Vaya despedidas más frías en Ducati…

Y a Tito creo que nadie lo esperó, aunque no creo que tampoco Tito tuviese muchas ganas de celebrar ninguna despedida.

Responder