Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Rossi y Márquez en la película de Mentiroso Compulsivo

15 Sep. 19 | 11:50
Marquez Rossi
Foto motogp.com
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
Jesús Sánchez Santos Administrator
«Cuando veo a Dios, llega el momento de frenar«. KS34
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Opinión. Analizamos lo ocurrido ayer entre Valentino Rossi y Marc Márquez, el incidente entre ambos en la última vuelta de la Q2, desde un punto de vista diferente.

Vivimos en un mundo de medias verdades, de mentiras piadosas y donde ir de frente normalmente tiene consecuencias. Partiendo de la base de que no hay una verdad absoluta y que cada cabeza pensante tiene la suya, las decisiones tomadas normalmente no suelen gustar a la mayoría más ruidosa. La otra mayoría que está de acuerdo, suele callar.

Partiendo de esta base, quiero indicaros que este artículo es de opinión. Para estar informados con máximo rigor y objetividad podéis consultar el resto de noticias de la web, pero tras haber estado dando vueltas a la cabeza desde que ocurrió ayer el #MisanoClash y las posteriores declaraciones, no he podido evitar ponerme al mano del teclado para contar algo diferente.

Ayer el protagonismo por lo demostrado en la QP y en la tabla de tiempos debió ser para un «casi siempre invisible», Maverick Viñales que fue el más rápido y el único piloto Yamaha capaz de ganar en los últimos dos años. Una moto que cada vez va mejor y que hoy parte como favorita para ganar la carrera. Está Maverick, pero también Quartararo, el piloto con mejor ritmo durante todo el fin de semana como desveló el análisis de ritmos. Incluso Rossi, que aunque sale en tercera fila tiene un paquete sólido en el fin de semana de casa.

Las escenas principales debieron ser también con merecimiento para para Pol Espargaró y KTM. Incluso Zarco se unió a la fiesta con una octava posición. La mano de Dani Pedrosa y los esfuerzos de la marca austriaca por hacer una moto ganadora se notan y mucho. Como dije hace años KTM llegará a ganar en MotoGP, no sabemos cuando pero lo hará seguro. El ADN ganador corre por sus venas y su fijación contra Honda es muy fuerte.

Pol Espargaro Viñales
Foto motogp.com

También el foco se podría haber puesto en un profundo análisis acerca de por qué Honda no va, aparte de la de Marc Márquez o cómo Ducati ha estado totalmente perdida todo el fin de semana con Petrucci y Miller fuera de la Q2. Dovizioso se metió un «vueltón» para conseguir meterse en sexta posición. En medio hoy de los que finalmente fueron los dos protagonistas de ayer, Márquez y Rossi, que saldrán quinto y séptimo respectivamente.

Protagonistas de nuevo por otro episodio de llevar las cosas al límite entre ellos. Para «chulo tú, chulo yo«. Como no les va a ocurrir si uno lo inventó y el otro lo aprendió de él. Si Valentino tuviese 15 años menos, viviríamos estos capítulos una carrera sí y puede que la otra también. Desafortunadamente para el italiano, la edad pesa y mientras que él está haciendo un gran esfuerzo para alargar su carrera deportiva al máximo nivel posible, Marc Márquez está en su momento ideal físico y mental, con 26 años.

Jim Carrey en Mentiroso Compulsivo

Una de las comedias que más me gustaron siempre fue la del carismático Jim Carrey en la película de Mentiroso Compulsivo. Para los que no la hayan visto, trata de un exitoso abogado que acumula un éxito tras otro para comerse el mundo. No tiene problema en mentir o en crear situaciones durante el juicio que le favorezcan y haga que su cliente gane.

Un caso muy real en este mundo, ¿O no? La magia del cine hace el cambio necesario para que los que disfrutemos la película no paremos de reír. Su hijo pequeño, decepcionado por como es su padre, pide un deseo de cumpleaños: que su padre no pueda mentir durante todo un día. Y a partir de ahí «se lía» parda porque un adulto no puede lanzar una sola mentira en un mundo donde no siempre se suele decir la verdad, nos pasa a todos.

Si con este contexto regresamos a Misano, a lo sucedido ayer en la Q2 y ponemos la lupa sobre Marc Márquez y Valentino Rossi podemos analizar cosas intentando ser lo más objetivo posible. Sabiendo que toda la verdad es imposible ya que estamos en el mundo real.

