Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Los campeones de MotoGP que más se aburrieron

12 Feb. 21 | 21:00
Scott REDDING aburrido GBR Aprilia Racing Team Gresini APRILIA MotoGP GP Aragon 2018 (Circuit Motorland Aragon) 21-23.09.2018 photo: MICHELIN
Foto Michelin
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
Jesús Sánchez Santos Administrator
“Cuando veo a Dios, llega el momento de frenar“. KS34
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Vivimos en la época más apretada de MotoGP, donde la igualdad mecánica es patente en las diferencias, pero no siempre fue así. Hasta tal punto que ganar a veces era muy aburrido.

Sin electrónica unificada, con menos limitaciones técnicas para las fábricas y con variedad de neumáticos, hubo veces que los líderes de MotoGP (anteriormente 500cc) se aburrieron sacando grandes ventajas a sus rivales, tanto en tiempo como de puntos. La superioridad era tal en el binomio moto-piloto, que antes de empezar la carrera ya se sabía que si no mediaba error o fallo mecánico, la victoria estaba asegurada. Hoy en día se ha entendido que el espectáculo aumenta cuanto más apretada está la contienda entre rivales, con varios posibles ganadores cada fin de semana, pero antes de llegar hasta aquí, ¿Quien a dominado hasta el punto de aburrirse?

5. Valentino Rossi

MotoGP
Foto motogp.com

Cuando el campeón italiano llegó a la categoría reina, allá por el año 2000, se encontró el terreno ideal para demostrar todo su talento. Heredó el equipo y la moto de Mick Doohan, en un equipo independiente que Honda creó específicamente para él. En su segunda temporada fue campeón de 500cc por más de 100 puntos sobre Biaggi. Al siguiente año, primera de la nueva era MotoGP y con una Honda RC211V muy superior al resto, sacó 140 puntos a su máximo rival.

Sumó 11 victorias, quedando tan solo a una del récord entonces de Mick Doohan. La temporada siguiente, aunque no sacó tanta ventaja, consiguió 357 de los 400 puntos en juego, un 89,24% de los puntos disponibles. Nada menos que 22,31 puntos de media por carrera. Y tanto se aburrió que… ¡Se fue a Yamaha!

En Yamaha tuvo también una temporada en la que prácticamente se paseó. Nos referimos a 2005 y hubiese sido difícil de creer, cuando en la primera carrera tuvo que emplearse a fondo en la última curva de Jerez, para encontrar hueco contra Sete Gibernau. Esa temporada Valentino jugó con el resto desde una gran superioridad y a los datos me remito.

Fue campeón con 147 puntos de ventaja, la mayor de la historia, cuando la diferencia media de tiempos entre el primero y el segundo en las carreras de 2005, fue la más apretada de la historia, sólo 1,81 segundos. Puede que la clave de que Valentino Rossi siga en acción hoy en día, sea los rivales que empezaron a llegar desde 2006. Con Pedrosa, Stoner, Lorenzo y después Marc Márquez, se motivó para seguir mejorando y no se aburrió de ganar.

4. Mick Doohan

Foto Repsol Media

Cada vez que uno piensa en el australiano, se le viene a la mente una apisonadora con el número 1 en el frontal de su Honda. 1992 iba a ser su primer Mundial de 500cc, donde dominaba las carreras con su motor “Big Bang” por muchos segundos de ventaja. Si tomamos las 4 primeras carreras de aquel año, donde ganó, la diferencia media al segundo fue de… ¡30 segundos! La lesión de Assen le impidió culminar y tuvo que esperar a 1994 para lograr su primer entorchado y arrasar 5 años consecutivos.

Sin Schwantz ni Rainey ya en pista, quedó huérfano de un rival de la entidad que él merecía y causa de ello, en 1995 cayó de forma consecutiva en Jerez y Nurburgring cuando estaba escapado. Para 1996 llegó Crivillé para motivarle pero en 1997 dio un nuevo revés a sus rivales, usando el motor “Screamer” donde tener un mayor control de la potencia en su NSR.

Aquel 1997 pasó por encima de sus rivales, ganando 12 carreras (un 80% de las disputadas) y estableció un récord de triunfos en un solo año que en 2014 sería batido por Marc Márquez, aunque en una temporada a 18 carreras. Esa temporada el australiano acabó en su casillero con 340 puntos (el 90,68% de los puntos en juego), sacando nada menos que 143 de ventaja sobre Okada, igualando los 143 que también metió a Cadalora 3 años antes a finales de 1994.

