Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

De películas de motos

8 Oct. 19 | 16:00
Imagen: Filmaffinity
¡COMPARTE EL ARTÍCULO!
«Kevin Schwantz y yo chocamos muchas veces, pero casi nunca sin querer« – WAYNE RAINEY
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Para esos días de la semana en los que la emisión de televisión deja mucho que desear o, simplemente, cuando nuestra pareja quiere ver alguna serie que nosotros no seguimos, no está de más tener cierta cantidad de películas en la recámara para poder ver alguna vez. Alguna merece la pena ser vista una y diez veces. Sin embargo otras, las mencionaremos solo para que no malgastéis dos horas de vida.

Easy Rider

Easy Rider, películas
Imagen: Filmaffinity

La primera vez que oí hablar de Easy Rider fue durante mi juventud. En aquellos primeros años de los 90 no podíamos más que, o buscar películas en los extintos video clubs o esperar a que por casualidad las dieran por la tele. Precisamente en una tienda de discos y películas de un centro comercial, había un póster de Peter Fonda y Dennis Hopper a lomo de sus Harleys derrochando actitud por una recta infinita de esas del medio oeste norteamericano. Pregunté al vendedor y comenzando su contestación con un “mira chaval: yo a tus años bla, bla bla…” me puso al día en un periquete. Easy Rider decepciona y emociona a partes iguales. Es una peli rodada sin guión. Sobre la marcha, pero con una fotografía y banda sonora que no deja indiferente a nadie. También, los excesos con las drogas de todo el equipo se hace patente en más de alguna secuencia en la que, afortunadamente, no van rodando en las motos. Si no la has visto, no dejes de hacerlo. De ella puedes sacar que el reloj no te va a servir de nada cuando emprendas un viaje en moto. Solo monta y disfruta.

Quadrophenia

quadrophenia, películas
Imagen: Filmaffinity

Tirando a otra de las grandes, pero tocando una rama del motociclismo algo menos popular, Quadrophenia la vi de refilón en La 2 cuando era pequeño. Lo único que me enteré es que mi hermana la grabó porque salía el cantante de The Police, Sting. Nunca más me interesé por ella hasta que me empecé a mover por el mundo scooterista y, por pura inercia, la compré por internet. The Who produjo esta cinta con el fin de rememorar la cultura Mod en Inglaterra durante los años 60, dejar latente el clásico conflicto entre rockers y mods y plasmar en la pantalla muchos scooters de la época. En lo que es el desarrollo de la trama, al menos a mí, “ni fu, ni fa”.  Eso sí, me quedó claro que como en tantas otras tribus urbanas de la época, las drogas (pastillas en este caso) estaban a la orden del día. La película tiene secuencias, como la del final, o la de la lucha en Brighton, que tienen su aquel. La banda sonora, sin embargo, es muy buena. No es una peli merecedora de un Óscar, pero echas un buen rato y es curiosa de ver.

El puente

el puente, peliculas
Imagen: Filmaffinity

A medio camino entre la temática de rockers, mods, hippies y la ansiada libertad, en España se rodaba una road movie en moto a mediados de los 70, que hay que ver con los ojos del país en aquella época: El Puente. No podría ser otro que Alfredo Landa, quien a lomo de una Montesa Impala, con intermitentes de pega, se recorre media piel de toro en busca de las famosas nórdicas que visitaban nuestras costas durante los periodos estivales. Parece mentira, pero los pensamientos del protagonista mientras rueda y se encuentra con las más curiosas situaciones, me hacen recordar más de uno de los viajes que he podido hacer en moto. Está entretenida y, bueno, no se puede esperar muchísimo más del cine español de esos años. Es difícil de encontrar online, pero se puede comprar original en Internet.

