MotoGP, un motor algo más potente y la aerodinámica de los pilotos oficiales podría hacer cosas buenas”. El carenado 2018 ofrece una moto “más estable” que permite que el piloto esté “más relajado”. Según Coulon, es una aerodinámica que “reproduce los efectos de las aletas que llevaba la M1 de 2016”.

Montar el puzle de la manera adecuada era el objetivo de un Zarco obligado a llevar el mismo material desde Qatar hasta Valencia. El Tech3 ha sabido aprovechar la reticencia de los japoneses a igualar el material de los oficiales y los satélite, como sí hace Honda con Crutchlow o Ducati con Petrucci. Así, han encajado el motor de 2016 con el chasis del mismo año y la aerodinámica de 2018, montando la Yamaha más rápida. A pesar del esfuerzo de la fábrica por evitar que Johann Zarco supere a sus pilotos oficiales, el francés parece haber resuelto el rompecabezas que el resto no ha logrado ni entender.

TE INTERESA VER:
Jorge Lorenzo: "Marc Márquez todavía está pilotando como si estuviera conduciendo la Honda"

Todas las noticias sobre el campeonato del mundo de MotoGP, aquí