Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

«Ponte en mis ruedas», anuncios sin sangre y con diálogo

7 Oct. 19 | 16:00
Manu y Ana
Imagen: Gobierno Vasco / Breaking Molds
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
Ibon Arbaiza Autor
«Si hubiera tenido que enfrentarme en la pista a los mismos obstáculos que tú en la carretera, probablemente estaría muerto.» MICK DOOHAN.
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Anuncios de seguridad vial ha habido muchos, pero pocos que sean tan positivos

Mientras las cifras de fallecidos en carretera se estabilizan o se reducen de forma apenas perceptible, el número de motoristas caídos va en aumento, haciendo que nos preguntemos qué es lo que no está funcionando en las políticas de seguridad vial que se aplican.

Aparte de la vigilancia y control del tráfico, la concienciación previa a la multa es fundamental para conseguir automovilistas convencidos de que la seguridad en sí misma es una prioridad. Las campañas publicitarias siempre han sido una herramienta muy socorrida para este objetivo, y las hemos visto de todos los colores y formatos. Sangrientas, amables, agresivas e incluso cómicas, pues todo vale para llamar nuestra atención y que el mensaje llegue hasta el fondo de cada uno.

Desde hace años las estadísticas dicen que en la mayoría de los accidentes en los que hay implicados una moto y otro vehículo, el responsable del mismo era este último. Ya te conté la semana pasada en motosan.es las dificultades que tienen los automovilistas para detectar motos en su camino y la falta de concienciación, respeto y empatía que creo que se esconde detrás de este fenómeno.

En las últimas semanas hemos visto unos anuncios, tres piezas desarrolladas por la agencia donostiarra Breaking Molds para el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, que son un antes y un después en la forma de afrontar mediáticamente el problema de la accidentalidad entre los motoristas y el resto de automovilistas.

«Conversaciones para hacer de la carretera un lugar más seguro»

Muchas campañas publicitarias me suelen parecer aburridas e inefectivas porque siempre inciden en lo mismo: conduce despacio, con prudencia, no bebas, presta atención. Buenos consejos, sí. Pero siempre apuntan al conductor como individuo solitario. Y conducir supone compartir el entorno con otros muchos usuarios, que manejan diferentes tipos de vehículos. Y el de la moto siempre tiene las de perder, aunque no tenga la culpa.

«Ponte en mis ruedas» es una bocanada de aire fresco que nos muestra, conversando con conductores de coche, a motoristas que viven y disfrutan la moto de diferentes maneras. Personas normales, parece que hasta buena gente, que se saben vulnerables, que conducen un vehículo inestable, que pueden cometer errores, y que además de velar por su propia seguridad, deberían contar con el respeto y comprensión del resto de usuarios. No hay nada como ponerse en el lugar del otro, pero si no tienes una moto, es difícil saber lo que se siente encima de una. Esta campaña lo intenta y lo consigue, sin eludir la autocrítica, y mostrando que todos tenemos cuestiones que mejorar.

Difusión limitada a medios digitales

Los últimos meses están resultando duros en términos de siniestralidad entre motoristas. No estamos consiguiendo contener los números de compañeros fallecidos, de hecho, van en claro aumento. En Euskadi, por ejemplo, en lo que llevamos de año hemos perdido ya a 12 motoristas, cerca de los 14 de 2018 y superando de largo los 8 de 2017. Entre los accidentes hay de todo, caídas con salida de vía, embestidos con fuga, choques frontales, excesos de velocidad,… No podemos poner controles en todas las curvas o rectas, tampoco son siempre la solución, así que uno de los campos en los que se debe actuar es la concienciación. Y esta debe llegar al máximo de público posible.

La campaña «Ponte en mis ruedas» ha tenido una difusión reducida al entorno digital. Si estás en redes sociales es posible que hayas visto los vídeos, a lo mejor los has compartido o hasta te hayas pasado por su web ponteenmisruedas.eus. Pero no ha salido de ahí, y un material tan bueno, valiente y necesario debería dar el salto a los grandes medios audiovisuales. Lo digital cada vez tiene más peso, pero depende de que sea compartido y viralizado, lo que no ocurre en radio o televisión. Si te lo ponen, lo ves. No estamos para tirar cohetes, las estadísticas no son buenas, y hay que divulgar el mensaje tan alto y claro como sea posible.

Objetivo: modificar actitudes

Me pregunto si el sujeto que un día arrinconó mi moto hasta hacerme parar en el arcén de la autopista, el que me iba mordiendo la matrícula, el que innecesariamente me bloqueó el paso atascado en una retención o el que siguió whatsappeando después de pillarle con el móvil en la mano habría hecho lo mismo de haber sabido que me estaba metiendo en serios problemas y que fácilmente todo podría haber acabado mal. Sí, las campañas para salvar motoristas también deben ir dirigidas a este público.

Sé que es complicado que piezas de dos minutos acaben como spots de televisión o cuñas de radio, pero estoy seguro de que se pueden editar y adecuar a estos medios. El Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco lleva varios años trabajando en otros aspectos como la formación mediante la organización de cursos de conducción segura en moto. Los motoristas estamos en su agenda. Y sería una magnífica noticia que un proyecto con tanto potencial para salvar vidas como «Ponte en mis ruedas» llegara aún a más gente y su recorrido no fuera tan corto.

¿Lo compartimos?

Quién sabe si tras ver el spot un conductor podría modificar su actitud y reacciones al ver una moto cerca y evitar un accidente grave. Mientras tanto, te invito a compartirlo entre tu gente. ¡Que no sea por nosotros! Y ya sabes, siempre con mucho cuidado.

Más motos todos los días en Motosan.es… 🔔 Suscríbete en la campana, ¡Es gratis!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!