Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Prohibido superar en 20 km/h el límite al adelantar: ¿una medida inadecuada para las motos?

23 Nov. 20 | 16:00
Una BMW NineT se dispone a adelantar
Foto: Gerhard Siebert
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
«Si hubiera tenido que enfrentarme en la pista a los mismos obstáculos que tú en la carretera, probablemente estaría muerto.» MICK DOOHAN.
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

La decisión del Consejo de Ministros, que junto con otras reformas entrarán en vigor en 2021, genera dudas y críticas entre el colectivo motero.

Hace unos días, el Gobierno aprobó un paquete de reformas legales para tratar de rebajar a la mitad los fallecidos y heridos graves, alineándose con la Organización Mundial de la Salud, que persigue este optimista objetivo para el año 2030.

Entre las medidas aprobadas, las más llamativas son el aumento de las sanciones en puntos de carnet por el uso del teléfono móvil, por no usar cinturón o casco bien abrochado, y las relativas a la reducción de velocidad en ciudad. Sin embargo, hoy vamos a analizar una que va a afectar especialmente a las motos. Hablamos de la eliminación de la posibilidad de sobrepasar en 20 km/h el límite de velocidad genérico de una carretera convencional cuando se produce la maniobra de adelantamiento.

¿Estaba permitido superar un límite de velocidad?

Efectivamente. Es una excepción del Reglamento General de Circulación (RGC), al igual que la que permite que las bicicletas, en determinadas circunstancias sin especificar, sobrepasen su límite de 45 km/h. En el caso que nos ocupa, los turismos y motocicletas pueden superar hasta en 20 km/h el límite genérico de la vía durante el adelantamiento, siempre que el vehículo adelantado no circule a la velocidad máxima.

Esta situación excepcional, que sólo está prevista en vías convencionales y tiene el 2 de enero como fecha de caducidad, permite realizar adelantamientos en carreteras de doble sentido con mayor rapidez, reduciendo el tiempo que el vehículo que adelanta invade el carril contrario. Es la pérdida de esta ventaja lo que ha levantado las críticas entre colectivos de motoristas, como la Asociación Mutua Motera (AMM) o la Plataforma Moteras por la Seguridad Vial (PMSV), entre otras.

ARTÍCULO RELACIONADO:  La DGT estrena mapa interactivo del estado de las carreteras

El adelantamiento, la maniobra más peligrosa

No es difícil darse cuenta de que circular por el carril por el que pueden aparecer vehículos de frente es una situación arriesgada. Es por esto que el RGC cede esta posibilidad al conductor que decide adelantar para que la maniobra sea lo más breve posible. Sólo está autorizada (aún lo está, hasta que entre en vigor la reforma) si la velocidad máxima es genérica, si no está reducida por otras circunstancias, es decir, cuando el límite es de 90.

Honestamente, en la puñetera vida he mirado el velocímetro al adelantar. Cuando he tomado la decisión de adelantar tras comprobar que la maniobra es segura, que no viene nadie de frente ni existe una intersección o incorporación, gas a fondo y que dure lo menos posible. Es una maniobra excitante, tengo que reconocer que hasta se me acelera el pulso, me gusta sentir y escuchar la moto en ese momento, pero es de alto riesgo, y por eso mi objetivo es volver a mi carril lo antes posible.

ARTÍCULO RELACIONADO:  La DGT estrena mapa interactivo del estado de las carreteras
Una moto adelantando a una furgoneta
El buen adelantamiento, si breve, dos veces bueno. (Foto: I.A.)

El objetivo de la reforma es que no adelantes

Con la potencia actual del resto de vehículos, ya sean camiones, autobuses, furgonetas o turismos, casi todos van al límite de velocidad. Por tanto, la aprobación de esta medida no busca que no superemos el límite de 90 (que igual también), sino sobre todo, que no adelantemos. Que nos quedemos detrás. Y aquí es donde puede surgir el problema. ¿Hasta cuándo? ¿Estamos seguros ahí?

¿Una moto, vulnerable y ágil, se siente cómoda alrededor de vehículos voluminosos y repletos de ángulos muertos? Yo lo tengo claro, lo digo por experiencia, y el rebufo que te sacude la cabeza detrás de un camión o un autobús es lo de menos. Proteger tu «círculo de vida», esto es, proveerte de espacio de seguridad a tu alrededor y poder ver y hacerte visible es una prioridad. Un rápido y breve adelantamiento, bien ejecutado en un lugar apropiado, puede de ser una buena solución a la alternativa que supone circular durante kilómetros detrás de un camión que ni te ve ni te permite ver.

ARTÍCULO RELACIONADO:  La DGT estrena mapa interactivo del estado de las carreteras

La solución siempre parece ser reducir la velocidad

Ya podía existir una señal que de forma efectiva indicara a los conductores «espabila y abre los ojos». Mientras tanto, los problemas parece que no tengan otra solución que no sea el «mejor más despacio». Es cierto que permitir una velocidad superior plantea un problema legal con la configuración de los radares, tanto fijos, móviles o de tramo, colocados en ubicaciones con línea discontinua, como ya denunció AEA en su día, pero no creo que sea el fondo del asunto. Simplemente buscan que no adelantemos.

Sin embargo, la cuestión es esta. ¿Qué harás cuando no puedas pasar de 90 y te veas atascado detrás de una mole de varias toneladas que no te ve? Te diré lo que haré yo. Pensar. Evaluar riesgos de una opción y otra y tomar la decisión que me aporte mayor seguridad. Cumplir las normas es importante, pero tener criterio y sentido común para escapar de una situación de riesgo lo es aún más. Porque inadecuada no es sólo la velocidad, también puede serlo una ubicación. Y si decido adelantar, ningún radar me hará cambiar de opinión. Cuanto menos tiempo en el carril contrario, mejor.

SUSCRÍBETE GRATIS a Motosan.es en la en la campanita, y DEJA TU OPINIÓN debajo en los comentarios.

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!