Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Donde los mejores cortan, él pasa gas a fondo

13 Jun. 20 | 21:50
Foto Facebook Pasion Por Bultaco
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
“Es un placer correr con un equipo que prepara las motos a conciencia“ Víctor Palomo
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Ramón  Torras tuvo el talento de Nieto o Herrero. Pero lamentablemente, su carrera fue muy corta. Apenas cuatro años. Murió con 21 años, antes de que pudiera convertirse, sin ninguna duda, en campeón del mundo de 125 y 250cc.

Ramón Torras, nacido en Sabadell (Barcelona) fue un piloto con un enorme talento para ir deprisa. Angel Nieto coincidió con Torras en Bultaco (Nieto estaba de aprendiz en el dpto de carreras): “hubiera sido campeón del mundo, seguro“.

El final

30 de mayo de 1965. Carrera en Comarruga (Tarragona). Era un día lluvioso. Torras fue a Comarruga únicamente a probar sus motos del mundial para el Tourist Trophy.  En la carrera de 125cc Ramón Torras  se cae yendo primero. Después de la caída, Torras se levanta y vuelve a la carrera. Es último. Empieza a remontar como un poseso. A partir de ese momento, ya nada importaba: ni la lluvia, ni el enorme riesgo, ni que Torras no tenía nada que ganar, ni que sólo se trataba de probar las motos…  Torras había entrado en su característico estado mental de “arrasar a cualquier precio“.

Un estado que le llevó a caer demasiadas veces, y que en Comarruga le llevó a su triste y doloroso final.  A falta de 600 metros para que acabe la carrera, vuelve a caer y se golpea contra un árbol. Y muere. Absurdamente, en un día que no era para arriesgar. Con lluvia y en una carrera en la que no había nada en juego. Nada. Era un día en que sólo había que  probar la moto. Por última vez, Torras volvió a cometer el más típico de sus excesos: querer ir más deprisa, querer “ridiculizar” a sus rivales y tratar de sacar lo máximo. Pero, no lo olvidemos, hablamos de un chico de apenas 21 años de edad.

José Medrano, también piloto de Bultaco y detrás de Torras en el momento del accidente lo explicó así: “Ramón me estaba dando miedo, era imposible correr de aquella manera con el asfalto en aquellas condiciones (húmedo, con gravilla, muy rizado y no en muy buen estado ). Me quedé aterrorizado cuando le ví entrar en la recta a tanta velocidad… la moto se le empezó a mover mucho, la pudo controlar, pero vino un segundo movimiento y ya se descontroló definitivamente“.

Mucho talento y un exceso de ambición

Despues de la temporada de 1964 en la que corrió varias carreras internacionales con las TSS de Bultaco  y con tan sólo 20 años, el mundial se lo disputa: MV Agusta y Honda lo quieren, Benelli le organiza una prueba, lo mismo que Kreidler para los 50cc. Su fichaje por Honda parecía inminente. Sus “repasos” en las carreras internacionales a las Honda de 125 y 250cc de Redman, Taveri y Bryans con su monocilíndrica TSS no habían caído en saco roto.

Incluso en 1965, MV le hace una oferta formal a Torras para ficharlo en 1966. El plan era que MV volvía a las categorías de 125 y 250cc si firmaban con el piloto español. Con Torras sabían que podían ganar. Pero finalmente, su lealtad a D. Paco Bultó y a Bultaco le hicieron cumplir el contrato con Bultaco y no cambiar de marca.

De haberse ido a Honda o a MV Agusta, cosa que podría haber hecho sin problema, muy probablemente, ahora la historia de Ramón Torras hubiera sido muy diferente. Pero esto ya es hipotésis, lamentablemente.

En España, dominó las carreras urbanas entre 1962 y 1964: en tres años, fue seis veces campeón de España y su gran rival fue Jose María Busquets  que pilotaba para Montesa. Una rivalidad que, no obstante, casi siempre dió como vencedor a Torras. Busquets, que lo conocía bien, da su versión sobre la ambición de Torras: “Era el Dios, estaba convencido de que era el mejor y que nadie podía con él. No soportaba hacer segundo; posiblemente por eso se caía con tanta frecuencia“.

Salvador Cañellas su compañero en Bultaco, también coincide con Busquets: “No se conformaba con ganar, le gustaba dejar al segundo muy atrás y si podía cogerte una vuelta lo hacía. Era muy rápido, pero un poco alocado y por eso se caía con tanta frecuencia“. 