Torque & Biker Boyz

peliculas, motos
Imagen: Filmaffinity

Con la moda del tunning de los primeros años de la década del 2000 y aprovechando el tirón que ya tenía por entonces The Fast & The Furious, se produjeron dos películas que hay que ver como lo que son: parodias. No cambies de canal, porque podrás echar unas risas si las ves desde este angulo cómico y crítico: Torque y Biker Boyz. No sé qué se cocerá en Estados Unidos y las bandas moteras, pero a mí me suena a truño del bueno, todo lo contado en estas películas. Fantasmadas de libro, ruedas que chirrían en tierra y enfrentamientos en moto que dan hasta risa. Una gran mayoría del público las calificó como nefastas. Sin embargo, apartando de nuestra mente la realidad del mundo de la moto, o incluso las leyes de la física básica, podremos pasar un buen rato con su visionado.

Cerdos Salvajes y Dos duros sobre ruedas

películas, motos
Imagen: Filmaffinity

Esta otra, sin llegar a ser las motos su temática central, tiene varias escenas en moto muy chulas. “Harley Davidson and the Marlboro man” se llamó en España “Dos duros sobre ruedas”.  La escena en la que Don Johnson fríe a tiros a su pobre Kawasaki, o la escena final con la Harley de Mickey Rourque (cuando era él y no el bicho raro en el que se ha convertido), son casi dos iconos del cine de motor. La banda sonora es aceptable aunque la trama principal de la película es mediocre tirando a pobre. Merece la pena también ver el original mono de cuero que lleva Mickey, muy imitado durante los 90, pero con poca fortuna. Hilando sobre el custom, Cerdos Salvajes es una comedia amena de ver que, bajo mi punto de vista, solo merece la pena por la escena en la que Peter Fonda le pide a uno de los protagonistas que tire el reloj de pulsera, haciendo así un bonito guiño a la escena inicial de Easy Rider, rodada 40 años antes. Hace alguna llamada también a The wild one (El Salvaje) y seguro que otras que me dejo en el tintero.

Burt Munro y La Poderosa

películas
Imagen: Filmaffinity

No puedo dejar de mencionar The World Fastest Indian, (Burt Munro, un sueño, una leyenda) con la que te entrarán ganas de viajar a Bonneville al menos una vez en tu vida, mientras ves como un mayor Anthony Hopkins, se deja querer y, si se descuida, acaba en la cama con un travesti. ¡Menudo fiera! Una película muy entretenida y basada en hechos reales. Merece la pena verla. Al igual, Diarios de Motocicleta, sin ser “La Poderosa” nada más que la Norton 500 que llevaría a Gael García Bernal encarnando a un jovencísimo Che Guevara, no deja de ser una película sobre un intenso y crudo viaje en la que la realidad supera la ficción. Seguro que hay muchas otras que, sin ser películas enteras, hay ciertas escenas en las que la moto es la protagonista: Fugitivos Encadenados, Matrix Reload, Vacaciones en Roma, La intérprete…  y muchísimas más que me dejo en el tintero.

Documentales

closer to the edge, películas
Imagen: Filmaffinity

En los últimos años han proliferado las películas documental sobre GGPP o el Torusit Trophy de la Isla de Man. Sobre esta última carrera, Closer to the Edge deja sin aliento en alguna de sus secuencias, pero no deja de ser un documental, como Faster (sobre la temporada 2002 de Rossi), Road (sobre la familia Dunlop y las road races). La precursora de este tipo de cintas fue On any Sunday, la cual es digna de ver y fácil de encontrar incluso en Youtube. Hay que verla con los ojos de los 70, pero un Kenny Roberts muy joven e incluso el verdadero Steve McQueen haciendo de las suyas sobre Husqvarnas de cross en el desierto, te dejan muy buen sabor de boca. Un remake de esta última se rodó hace unos años con Marc Márquez como coprotagonista. Pero, insisto, son más documentales que otra cosa.

Más motos en Motosan.es… ? Suscríbete en la campana, ¡Es gratis!

¡COMPARTE EL ARTÍCULO!