Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

¿Crisis preocupante en el Repsol Honda?

15 Abr. 19 | 13:11
marc márquez austin americasgp motogp repsol Honda jorge lorenzo
Foto: MotoGP

Los últimos grandes premios no han sido muy positivos para los pilotos de Honda. Especialmente en el caso de Jorge Lorenzo, que todavía no está ni de lejos adaptado al poder de la moto japonesa.

Está claro que la situación por la que atraviesan los pilotos de la estructura oficial de Honda no es, ni de lejos, la mejor. El drama tiene su origen en el GP de Argentina, cuando durante la clasificación Marc Márquez tuvo que parar necesariamente porque a su moto se le había salido la cadena. Después de este suceso, el de Cervera tuvo que correr campo a través en busca de una scooter para volver lo antes posible al box y seguir luchando por la pole a lomos de su segunda moto en Termas de Río Hondo.

Por su parte, Jorge Lorenzo pasó directamente a la Q2 en el trazado sudamericano, pues en Qatar no pudo hacerlo porque, además de la recuperación de su lesión en el escafoides, el balear corrió con una fisura en una costilla. A pesar de poder luchar por la pole, se conformó con partir duodécimo en una carrera donde posteriormente no tuvo mucho éxito: terminó en la misma posición en la que salía desde parrilla.

La historia se repetía en Austin

Una de las imágenes más sorprendentes e inusuales de este campeonato del mundo de motociclismo fue ver a Márquez corriendo a lo largo del pit lane del COTA de Austin. Esto pasó en 2015, su tercera temporada en MotoGP. También mientras transcurría el cronómetro de la sesión clasificatoria le tocó pasar un momento de máxima tensión, ya que tuvo un problema con su Honda en plena recta de meta. La solución impuesta por el piloto español fue dejar la moto en el muro y correr hacia su box y coger la segunda Honda de la que disponen todos los pilotos de la categoría reina.

jorge lorenzo marc márquez Repsol Honda motogp austin americasgp
Foto: MotoGP

Esta acción se repitió exactamente igual el pasado sábado, pero con Lorenzo. Al nuevo piloto del Repsol Honda le subieron las pulsaciones por minuto, y extrañamente por el mismo motivo que hizo que Marc corriera por el césped en el GP de Argentina hace dos semanas. Raro, ¿verdad? Un mismo equipo, dos pilotos con un estilo de pilotaje totalmente distinto y un problema exactamente igual. Por otro lado, lo que hizo Jorge también fue dejar la Honda en el muro y correr hacia el garaje donde se encontraba su equipo. La única diferencia en estas dos historias es el final: Márquez hizo la pole en 2015 y Lorenzo clasificó undécimo.

TE INTERESA VER:
Bagnaia responde a Pol Espargaró: "Martín siempre sabe girar la moto en medio de la curva"

La carrera fue la guinda del pastel

Como todos los años desde que se corre en Austin, Marc Márquez era el claro favorito para ganar. El del Repsol Honda tenía la pole, pero no todo fue como el destino indicaba. A falta de doce giros para la finalización de la tercera cita de la temporada, el catalán se fue al suelo cuando lideraba con una ventaja de 3.5 segundos por delante de Valentino Rossi. Él mismo admitió que fue un error suyo, y pidió perdón a todo su equipo. Ahora mismo el mundial lo lidera Andrea Dovizioso, por delante de Rossi y Álex Rins, ganador ayer. Márquez se sitúa cuarto en un campeonato que llega totalmente abierto a Jerez, primera carrera europea.

jorge lorenzo marc márquez Repsol Honda motogp austin americasgp
Foto: MotoGP

Además de lo que le ocurrió a Marc, en Honda todavía no podían descansar respecto a estos sucesos negativos, pues Jorge Lorenzo también tuvo que retirarse en la prueba estadounidense. Fue solamente unos instantes después de conocer la caída del de Cervera, aunque todavía se desconoce la causa. Lo cierto es que no se cayó, lo positivo de esto, pero ambos pilotos del Repsol Honda no puntuaron ayer y esto puede perjudicar en los últimos términos del campeonato, de ahí la preocupación en el equipo oficial de la firma nipona.

Más noticias de MotoGP en Motosan.es…  ? Suscríbete en la campana, ¡es gratis!