Ramón Torras corrió 75 carreras. De las 40 que terminó, 32 fueron victorias. La mejor descripción de Torras la hizo John Grace: Donde los mejores cortan, él pasa gas a fondo“.

Con la Ducson 50cc

Los inicios de Torras son muy similares a los de Angel Nieto. Con 14 años, Ramón ya se apasionó por el trabajo de mecánico. Le pidió ayuda a su hermano para que le consiguiese trabajo en una concesión de Montesa de Sabadell. Dicho y hecho.  A Ramón lo que más le gustaba no era arreglar las motos sino salir a probarlas una vez se terminaban. 

Y probando motos de los clientes empieza a mostrar algo del talento que tenía para conducirlas. Se compra una Ducson 50cc, el ciclomotor más potente de la época. Se apunta a su primera carrera con la Ducson en junio de 1960. Pero la carrera es de motocross y la Ducson era de carretera. La transforma: ruedas de tacos, manillar alto y fuera guardabarros. Gana la carrera frente a los pilotos de Derbi Asensi y Torrens y sus preparadas Derbi de 65cc. Tenía entonces 17 años.

Juan Sobrepera, propietario de una concesión Bultaco en Sabadell se lo lleva a su taller y además de hacerle trabajar de mecánico, le ayudará a correr. Juan y Ramón se van por Cataluña a correr diferentes carreras: Juan con su Bultaco y Ramón con su Ducson. Ya en asfalto. Ramón Torras gana casi todo lo que corre. Suben la Ducson a 75cc y Juan le empieza a dejat la Tralla 101cc a Ramón…. que sigue acumulando victorias.

torras
Foto Facebook pasion por Bultaco. Los inicios: Torras y su Ducson junto a Juan Sobrepera y su Bultaco 101cc.

Con 18 años cumplidos, Ramón Torras ya quiere ser piloto profesional. Juan intenta una y otra vez que D. Paco Bultó le fiche para su equipo oficial. Y finalmente le llega la oportunidad.

28 de agosto de 1961. Tarragona. D. Paco Bultó y John Grace, su piloto número uno, le habían citado para verle correr.  Ramón corre en un circuito que no conoce y en dos categorías: En 125 sport (con la tralla 101cc) queda segundo tras pelear con la Montesa oficial de José María Busquets y en 125 Competición (con la moto prestada por Juan) hace tercero, de nuevo por detrás de Busquets y de Arena (Ducati). D. Paco Bultó le cronometró y vió que era un piloto “rápido y fino“. No había más que hablar: suficiente para que Bultaco le ofreciese un contrato como piloto por cinco años.

Piloto oficial Bultaco

Su trabajo en Bultaco, además de piloto, pasa como afinador de la motos que salen de fábrica, puesto que abandona rápido para pasar a la Oficina Técnica, donde ya está John Grace. El piloto gibraltareño, a punto de retirarse,  se encargará a partir de entonces de ayudar a Torras y dirigirle en sus primeros pasos como oficial Bultaco.

Torras aprende muy rápido. En 1962 gana dos campeonatos de España: el de 125 sport y el de 125 competición. Y todavía tiene 18 años. En este mismo año, Torras gana su primera carrera internacional en Snetterton (Inglaterra). Su pilotaje con la 125cc dejó impresionados a los ingleses. Su estilo de pilotaje era inédito, ¡inclinaba el cuerpo hacia el interior y sacaba la rodilla!

O no tan inédito, ya que su posición en la moto era muy similar a la que adoptó también John Surtees, que fue el primer piloto en sacar el cuerpo y la rodilla para trazar mejor los virajes. Que era realmente un innovador lo deja claro cuando le comenta un día a Salvador Cañellas por un adelantamiento que le hizo “cuando me has pasado, yo estaba probando de entrar en las curvas girando el manillar al revés“. ¿Os suena de algo?

De alguna manera, Torras ya jugaba con la transferencia de masas encima de la moto y eso le permitía frenar más tarde, acelerar antes o tumbar la moto algo más que sus rivales. La prensa británica, entonces la más experta, no escatima elogios para el joven español: no sólo tiene un estilo diferente, también es combativo y valiente.

torras
Fotos Pasion Por Bultaco. A la izda, Torras con Redman después de haberle ganado. A la derecha, con Santi Herrero, entonces en Lube.

