Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Valentino Rossi se llevó el Mundial más igualado de la historia

11 Jun. 20 | 16:00
Rossi Gibernau MotoGP
Foto Yamaha Racing
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
Jesús Sánchez Santos Administrator
«Cuando veo a Dios, llega el momento de frenar«. KS34
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Unos días antes de empezar la apasionante temporada 2020, leemos y escuchamos constantemente que estamos ante la temporada de MotoGP más igualada de la historia, pero ¿Es eso cierto? Vamos a analizar los números que nunca mienten.

¿Cómo se mide la igualdad en un campeonato? Hay dos maneras de medirla, ya que esa cercanía entre rivales suele ser fuente de espectáculo y emoción para el aficionado: tiempo y puntos. Desde que el campeonato se iniciara en 1949 hasta la actualidad, ha sido la diferencia de tiempo la que más ha cambiado.

La igualdad de puntos ha tenido casos desde el primer campeonato de 500cc, cuando Leslie Graham venció por un solo punto, hasta el caso más reciente en 2015. Tras una apretada temporada sin duelos directos entre ellos, Lorenzo le arrebató la corona a Rossi en aquel polémico final por apenas cinco puntos.

El campeonato más igualado por puntos lo vivimos en 1967, el último año del dúo «Hailwood-Honda» en el intento de quitar la corona a «Agostini-MV Agusta». Ambos empataron a 46 puntos pero en este caso según el sistema de puntuación sólo contaban 6 de las 10 carreras, anulándose los 4 peores resultados. Esta circunstancia favoreció al italiano.

Curiosamente, los dos primeros campeonatos de 500cc se resolvieron por un ínfimo punto. La razón más determinante era que aquellas primeras temporadas estuvieron formadas sólo por seis citas, anulándose 3 y 2 resultados respectivamente. Era lógica tal igualdad. Tiene más sentido avanzar en el tiempo para encontrar temporadas apretadas en lo referido a puntos.

Los que la vivieron aún recuerdan con emoción aquel 1983 y el duelo entre dos americanos de distinta generación. El precursor del motociclismo «al otro lado del charco» en 500cc, Kenny Roberts, se midió de tú a tú contra el joven talentoso Freddie Spencer. Fue un enfrentamiento de estilos de pilotaje, de Honda contra Yamaha, del poder establecido contra el recién llegado.

Se decidió en un momento clave, aquella frenada más allá del límite entre ambos en la última vuelta de Anderstorp. La pista de aterrizaje dictó sentencia donde «Fast» Freddie llegó con el interior ganado y no frenaría hasta que viese a «King» Kenny hacerlo… ¿El final? Los dos fuera de pista. Spencer venció y Roberts llegó a la conclusión de que era hora de retirarse: “Cuando vi que Spencer quería morir matando sólo para ganar una puta carrera de motos, decidí que esto ya no era un deporte para mi”

Nos encontramos con otros casos llamativos como 1992, donde la igualdad de puntos vino por la lesión de Doohan en Assen, cuando se fracturó gravemente su pierna derecha. Rainey aprovechó para recuperar puntos y adelantarle en la última carrera disputada en Kyalami (Sudáfrica). Un campeonato que merecía el australiano, pero que sentenció aquello de que hasta que cae la bandera a cuadros todo puede ocurrir.

ARTÍCULO RELACIONADO:  ¿Cuánto cuesta ser patrocinador de un equipo de MotoGP?

El debut de Marc Márquez en MotoGP cuando se llevó la corona en ese emocionante final en Valencia 2013 contra Jorge Lorenzo, con sólo 4 puntos de diferencia. O las dos veces que Valentino Rossi perdió el título de MotoGP en la última cita (2006/2015) por tan solo 5 puntos.

Aquellos cinco puntos que Elías le quitó en Estoril en el primer caso y por los que el catalán asegura que Valentino aún no le ha perdonado. ¿Y si Marc Márquez hubiese adelantado a Lorenzo en la última cita de Valencia 2015? Rossi y Lorenzo hubiesen empatado a puntos, convirtiéndose en el título por puntos más igualado de la historia, pero la corona hubiera sido también para el balear por haber conseguido más victorias.

Igualdad por tiempos

Sería difícil para muchos aficionados entender el Mundial como era en sus inicios. Era menos campeonato de pilotos y más de motos. Las marcas competían para mostrar su fuerza al mercado y si se ganaba con más distancia todo iba perfecto. Para que tengáis una rápida idea de la desigualdad que había, la diferencia media entre el primero y el segundo en la primera temporada de 500cc fue de más de 45 segundos. Y que esta cifra no os impresione, las hubo peores…

Cuando la diferencia media entre el primero y el segundo en carrera llega a los 2 minutos y 23 segundos, la igualdad no existe ni en lo más mínimo. Esto se dio en 1968 cuando Agostini y MV Agusta siguieron a fondo pero Honda y Hailwood ya no estaban, al retirarse a final de 1967. Se ve clarísimo el motivo de por qué el 15 veces campeón del mundo, pese a su lustroso palmarés, no es considerado el mejor de la historia por la mayoría… ¡Agostini salía a pista con una moto mientras que los demás privados prácticamente iban en un «scooter»!

Hace un tiempo os conté los campeones que más se aburrieron y tanto él, como Hailwood y Surtees, están en el TOP3 por esta desigualdad mecánica. Esto afortunadamente cambió. Con la llegada de los motores de 2 tiempos y los fabricantes japoneses a 500cc a principios de los años ’70, se democratizó la categoría. Empezaron a florecer candidatos que apretaron las diferencias. Al poco llegó la era de los americanos, posteriormente junto a los australianos, llevaron el espectáculo a otra dimensión.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Crutchlow, muy cerca de dejar Honda: "Podría quedarme, pero las posibilidades son remotas"
igualdad tiempos motogp
Gráfico Motosan.es

Centrando el gráfico desde 1976, la primera vez en la historia que la diferencia media entre el primero y el segundo quedaba por debajo de los 20 segundos, nos encontramos con la época en color del Mundial de MotoGP con una clara tendencia a la baja.

