Saltar al contenido
MOTOSAN | MOTOGP, MOTOCICLISMO Y COMPETICIÓN. "Life is Racing"

Hoy Marco Simoncelli hubiese cumplido 32 años

20 Ene. 19 | 11:00
Foto motogp.com

Marco Simoncelli es mucho más que un piloto cualquiera, su figura sigue grabada en el recuerdo y en el corazón de muchos aficionados pese a que perdiera la vida en Sepang hace ya más de siete años. Su legado sigue vivo entre los seguidores, compañeros de profesión y en su padre, Paolo, en primera persona.

Aún se nos parte el alma cada vez que recordamos a Marco Simoncelli en la parrilla de Sepang 2011. Vestía su sonrisa, unas gafas de sol, su habitual tira en la nariz para respirar mejor y una toalla húmeda en la cabeza, de color amarillo, para soportar el calor de Malasia. De “paragüera” le acompañaba Kate, su novia, que siempre estaba a su lado. Marco incluso cogió un cartel y anunció su nueva página web para saludar a la cámara, nadie podía imaginar lo que vendría unos minutos después.

Simoncelli moto honda rc213v
Foto motogp.com

Pasada la tragedia aún me parece impresionante la figura de Paolo Simoncelli, el padre de Marco. Es una muestra de la enorme pasión que se puede llegar a sentir por este deporte, algo que seguramente compartirás conmigo si estás leyendo este artículo en su recuerdo. Aquel maldito día en Sepang lo vimos como no, destrozado, siendo además uno de los primeros en llegar al accidente y darse cuenta de la gravedad de lo ocurrido. Cuando le preguntaron sobre cuál sería el mejor homenaje para Marco, él tuvo claro. Su hijo hubiese querido hacer mucho ruido en Valencia. Gracias a él vivimos uno de los momentos más emocionantes, en esa vuelta de honor capitaneada por Kevin Schwantz sobre la Honda del equipo Gresini. Le siguieron todos los pilotos de las tres categorías, con Valentino Rossi como principal protagonista, portando un casco especial y una bandera con el 58. El silencio se tornó en aplausos de los aficionados, sonido de motores al viento y fuegos artificiales como colofón.

Eterno SuperSic

Creo que nunca se ha echado tanto de menos a un piloto que nos dejó en un accidente en carrera, al menos yo no lo he vivido. A las pruebas me remito, desde que se fue entre otros homenajes, le pusieron su nombre al Circuito de Misano, le nombraron leyenda de MotoGP e incluso retiraron el dorsal 58 en su honor, pero sin duda algo destaca por encima de lo demás: su padre. El mismo que le inculcó esta pasión, que lo llevó hasta ser piloto profesional y llegó a verlo perder la vida persiguiendo un sueño. Pese al dolor sufrido, inigualable al perder un hijo, Paolo Simoncelli ha seguido adelante aún con más fuerza, montando su propio equipo en el Mundial de motociclismo. La “SIC58 Squadra Corse” competirá una vez más en Moto3 con Tatsuki Suzuki y con su compatriota Niccolò Antonelli, que casualmente tiene un aire despistado en su mirada que recuerda a Marco.

El recuerdo sigue vivo en los aficionados y nunca sabremos hasta donde podría haber llegado el campeón de 250cc, pero tengo la certeza de que hubiese peleado por ser campeón de MotoGP. ¿Os imagináis lo que habría sido un duelo a cuchillo de última vuelta entre Marco Simoncelli y Marc Márquez?

TE INTERESA VER:
Óscar Haro: "En el estado deportivo, para mi Marc Márquez está por encima de un Michael Jordan"

Inauguración de la Fundación Marco Simoncelli

Paolo Simoncelli, padre de Marco, junto a Kate, la que fuera novia de su hijo. Foto motogp.com

En Coriano, su pueblo natal, hoy también lo recuerdan. La Fundación Marco Simoncelli, inaugura allí con motivo de su 32º cumpleaños, un centro de cuidado para niños discapacitados. En declaraciones a motogp.com Paolo nos cuenta: “Desde el año pasado con el comienzo de las obras, hemos hecho un progresos increíbles y creo que estaremos listos a mediados del año que viene. Estoy muy contento, las cosas están yendo muy bien. La idea detrás de este proyecto viene de hace mucho tiempo, vivo cerca, con lo que pasaba frecuentemente al frente del edificio anterior. Cuando llevaba a Marco al colegio, podíamos ver allí una camioneta que se dedicaba a recoger a niños con discapacidad y llevarles al colegio. Pensé que sería genial si tenían un espacio específico, un centro donde pasar tiempo juntos. Así nació la idea… Gracias a la Iglesia, quien nos ofreció el terreno, y a la ciudad de Coriano, que también estuvo envuelta. Pero sobre todo quiero agradecer a la gente que ha estado donando a la Fundación desde que Marco falleció”.

En un vídeo recién publicado por la Fundación, Paolo Simoncelli nos abre su corazón: “No soy una persona extraordinaria, sólo un padre desesperado. La Fundación nació justo después del 23 de octubre. Me vi casi obligado porque recibimos muchas donaciones y, por lo tanto, nos llevó meses de trabajo organizarlo. Marco era un chico sencillo y me gusta el hecho de que en los jóvenes haya dejado esta necesidad de seguir un objetivo, un sueño. Pero estoy muy enfadado con Dios porque lo que nos pasó es la cosa más injusta del mundo: los hijos no deberían morir nunca antes que sus padres”

Sobre el centro que hoy se inaugura: “Es un sueño que se ha hecho realidad. Esperemos que nuestro centro pueda ayudarlos a estar mejor, a ser más felices. Aquí tendrán de todo a su disposición para pasar el día y también para hacer rehabilitación y fisioterapia. Ver como cuidan y miman a sus hijos, algunos discapacitados de nacimiento, me hace pensar que los verdaderos héroes son ellos, no nosotros”

Constantemente nos acordamos de Marco Simoncelli, pero especialmente cada 20 de enero, motivo de su nacimiento y tristemente cada 23 de octubre como aniversario de su partida. Hoy habría cumplido 32 años, pero Marco Simoncelli ya es eterno.

TE INTERESA VER:
Últimos rumores del mercado de fichajes en MotoGP para 2025

Toda la actualidad de MotoGP en Motosan… ¡Suscríbete gratis en la campanita!