Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Faltan 15 días para MotoGP con Sete Gibernau, heredero de Paco Bultó

1 Jul. 20 | 08:30
Gibernau
Foto motogp.com
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
Jesús Sánchez Santos Administrator
«Cuando veo a Dios, llega el momento de frenar«. KS34
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Seguimos con nuestra cuenta atrás hasta MotoGP 2020, para que este largo invierno podáis seguir leyendo de motociclismo cada día. Hoy Sete Gibernau nos recuerda que en medio mes empieza la acción.

Manuel Gibernau Bultó nació en Barcelona un 15 de diciembre de 1972. Puede que «Manuel» no os diga nada pero seguro que sí, Sete Gibernau, como se le conoce en el paddock y en la historia de MotoGP. El catalán heredó el motociclismo desde que nació, ya que llegó a una de las familias con más tradición motera en nuestro país, los Bultó. Su abuelo fue Don Paco Bultó, que creó marcas tan importantes como la Montesa o la Bultaco.

Sus inicios son en el motocross y el trial, bien pequeño, antes de pasarse a la velocidad, donde desarrollaría su carrera deportiva. Empezó a ganarse un sitio en aquel recordado Open Ducados donde tuvo como rivales a otros dos grandes pilotos de la misma generación, Carlos Checa y Jose Luís Cardoso. Aunque hizo algún «wild card», su primera temporada completa fue en 1996.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Ezpeleta: "El fichaje de Pol Espargaró por Honda no me sorprende"

Su llegada a los Grandes Premios fue tardía, con 24 años, al igual que su explosión como piloto. En 1996 participó en 250cc con una Honda privada, sin resultados destacables, pero en 1997 consigue un asiento como piloto oficial Yamaha 500cc, en el equipo de Wayne Rainey. Acabaría 13º a final de temporada y para 1998 un giro del destino le llevaría hasta el equipo Honda Repsol.

Takuma Aoki se lesionaba gravemente durante la pretemporada, quedando postrado en una silla de ruedas. Sete Gibernau era el elegido para llevar aquella 500cc V2, que la marca del ala dorada había empezado a desarrollar en 1996. En el Gran Premio disputado en el Jarama, aquel año ’98, se haría con su primer podio mundialista tras Carlos Checa y Norick Abe.

Gibernau siempre supo estar en el sitio adecuado esos años. En 1999, tras la caída de Doohan, heredó su Honda NSR 500cc V4, empezando a luchar por las victorias. Cuatro podios y el 5º lugar a final de temporada. El año 2000 fue un absoluto desastre para el equipo oficial de HRC y Gibernau, tras acabar 15º ponía rumbo hacia Suzuki, la moto que con Roberts Jr. había sido campeón. Contaría con el apoyo de un fuerte patrocinador, Telefónica.

Sus dos años en Suzuki fueron difíciles, pero conseguiría su primera victoria en el Mundial de 500cc en el Gran Premio de la Comunidad Valenciana 2001. Inolvidable su celebración con la bandera americana al lado de la española, para recordar a las personas fallecidas recientemente en el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Crutchlow, muy cerca de dejar Honda: "Podría quedarme, pero las posibilidades son remotas"

En 2003 Telefónica abandonaba Suzuki y pasaba a patrocinar al equipo Gresini. El italiano contaría con Daijiro Kato como punta de lanza, con una RC211V oficial y Sete Gibernau como segundo piloto. La desgracia del japonés, que fallecía por un accidente en la carrera inicial disputada en Suzuka, hacía que Gibernau heredara nuevamente la mejor moto de la parrilla.

Memorables sus duelos contras Valentino Rossi, siendo el rival más fuerte del italiano hasta que llegase la nueva generación con Pedrosa, Stoner, Lorenzo, Dovizioso o Simoncelli. Gibernau fue el mejor de los mortales durante dos años, 2003 y 2004, donde se enfrentó al nueve veces campeón del mundo, logrando dos subcampeonatos en la categoría reina.

En 2005 empezó su declive. La primera carrera en Jerez fue clave y muy recordada. Gibernau llegaba primero a la última curva, pero Rossi se le metía por dentro. Allí impactaron y el español se salió de pista. Nunca volvería a ganar una carrera en MotoGP. Aquel año tuvo diferentes problemas mecánicos, como cuando se quedó sin gasolina en Brno, o caídas cuando debía haberse mantenido encima de la moto.

ARTÍCULO RELACIONADO:  Chicho Lorenzo, sobre su hijo: "Estuvo a punto de quedarse en una silla de ruedas, ahí es cuando cambia todo"

Acabó 7º y puso rumbo a Ducati donde no pisó el podio y sufrió varias lesiones. Fue un factor muy importante en el desarrollo de la nueva Desmosedici 800cc, que a partir del año siguiente llevaría Stoner con mano de hierro. Así supuestamente «colgaba el mono», pero sorprendía al regresar en 2009 con un equipo satélite. El Ducati Onde 2000 dirigido por Gelete y Pablo Nieto, estaría financiado por Francisco Hernando «El Pocero». El dinero del empresario llegaría hasta mediada la temporada y Gibernau deja de correr a partir de Sachsenring.

Su último regreso y tercera retirada del Mundial ha llegado este 2019. Gibernau participó en la primera copa mundial de motos eléctricas (Moto-E), acabando la temporada en 11er lugar. Esta vez parece la última vez que dice adiós al motociclismo de competición. El español, nacido en Barcelona, llegó tarde al Mundial y cuando nadie lo esperaba fue capaz de rendir a un nivel altísimo. Tanto, pese a las críticas que algunos aficionados le propinaron, que sólo uno de los más grandes de la historia como Valentino Rossi, pudo con él.

Más MOTOS cada día en MOTOSAN.ES, ¿Te SUSCRIBISTE ya en la CAMPANITA? ¡Es GRATIS!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!