Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

El motor ya no es el problema de Honda en MotoGP

26 Mar. 18 | 19:00
Foto motogp.com

Tradicionalmente Honda siempre ha tenido el mejor motor, en su potencia fundamentaban el éxito al que el resto de la moto debía acompañar. Este “dogma” había cambiado estos últimos años, siendo el quebradero de cabeza de sus pilotos, analizamos los datos al inicio de 2018.

En los últimos cinco años Honda ha tenido el rendimiento más volátil en lo referido a velocidad punta y comportamiento del propulsor. Ha pasado por unas fases donde ha sido el más rápido y por otras donde ha estado claramente en inferioridad de aceleración. Mientras tanto Yamaha ha mantenido una estabilidad en este apartado y Ducati ha consolidado el propulsor como su punto fuerte. La marca del ala dorada ha estado confusa con diferentes apuestas sin dar con la tecla hasta, según parece, este 2018.

Evolucion motores honda ducati yamaha motogp punta km/h

En 2014 Honda, en manos de Marc Márquez, se llevó las 10 primeras carreras del año. Un hito histórico que cimentó en el talento del 93 y en un motor superior al resto. El conocido entonces como “seamless” (sin costuras) optimizaba el cambio de marchas. La caja de cambios que usaba, desarrollada en una base similar a las que se empleaba en la Fórmula 1, prácticamente engranaba una marcha al tiempo que sacaba la anterior. El resto de equipos tuvo que “ponerse las pilas” adaptando este sistema para ponerse a su altura. Para final de año el motor Honda ya no era tan superior como para compensar sus carencias de chasis respecto a Yamaha.

Para 2015 Honda quiso dar un paso más y hacer el motor más potente, como se puede comprobar en las velocidades punta de aquel año, por encima de Yamaha como era habitual pero también de Ducati. Desde la pretemporada ya Márquez y Pedrosa avisaron a Honda de que su carácter era demasiado agresivo. A una vuelta favorecía una vuelta rapidísima pero otra cosa era poder controlarlo en una carrera a 30 vueltas… pero no pudieron resolverlo antes de empezar. La temporada fue una montaña rusa para sus pilotos que compaginaron victorias con caídas, dejándolos fuera del título el año que Yamaha encontró la moto más equilibrada. Sin una gran velocidad punta, la manejabilidad era casi perfecta. Rossi y Lorenzo dominaron, con más victorias y con una sola carrera sin puntuar, la de Jorge en Misano en una carrera “flag to flag” con asfalto húmedo.

TE INTERESA VER:
Aleix Espargaró: "Es fácil convencer a los demás pilotos porque el aura que hay en el equipo es única"

Para 2016 Honda no quería volver a caer en el mismo error y apostó por una filosofía de motor diferente, con configuración de motor con cigüeñal contrarrotante lo que de partida le hacía perder caballos. Este cambio radical unido a que por normativa todos los equipos debían usar ya la centralita única de Magneti Marelli para la electrónica, dio como resultado posiblemente uno de los motores Honda con menos prestaciones de las últimas décadas. Se puede ver en el gráfico la caída de velocidad punta y sólo hay que recordar como Jorge Lorenzo, con Yamaha, venció a Marc Márquez a rebufo en Mugello. Algo inaudito entonces, jamás visto. Mientras tanto, Ducati con el motor como punto fuerte y la electrónica que ya estaban habituados a usar, se destacaban y llegaban sus primeras victorias desde la era Stoner.

Pedrosa Marquez Honda Qatar 2018 motogp
Foto Repsol Media

Al inicio de 2017 la situación era algo mejor, pero no óptima. Honda seguía muy lejos de Ducati pese a intentar un nuevo cambio con una una configuración de motor “big bang”. Así tenían más potencia, de la que adolecían el año anterior, pero seguían sin poder sacar partido. De inicio parecían estar claramente detrás de Yamaha en chasis y de Ducati en propulsor. Pese a todo, el discurso de Marc Márquez era más positivo que el año anterior. Con la temporada iniciada, sin poder tocar el propulsor, Honda se concentró en probar diferentes escapes, optimizar la electrónica para lo cual fichó a un telemétrico de Magneti Marelli y probar carenados una vez que las alas estuvieron prohibidas desde 2016. Al final la clave no estuvo en el motor, sino en los neumáticos que mediada la temporada fueron más duros, simétricos y estandarizados.

Para este 2018 todo parece haber regresado un poco más a la normalidad en Honda. Desde los primeros entrenamientos sus pilotos oficiales, Márquez, Pedrosa y Crutchlow coincidieron en que el nuevo propulsor tenía más potencial. Durante la pretemporada han estado bien en todo tipo de circuitos y la primera cita en Qatar ha sido la confirmación con el campeón a milésimas del ganador, el británico en 4ª posición y Pedrosa 7º, en una pista que no se le da bien y pese a sufrir problemas de neumáticos. Ducati sigue siendo la más rápida, pero Honda se le ha acercado con la sensación de tener la moto más equilibrada… ¿Será capaz Dovizioso de plantar cara a Pedrosa o Marc Márquez en Jerez? Vienen tres carreras claves para ver el rendimiento real de cada marca en MotoGP 2018.

TE INTERESA VER:
Ya hay fecha del primer duelo entre Márquez y Bagnaia con la misma moto

¿Quieres saber cuál es tu próxima cita con las carreras de motos?