Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Cómo reducir la siniestralidad; episodio 4: Cursos de conducción segura

10 Jun. 21 | 16:00
Una motorista realiza una maniobra en un curso de conducción
Foto: I.A.
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
«Si hubiera tenido que enfrentarme en la pista a los mismos obstáculos que tú en la carretera, probablemente estaría muerto.» MICK DOOHAN.
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

La realización periódica de cursos de conducción podría reducir notablemente el número de accidentes y motoristas fallecidos.

¿Conoces a alguien que haya hecho un buen curso de conducción y no piense que deberían ser obligatorios? Yo no. Pero ni son obligatorios, ni hay una oferta que facilite la realización voluntaria por parte de motoristas que así lo creen. Y no me refiero a tandas en circuito sino a cursos de conducción segura, sin querer quitar cierta utilidad a aquellos.

Digámoslo claro: el método de Seguridad Vial basado en la reducción paulatina de velocidad, radares y la obligación de equipamiento de seguridad (casco y guantes) está agotado. No da para más. Hay un enorme déficit de formación, de capacitación, de entrenamiento de la habilidad o pericia que supone muchísimos fallecidos cada año. Y esto, en moto, es aún más determinante.

No hay automatismos que valgan en moto

Las autoridades parecen haber tirado la toalla con los conductores. Desde hace años hablan del vehículo autónomo como la gran esperanza. Pero al margen de los años o décadas que habrá que esperar a que sea una realidad, esto nunca funcionará con las motos. ¿Quién querría ir encima de una moto para que conduzca ella? ¿Para qué?

Ni siquiera los sistemas ADAS llegarán de forma intrusiva a la moto. Debido a su propia dinámica, piloto y máquina deben ser uno, y es impensable que una moto llegue un día a frenar o esquivar un obstáculo bruscamente sin que intervenga el motorista. Sencillamente porque podría salir despedido de la moto. No hay otra opción que trabajar en la mejora de la técnica de conducción, de la habilidad y la reacción ante situaciones imprevistas o complicadas.

Cada vez más vulnerables

Ese es el motivo que la proporción de vulnerables fallecidos esté aumentando. Los coches cada vez son más seguros, pero las motos no tienen tanto margen de mejora. El ABS, control de tracción, y que todo funcione bien, poco más. Por eso es primordial trabajar en que todos los motoristas sepamos dominar la moto bajo situaciones de emergencia.

Existen cursos para todo tipo de vehículos. Nadie se subiría a un avión si los pilotos no estuvieran entrenados periódicamente en simuladores. Los hay también para maquinistas de trenes y metros, incluso he visto uno para adiestrar a patrones en un lago que simula ser el Canal de Suez en miniatura para evitar que ocurra otro desastre económico como el provocado por el buque Ever Given. ¿Y no va a ser buena idea que alguien que conduce una moto sepa hacerlo tan bien como sea posible? Es una locura permitir que tu vida dependa de qué tal te salga tu primera maniobra de emergencia. ¿Por qué no entrenarlo antes?

Tímida incursión de la DGT

La DGT prepara una iniciativa con la que pretende recompensar con 2 puntos en el carnet la realización de un curso. Pero si ya tienes todos nunca obtendrías 17. Es decir, que va dirigida a motoristas digamos «problemáticos», los que tienen puntos sustraídos. Para el que tiene pinta de responsable no hay «premio».

Y es una lástima. Porque son adecuados para todos. Si pudiera, yo los haría obligatorios. Uno cada 10 años, con cada renovación del permiso. No habrá nacido aún el político capaz de llevarlo adelante, pero esto sí que supondría una revolución en la seguridad motera. Habría una gran oferta, con precios ajustados, incluso la DGT podría subvencionar estos cursos, o aplicar una exención en la tasa de renovación del carnet (ya comenté en el anterior episodio que dinero les sobra). No sólo se reducirían los fallecidos en moto, sino la causa: los accidentes. No olvidemos que todas las protecciones (casco, guantes, chaqueta, airbag…) son para después del accidente, mientras que la capacidad de reacción y una buena destreza funciona antes, evitando el accidente en sí.

Panorámica de un curso de conducción segura
El circuito de un buen curso nada tiene que ver con el de examen. (Foto: I.A.)

Mi consejo: haz un curso, sin dudarlo

Y es que estos cursos son tan útiles para el que lo aprovecha y sale más capacitado como para el que no. Darse cuenta de que reaccionar encima de una moto ante situaciones límite no es tan fácil como parecía puede hacer que se compense con una conducción más prudente y relajada. La reducción de siniestralidad podría ser muy importante.

En cualquier caso, no debería hacer falta que nos obliguen a hacer algo que es bueno para nuestra propia integridad. Mi consejo es siempre realizar un buen curso de conducción segura. La oferta es aún reducida pero hay bastantes alternativas. Puedo asegurarte que no sólo saldrás de allí siendo mejor motorista, sino que además será una divertidísima experiencia.

SUSCRÍBETE GRATIS a Motosan.es en la en la campanita, y DEJA TU OPINIÓN debajo en los comentarios.

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!