Más bonita la 750 que la 900, que peca de demasido volúmen-anchura de culo.
La 750 es un equilibrio entre elegancia y deportividad (esas llantas, ese monobrazo combinado con el bello chasis de aluminio, ese depósito…) y por suerte lo trasladaron a la VFR 750 MkII, la moto de serie más bonita y elegante de Honda hasta la fecha. A día de hoy sigo enamorado de su diseño, tan actual.

Responder