1963: hay que salir al extranjero

Bultaco decide realizar un esfuerzo con Torras. Sabe que el piloto tiene que ir al extranjero y necesita mejor moto. Así que para la temporada 1963 se prepara un programa europeo y se mejora la TSS todo lo posible. La primera carrera es en Módena (Italia). Sus rivales ya son Jim Redman, Luigi Taveri (Honda), Francesco Villa (Mondial) y Bruno Spaggiari (Ducati) entre otros. Y Ramón Torras realiza una auténtica exhibición con su TSS, inferior a la competencia. Se escapa desde la salida… y dobla a todos excepto a los que se disputaban el podio. En su informe de carrera dirá: Salí detrás de Redman, pero le pasé en la primera curva y así me mantuve hasta el fin”. No sólo eso, también: Les he ganado y no ha sido difícil; no me lo esperaba así”.

Su siguiente carrera es en Pau (Francia). En 250cc corre con la TSS 175cc. Cuando ya está repitiendo la gesta de Módena (no se trata de ganar, sino de arrasar), sufre un accidente. Conmoción cerebral y se le obliga a pasar cinco meses de reposo. Su breve temporada internacional se cierra con cuatro victorias (tres en 125cc y una en 175cc). Termina el año corriendo una carrera en Zaragoza, en la que obtiene dos victorias en 125 y 175cc.

1964: desembarco en el panorama internacional

Entonces, antes de empezar el mundial se programaban una serie de carreras internacionales que los pilotos usaban “a modo” de pretemporada. Entre otras, la de Módena (Italia) a la que Torras vuelve tras su exhibición el año anterior. Sale último y llega segundo tras la Ducati de Spaggiari… y eso que la TSS de Torras no acababa de subir bien de régimen. En 250cc, no pudo con las potentísimas Honda de 6c, pero yendo tercero se volvió a caer.

Acude seguidamente a Pau, donde el año anterior tuvo su grave accidente. En 125cc sale último de nuevo y llega segundo. En 250cc sale primero y gana con autoridad. Pero ni con estas sale satisfecho: “triunfo un poco justo, ya que durante toda la prueba solamente mantuve una distancia de siete segundos con mi inmediato perseguidor“.

Después llega la Coppa D`Oro de Imola. Como piloto oficial e integrante de la Oficina Técnica, tenía que emitir un informe después de cada carrera. En su informe post carrera, Torras escribe;  “En 250cc salí primero junto con Agostini; enseguida me pasó Provini y así terminó la carrera, quedando detrás de mí, a unos veinte segundos Bryans (oficial Honda). La moto iba de maravilla, pero no se puede ir con este chasis a una velocidad de casi 200 km por hora. Llevaba el desarrollo más largo que se podía poner y aún hubiera podido alargar dos dientes más“.

torras
Foto. Motomorfosis.com. Imola 1964. Ramón Torras y su TSS  (19) al frente de un grupo de perseguidores.

Tambien corrió en Albi, Cesenático y San Remo. Siempre en el podio y ganando alguna carrera, sus gestas con la TSS monocilíndrica de 125cc y 250cc  frente a los pilotos mundialistas y sus sofisticadas motos no dejan indiferente a nadie. En Italia ya se le venera como a un auténtico campeón. Más aún, le invitan a correr en Italia y le pagan enormes primas de salida, mucho más cuantiosas que en España.

Sin embargo, las caídas fueron una constante en la carrera de Torras. En ocasiones cometía el error de no ser “un poco, sólo un poco” conservador: en Pau el año anterior se cayó cuando iba destacado primero por rebasar a un doblado de forma precipitada. En Módena, con la tecera plaza asegurada, volvió a caer. Torras ya es consciente de que toma excesivos riesgos y que su progresión como piloto pasa por ser más reflexivo. D. Paco Bultó y John Grace tratan de llevarle por el buen camino. Cuenta John Grace:  “Ramón se caía mucho. Eso le mortificaba. A veces se ha perdido una carrera por intentar hacer un adelantamiento en curva donde otros no serían capaces. Nosotros le explicábamos las causas de sus caídas“.

Finalmente, la temporada internacional de Torras de 1964 se cierra con 14 victorias (siete en 125cc, dos en 175cc y cinco en 250cc). En España apenas tiene rivales y en 1964 gana cuatro campeonatos de España: 125 sport, 125 competición, 175 y 250cc con las TSS.

En este año Kreidler lo llama para subirlo a su moto en la temporada siguiente. Le ofrecen una prueba. Torras pide permiso a Bultaco y se lo dan. Las pruebas son en Hockenheim y estarán presentes otros pilotos, además del piloto oficial Hans-Georg Anscheidt (tres veces campeón mundial de 50cc). Al final de las pruebas y después de tratar de acostumbrase a una moto complicada y un circuito desconocido para Torras, el bravo piloto español consigue ser el más rápido de todos, incluido Anscheidt. Y Kreidler le ofrece contrato, pero carrera a carrera, dada la fama de que tiene Torras de caerse con frecuencia. Torras, ante la evidente falta de confianza, declina entonces el contrato y sigue con Bultaco.