El campeón del mundo de MotoGP ya lo había hecho varias veces durante todo el fin de semana: seguir ruedas. Como comentamos en la crónica del viernes, se dedicó a seguir a rivales que además llevan otras motos: Rins, Viñales, Petrucci y Quartararo. En un momento que estuvo cerca de Valentino Rossi, desde el equipo del italiano le enviaron el mensaje al «Dashboard» y el 46 abortó la vuelta de inmediato. Tanto él como otro piloto más experimentado como Dovizioso, no se lo iban a permitir más.

Porque ya han sido muchas veces, es una estrategia habitual de Marc Márquez, estudiar a fondo a sus rivales. De hecho, cuando intentaron cogerle rueda a él, desde su equipo le avisaron movimiento la pizarra de delante hacia atrás en el paso por meta, abortando la vuelta. El de Cervera es una auténtica «bestia» de la competición y usa todas las herramientas posibles, por ínfimas que parezcan, para ganar.

Hasta el momento la mayoría cae en su «juego» pero si hay otro piloto al que siempre le ha gustado esta manera de actuar es Rossi. Son ya muchas veces que el campeón usa la referencia de un rival durante la Q2 para conseguir la pole y de hecho, con el propio Valentino como «víctima» este mismo año. Hay que dejar claro absolutamente que con la normativa actual es algo legal, no puede ser sancionado, pero se considera poco ético entre rivales. Ya sabemos que Marc lleva al límite casi todo en pista.

Ayer Marc, tras haber rodado la penúltima vuelta tras Rossi, dejó el espacio adecuado con su rival para salir al último giro con la referencia perfecta para hacer una vuelta de pole. Además, ¿Qué mejor motivación para apretar que tener a Valentino delante comiéndole terreno?

Los datos numéricos de la última vuelta de la Q2

Rossi Marquez
Foto motogp.com

A lo largo de esa última vuelta de la Q2 ayer, Rossi hizo 25.909 en el primer parcial cuando su mejor T1 hasta el momento en esa tanto había sido de 25.792. El segundo parcial fue casi igual que el de su mejor vuelta, 20.930 por 20.928, aunque en ese momento ya se había salido al verde en la curva 6. Algo que Márquez vio y que según indica Valentino, él mismo no sabía.

El tercer parcial de Valentino Rossi en esa última vuelta fue de 25.686, mientras que su mejor T3 de la Q2 había sido de 25.342. Ahí se acabó todo, justo en el parcial que coincidió con el adelantamiento de Marc Márquez en las curvas rápidas, para irse al verde. El líder de MotoGP venía marcando todo en rojo hasta encontrarse a Valentino en este tercer parcial.

En esa última vuelta Márquez había sido una décima más rápido en el T1 que su mejor parcial de la Q2. En el T2 había sido dos décimas más rápido aún. Así que llegaba a ese polémico tercer parcial donde se encontró con Rossi, mejorando su tiempo en tres décimas. Justo al iniciar el T3 estaba siendo 0,664 segundos más rápido que Valentino en esa última vuelta, nunca hay que olvidarlo, con su referencia.

Cuando llegas a rueda de un piloto siendo más rápido en el último intento, no te queda otra que adelantar y eso es lo que hizo Marc Márquez en el tercer parcial. Lamentablemente para sus intereses, se salió al verde, lo que suponía la anulación de la vuelta. Aquello no sentó nada bien a Valentino Rossi, que aún sabiendo que ya no podía mejorar su tiempo al haber perdido tiempo con el adelantamiento del tercer parcial, decidió devolver lo sufrido con un «block pass» imposible a Márquez justo antes de entrar en el T4.

Interpretación

Márquez Rossi
Foto motogp.com

A Marc Márquez le gusta «jugar». La mayoría de sus rivales caen en su juego o simplemente no saben hacerlo como él. Su estrategia de seguir rueda no gusta al resto, no lo ven ético y les molesta, unos rivales que ven como año tras año pierden contra este exagerado talento de MotoGP. Como dije antes, es totalmente legal y otros lo hacen, como Pol Espargargó ayer que fue segundo a rueda de Quartararo. Cuando Márquez lanzó su ataque sobre Rossi en el T3 ya sabía que la vuelta del italiano no valía al haberse salido en la curva 6.