Obtuvo la media de puntos más alta de la historia en un mismo año, 22,67, en aquel 1997 donde él se cansó a ganar y los espectadores nos aburrimos de verle ganar. Como anécdota, pese a los impresionantes datos de 1997, se cayó en la última carrera disputada en Phillip Island cuando estaba escapado de Crivillé y Aoki por muchos segundos. Acababa de hacer vuelta rápida y perdió la rueda delantera en la curva que ahora lleva su nombre, dejándonos entonces una de esas imágenes para el recuerdo, intentando levantar la moto con la rodilla.

3. Mike Hailwood

Foto HRC

Con la salida de Hocking de MV Agusta, “Mike The Bike” quedaba como absoluto número 1 de la poderosa marca italiana. Su dominio era tal que sirva de ejemplo aquella primera carrera de 1952 en la Isla de Man donde ganó con una ventaja de 9 minutos y 52 segundos sobre Ellis Boyce. En efecto, no es un error tipográfico… ¡Casi 10 minutos de ventaja! Tal era su diferencia de talento y de moto sobre sus rivales que sumó sus 4 títulos de 500cc de forma consecutiva.

En 1963 conseguiría ganar 7 de las 8 carreras, dejando sólo de puntuar en Assen. En 1964 la diferencia media en carrera entre el primero y su perseguidor fue de 133 segundos, más de dos minutos donde él fue el principal responsable de aquel dato. En 1965 conseguía 8 victorias en las 10 carreras puntuables, aunque eso sí, en las 2 últimas decidió no participar porque ya era campeón. Esta temporada había llegado Agostini a su equipo, la joven promesa italiana, y decidió empezar un nuevo reto con Honda.

2. Giacomo Agostini

Foto motogp.com

Las temporadas de 1966 y 1967 se recuerdan como las más bonitas en blanco y negro. El duelo estaba servido por primera vez entre dos grandes campeones de tal talla desde marcas distintas. Hailwood había salido a Honda, una marca japonesa que quería llegar a lo máximo por primera vez y Agostini se quedaba en MV Agusta con la intención de seguir dominando, como hacía de forma ininterrumpida desde 1958.

Tras dos años de duelos donde por poco, Agostini y MV Agusta vencieron, Honda se retiraba de la competición y pagaba una elevada suma de dinero a Hailwood para que no participara con otras marcas. Aquel acontecimiento fue clave tanto para los récords hoy establecidos por el italiano, que pese a ser claramente el más laureado en la historia de MotoGP, normalmente no se le considera el mejor.

No tuvo rivales durante 5 temporadas completas, donde logró 10 títulos mundiales (5 de 500cc y 5 de 350cc). Enfrentándose entonces contra pilotos privados, llegó a conseguir en 1968 una distancia media en carrera de 2 minutos y 23 segundos sobre su más directo perseguidor. Por supuesto venció el 100% de las carreras (10 de 10). En 1969 ganó las 10 primeras y no acudió a las 2 últimas ya que contaba con el permiso de MV Agusta, repitiendo fórmula en 1970.

Le sobraban carreras para ser campeón. En 1971 venció 8 de 11, tras quedarse dos en casa de descanso una vez que matemáticamente era inalcanzable. Algo habitual entonces y que hacían otros campeones. En 1972 estableció el récord de 11 victorias en un mismo año. Para 1973 se le acababa el “chollo” ya que MV Agusta fichaba a otro gran piloto, Phil Read, que le quitaría la corona de 500cc. En ese lustro tan dominador, Agostini consiguió títulos pero no el reconocimiento acorde a 15 Mundiales. Sus mejores momentos fueron las batallas contra Hailwood y posteriormente en 1975, tras llegar a Yamaha, logró el primer título para una marca con propulsor de 2 tiempos.

1. John Surtees

Foto MV Agusta

Así llegamos al campeón de MotoGP que más se aburrió. El británico Surtees debutó con MV Agusta en 500cc allá por 1956, ganando con solvencia. Tras perder la corona la temporada siguiente contra Liberati y Gilera, se empleó a fondo para recuperar el cetro. Tanto se esforzaron tanto él como la marca italiana que en 1958 ganaron 6 de las 7 carreras para volver a ser campeones. Al año siguiente Surtees repetiría dominio ganando el 100% de las carreras del calendario. Surtees continuó su dominio sin rival en 1960, hasta tal punto que no vio interés en seguir participando.

Esto le llevó a dejar el motociclismo y pasarse a las 4 ruedas, donde años después en 1964 con Ferrari, se convertiría en campeón de la Fórmula 1. El gran John Surtees se aburrió tanto de ganar en moto que nos dio el primer y único caso en la historia de un piloto campeón de MotoGP y F1. Realmente parece algo irrepetible.

¿Te SUSCRIBISTE GRATIS a Motosan.es en la campana? ¡DEJA TU OPINIÓN abajo en los comentarios!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!