1965: su último año y ya en el mundial.

Para 1965, a Bultaco ya no le queda más remedio que programar el mundial para Torras. En las carreras internacionales ya ha demostrado que puede ganar. De nuevo, en la pruebas internacionales previas al mundial, Torras y su Bultaco TSS se lucen, tanto en 125 como en 250cc.

torras
Foto Pasion Por Bultaco. Torras, en San Remo 1965. Su última victoria una semana antes de ir a Comarruga.

En 1965, en febrero, se celebra en Alicante el Trofeo internacional de Vistahermosa. Carrera a la que solían venir destacadas figuras mundiales y que ya entonces juntaba a más de 80.000 espectadores. Uno de los invitados ilustres fue Luigi Taveri, que corrió con sus Honda oficiales de 125cc y 250cc.

Paco Desamparados y Luis Arjones, en su libro “La magia de Vistahermosa” cuentan que Luigi Taveri comentó lo siguiente de la carrera de 1965: “era un circuito muy rapido, yo iba por la bajada de la gasolinera con el gas a fondo dentro del carenado de mi Honda 250, e iba al máximo de rpm, y allí habia una curva a izquierdas, miré un poco de reojo a mi derecha y veo un piloto que se pone al lado por el exterior de la curva casi rozando el muro. Yo bajaba con mi Honda tetracilindrica a tope y no solo se colocó en paralelo a mi sino que me adelanto por fuera…era Torras con su Bultaco monocilindrica. No podia ser otro…! Ramon era muy valiente!”.

Volvamos al mundial de 1965. El inicio era en los USA y Bultaco no acudió. Pero el mundial desembarca en Europa en el GP de Alemania. Torras hace tercero en 250cc tras las dos Yamaha oficiales de Read y Huff. En 125cc repite la tercera posición tras las dos suzuki bicilíndricas de Andersson y Perris. Buen inicio del mundial.

El siguiente GP es Montjuich. Torras esta vez hace segundo tras Read y por delante de Huff (ambos con las Yamaha oficiales). Sin embargo, en el informe post carrera de Torras, esto es lo que dice de su TSS: “La 250 rompió el cuenta vueltas a la primera vuelta, a la segunda rompió el tope funda embrague, a mitad de carrera cogió mucha vibración, a la penúltima parecía que me iba a quedar sin gasolina y a la última vuelta saltó la cadena“. En 125cc tuvo que retirarse por rotura mecánica cuando rodaba en tercera posición.

Después de Montjuich, en la categoría de los 250cc, Torras era el tercer clasificado en pilotos y Bultaco segunda en marcas.

bultaco
Foto Motosclasicas70.com. Montjuich 1965. Bultaco 125cc

La siguiente prueba del mundial es Francia, pero Torras no acude por otros compromisos adquiridos. De tal manera que la siguiente prueba del mundial para el español será la Isla de Man. Pero antes de la isla de Man, se decide a última hora acudir al circuito de Brisamar, en Comarruga para probar las mejoras de las motos introducidas después del GP de España. Petición especial de D. Paco Bultó. Torras no tenía intención de acudir a la prueba, pero ante la petición del “jefe“, decide ir.

Brisamar era un circuito urbano de tres rectas ubicado en una urbanización de Comarruga, en Tarragona. Una prueba que ni siquiera era del campeonato de España. Era una prueba menor, cuyo único interés era testar las motos que iban a ir al TT. Una carrera de 125cc con sólo cinco pilotos en parrilla… todos los del equipo Bultaco: Aschl, Escuder, Medrano, Cañellas y el propio Torras.

Pero, paradojas de la vida, era el mismo circuito en el que D. Paco Bultó le vio, le cronometró…. y le contrató como piloto en agosto de 1961. En esa fecha y en ese circuito se abrió un ciclo, que se cerró de forma dramática casi cuatro años después, en mayo de 1965, y en el mismo circuito. 

Agradecimientos a Carlos Dominguez por su magnífico reportaje sobre Ramón Torras publicado en FormulaMoto en 2005 y que a ayudado a completar este artículo.

SUSCRIBETE GRATIS a Motosan.es en la campanita y DEJA TU OPINIÓN debajo en los comentarios

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!