En aquel glorioso 1989 (Lawson/Rainey/Schwantz) estuvimos a punto de bajar de los 5 segundos, pero tuvo que ser en el recordado 1991, con apasionantes duelos como el de Suzuka, Hockenheim, Assen o Donington Park cuando al fin rompimos la barrera. En 1992 Doohan y su Honda «Big Bang» estaban avasallando al resto hasta su ya mencionada lesión de Assen.

En 1993 emoción e igualdad de nuevo entre Schwantz y Rainey por última vez. En 1996 de nuevo llegaron tiempos apretados cuando Crivillé retó al Doohan por el cetro de 500cc. A partir de 1998, en el final de los cinco títulos del australiano, comenzó la época de mayor igualdad cuya tendencia aún perdura. Llegaba un nuevo dominador a MotoGP, Valentino Rossi, gran admirador de los duelos a capa y espada hasta la última curva.

El extraño caso de Rossi en MotoGP 2005

Los tres campeones que vencieron con mayor diferencia de puntos en toda la historia son

  • Doohan en 1994 y 1997, con 143 puntos sobre Cadalora y Okada respectivamente.
  • Valentino Rossi en 2005, cuando sacó 147 puntos de distancia a Melandri.
  • Marc Márquez la temporada pasada, cuando le metió 151 puntos de distancia a Dovizioso.

Hasta aquí todo normal, hasta que descubrimos un dato impresionante. Rossi se llevó el título de 2005 con la segunda mayor diferencia de puntos, al ser superado por Marc Márquez el año pasado, pero con la menor distancia de tiempo medio entre el primero y el segundo de toda historia. Apenas 1,81 segundos ¿Cómo es eso posible? Sin duda Valentino estaba en su mejor momento con Yamaha, y antes de que llegara la nueva generación de pilotos TOP (Stoner, Pedrosa, Lorenzo), entonces jugaba con sus rivales como quería.

Rossi Sete Jerez 2005
Podio del GP de España 2005. Rossi y Gibernau tras su duelo. (Foto motogp.com)

Valentino se divierte en un buen cuerpo a cuerpo, detestando las carreras ganadas en solitario escapado de principio a fin. Así que en aquel 2005, noqueó en el primer duelo de Jerez a Gibernau, de forma polémica en la última curva y ya no tuvo rival real en toda la temporada. El resto de carreras se dedicó a rodar con sus rivales para lanzar el ataque al final. Tal fue la igualdad de tiempos en 2005 que la carrera con mayor distancia entre el ganador y su rival fue justamente Jerez, y la distancia fue de 8,631 segundos porque Sete acabó en «la agricultura» en la última curva como sabemos.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Faltan 8 días para MotoGP con Carlos Checa, el “Toro”

Podemos decir entonces que sí, que Valentino Rossi se llevó el título de MotoGP más apretado de la historia por tiempo, pero lo hizo por voluntad propia, por su forma de ser y sentir las carreras. No tiene otro sentido ya que ese mismo año se marcó la segunda mayor diferencia de puntos entre primero y segundo en toda la historia del mundial, desde 1949. Tan sólo superado por Marc Márquez en 2019 por sus 12 victorias y 6 podios en 19 Grandes Premios.

Vamos al presente

La temporada 2018 fue la segunda más igualada de la historia en cuestión de tiempos, con una diferencia media entre el ganador y su perseguidor de 2,08 segundos. Esta diferencia es más real que la de 2005 por la gran cantidad de pilotos candidatos a ganar y la igualdad mecánica (centralita única, neumáticos…) pero no os equivoquéis, también es el estilo de Marc Márquez.

En 2019 la diferencia fue algo mayor, con una media entre el primero y el segundo de 2,45 segundos por carrera. El dominio del español que se escapó en algunas carreras, desarrollando un nuevo estilo más holgado, coloca la temporada pasada como la octava más apretada en tiempos, pese a ser la más amplia en distancia de puntos de toda la historia.

Pilotos como Rainey, Doohan, Stoner o Lorenzo, en su época de mayor dominio, salían a carrera dibujando una estrategia ideal: «me pongo primero lo antes posible, marco mi ritmo y adiós». Marc Márquez no es así. Su estilo es semejante al de Valentino Rossi o Kevin Schwantz anteriormente, nunca evitan una buena batalla, a veces incluso la buscan. Se sienten cómodos mezclados en grupo para mostrar todas sus cartas al final.

rossi marquez argentina
Incidente de Argentina 2018 entre Márquez y Rossi (Foto motogp.com)

El «cabroncito» de la Honda número 93, con un estilo parecido dentro de pista de lo que Rossi fue en su plenitud. Marc, como Vale antes, también juega a hacer la vuelta rápida en la última vuelta cuando le interesa, disfruta en las distancias cortas, va a cuchillo sin dejar espacio alguno a quien puede hacerle sombra, sonríe cuando se quita el casco, hace posible lo improbable y nunca puedes darlo por acabado hasta que cae la bandera a cuadros. En el fondo no se soportan porque son muy parecidos, el ADN de dos de los más grandes de la historia.

SUSCRÍBETE GRATIS a Motosan.es en la campanita y DEJA TU OPINIÓN debajo en los comentarios

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!