Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Ser piloto ¿acierto o ruina?

18 Mar. 19 | 11:00
Compartir noticia
  • 1.1K
    Shares

Ismael Bonilla Contributor
Campeón de España de motociclismo, piloto del Mundial de 250cc
Editor de Motosan.es – Life is Racing
follow me

Seguramente ambas…De todos los casos que conozco, convertirse en piloto no es una decisión como tal. Normalmente, cuando eres pequeño (y ahora mucho más pequeño que hace unos años), un día te dejan probar una moto, otro día vas a darte unas vueltas a un circuito y te gusta. Entonces tu padre te compra una minimoto o similar para divertirte, y como resulta que se te da medio bien, de repente te ves en una carrera de chavales de algún regional y ya está liada. Ahora también es muy común apuntar a los chicos (y cada vez más chicas) a escuelas de pilotaje como actividad extraescolar, a veces por petición de los chavales – y a veces por empeño de alguno de los padres-, pero en cualquier caso, de repente un día te das cuenta que medio hobby o medio en serio, eres piloto.  Y si encima se te da medio bien, ya tienes tarea para años…

¿Y porque querría un niño –repito, o niña- ser piloto? Cada caso seguramente sea diferente, pero es probable los ídolos que los chavales ven en la tele tengan mucho que ver. En mi caso, recuerdo la primera vez que me subí en una minimoto con 12 años –hoy en día seria ya un viejo a esa edad para empezar-.Me imaginaba siendo Sito Pons, que hacía poco se había convertido en bicampeon del mundo de 250 c.c. Molaba mucho eso de imaginarse en un circuito lleno de gente y subiendo al pódium. Y el Sito de hace 28 años, se llama hoy Marc Márquez. Todos los chavales quieren llegar a ser como él. Vale, alguno como Rossi también…

Pero, ¿Cuántos de estos jóvenes pilotos van a llegar a ser como Márquez? Un Márquez campeón, con dinero, con fama, con reconocimiento mundial y siempre sonriendo… ¿uno de cada mil? ¿De cada diez mil? No sé cuántos, pero muy pocos…Pero el hecho de no convertirse en Márquez no significa que se haya fracasado en la carrera de piloto. Decía en el título, ¿acierto o ruina? Lo de ruina, es bastante evidente. Por muy bien que se dé la carrera deportiva de un piloto, el boquete económico está garantizado, y en muy escasas ocasiones, la familia del piloto va a poder amortizar o recuperar el dinero invertido –y digo invertido, que no gastado- en los comienzos. Incluso aun llegando al mundial, no está ni mucho menos garantizado el retorno inicial. Que sea más o menos dinero depende mucho por supuesto del talento del chaval, pero también de la suerte. La suerte de estar en el momento correcto en el sitio correcto, que alguien en un momento dado decida ayudarte y apostar por ti, o de que no pase nada raro el día que tengas ocasión de demostrar tu valía.

CON KIKO MARIA ESTORIL 2017

Leo mucho en Facebook y otras redes, aquello de que es imposible triunfar en las motos si no eres millonario. Y no es imposible, es tremendamente difícil pero no es imposible. Evidentemente en los comienzos siempre hay que emplear dinero en empezar y aprender, y eso solo lo pueden pagar las familias. Por ejemplo una temporada con una premoto4 o similar, fácilmente se pueden ir 20.000€ en un año. Un dinero que “no es mucho” en el mundo de las motos, pero que es una fortuna en la vida real de la gran mayoría de familias con chavales aspirantes a pilotos. Pero si luego después de un buen año se juntan los astros, es posible –aunque poco probable- que en unas pruebas de selección de alguna copa subvencionada, o que algún “pez gordo” un día entrenando se fije y se encapriche de ti, quizás y solo quizás se haya acabado el poner dinero…hoy día en el mundial, hay algunos casos de pilotos españoles que no han llegado arriba a base de dinero.

Pero eso no deja de ser un sueño, en la mayoría de los casos, es poner dinero y más dinero un año tras otro. O propio –lo más común-  o de algún sponsor. Que con los sponsors pasa algo parecido a lo anterior. Es muy difícil conseguir un sponsor potente que ponga el dinero para que tu hijo corra, pero imposible no es…se trata de intentarlo, estar dispuesto a que te cierren la puerta 99 de cada 100 veces, pero un día puede que estés en el sitio correcto en el momento adecuado y suene la flauta.

Ya he hablado de la parte de la ruina, ¿y la del acierto? Aunque te hayas quedado por el camino a ser campeón del mundo, la competición habrá aportado una serie de experiencias y valores, muy difíciles de conseguir en otros ámbitos de la vida si sabes aprovecharlo bien. ¿Cómo cuáles? Si algo tiene el motociclismo –aparte de hacerte sentir vivo-,  es que es tremendamente injusto; igual que la propia vida. Y cuanto antes se aprenda esto, antes se estará preparado para los golpes que seguro la vida nos va dando a todos. Con las carreras se aprende a superarse a uno mismo, se aprende a sacrificarse y se aprende que aunque en contadas ocasiones, el trabajo duro tiene su recompensa. Y la recompensa no tiene por qué ser el ganar un título; puede ser el mejorar el crono personal en un circuito. También se vive en un espíritu de superación constante, tanto hacia uno mismo como hacia los demás, pero lo curioso, es que a la vez, también se despierta un compañerismo y colegueo envidiable en otros deportes. Se conoce gente, mucha gente que llegan a ser tus amigos para muchos años, y como en la propia vida, también hay decepciones. Las carreras de motos son una lección tras otra. Una lección de vida (que incluye algun que otro hueso roto también; que eso no se olvide).

Mi familia y yo, en mi época de piloto, nos gastamos mucho dinero. Mucho. Seguramente más de lo que la lógica sugiriese.  Pero gran parte de lo que soy hoy en día – y hablo a nivel personal y laboral- lo soy gracias a todo lo que las carreras me enseñaron. Es verdad, no fui nunca un gran campeón de nada importante aunque lo intenté de mil maneras y no estuve lejos, pero disfruté del camino al máximo y ahora miro hacia atrás y una gran sonrisa ilumina mi cara.

JAMARA RACE 2013

Por eso, si eres un chaval y por casualidad estás leyendo estas palabras, acepta este consejo que te voy a dar: esfuérzate, lucha por tus sueños y llega hasta donde puedas, pero sobre todo, quédate con lo bueno y disfruta del camino mientras dure, porque eso no te lo va a quitar nunca nadie.

Más motociclismo en Motosan.es, suscríbete en la campanita 🔔 para que te avisemos… ¡Es gratis!

Ser piloto ¿acierto o ruina?
Valoración 5
6 voto[s]

Compartir noticia
  • 1.1K
    Shares