Valentino Rossi esta vez, cuando vio a Marquez pegado detrás estaba abierto a jugar como él también sabe. Más aún cuando con el adelantamiento perdió todas las opciones de mejorar su última vuelta, sabiendo que incluso la vuelta de su rival no contaba al salirse al verde, quiso enviarle un mensaje con un adelantamiento salvaje e imposible. La información contenida ahí era clara: conmigo no juegues más a esto que puedes salir perdiendo. Y es que de hecho Marc tiene en juego algo por lo que Valentino sueña, el título de MotoGP. Algo que, sin tener que desenterrar mucho, el italiano siente que su rival le hizo perder en 2015 por el suceso de Sepang.

Las declaraciones posteriores

Volviendo a la película de «Mentiroso Compulsivo» (O «Liar Liar» en la versión norteamericana), ¿Qué hubiesen contado Márquez y Rossi si hubiesen estado obligados a decir toda la verdad como Jim Carrey durante la película? Seguramente hubiese cambiado mucho el guión.

Marc Márquez hubiese contado que nunca permite que le cojan rueda sus rivales pero que siempre que puede, que para eso es legal y ayuda, coge rueda de un rival para mejorar su vuelta. En este caso la de Valentino Rossi. Estuvo dos vueltas detrás de él, siempre podría haber dejado un poco más de espacio. Pasó por meta 10 segundos antes de que cayera la bandera a cuadros, podría haber dejado 2 o 3 más de distancia. Desde la moto sólo lo podrá indicar él, pero se salió claramente al verde en la curva rápida, pero a su vez también sabía que la vuelta de Valentino no valía, así que realmente no había perjudicado nada esta vez. El de Cervera hubiera confesado lo que todos vimos, que sabe que Valentino fue a por él en esa última curva, molesto por haberle adelantado en la última vuelta y por todo su historial juntos. Y realmente, aunque le fastidie todo lo ocurrido, a Márquez (como le pasó a Rossi en 2015) no le interesa entrar ahora en estas disputas con el objetivo del 8º título cerca.

Rossi Marquez
Foto motogp.com

Por su parte, dentro de la película de «Mentiroso Compulsivo», el discurso de Valentino Rossi también habría sido otro. Lo primero que habría hecho sería quejarse de la falta de ética de Márquez, siempre chupando rueda a sus rivales para aprovecharse de ellos y unas cuantas más «virtudes» que aireó ya años atrás en Sepang o Argentina. Puede que dijese, fue por poco, que sabía que se había salido en la curva seis. Al menos tendría sus dudas porque lo cierto es que en el segundo parcial siguió tirando. Le fastidió de sobremanera el adelantamiento de Marc en las rápidas para irse al verde, perjudicando su vuelta, haciendo que ya fuera imposible mejorar el tiempo y ante la duda de si estuvo fuera o no en la curva 6. Ya vimos esta temporada como pisando el verde en el límite, le devolvieron una vuelta a Rossi para pasar a la Q2 directamente, ¿Por qué aquí no? Se podría haber reclamado después en caso de mejorar su tiempo. Después del adelantamiento de Marc, mejorar la vuelta ya era imposible, Rossi lo sabía y por eso hubiera dicho que adelantó mal a su rival queriendo para enviarle un aviso. Ya sabía que las vueltas de ambos no valían, así que aprovechó para decirle a Márquez que no le coja rueda nunca más y que con él no se juega. Al final ambos salieron perjudicados, el «choque de trenes» de los dos grandes pesos pesados de MotoGP.

Una carrera de MotoGP de cine

¡La que se ha liado por un encontronazo en una vuelta que ya era nula para ambos! Según Loris Capirossi, al ser preguntado por la prensa italiana al salir de la reunión en Dirección de Carrera, Rossi y Márquez hablaron y aclararon todo. De momento no sabemos si dijo la verdad o tuvo que mentir como hacemos muchas veces la mayoría de adultos con una sonrisa, lo que sí sabemos es que Dirección de Carrera tuvo suerte de que ambas vueltas fuesen anuladas por sobrepasar los límites de la pista.

Esta es mi forma de verlo, diferente seguro a como lo verá el resto de personas de este mundo, donde la verdad es un concepto relativo según el punto de vista de cada uno. Lo importante es que ambos entiendan que no es el camino, aunque no puedan «tragarse» personalmente, en pista se juegan la vida y deben respetarse. Son el ejemplo para los millones de aficionados y niños de este mundo apasionados de MotoGP.

Más MOTOS cada día en MOTOSAN.ES ?, ¿Te SUSCRIBISTE ya en la CAMPANITA ?? ¡Es GRATIS!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!